PUERTAS CERRADAS

11 julio 2019 | 0:00 hrs | Marcos Cruz Morales | Columnistas

LAVADEROS

 Por El Tlacuilo

Por más que le da uno vueltas no entiende la manera de “trabajar” de los funcionarios de Gobierno Estatal; ejercen una política de puertas cerradas; los secretarios y directores no reciben ni a diputados, ni autoridades de los Ayuntamientos, mucho menos a asociaciones; muchos de quienes solicitan audiencia solamente desean exponer sus problemas y saber si se les pueden resolver o no, sin embargo se enfrentan a los desplantes de los servidores públicos y a su total indiferencia (en mi pueblo le dicen “mevalemadrismo”).

Nada menos la noticia política de este momento, que seguramente será retomada por medios nacionales, es que el edil de Pajapan con todo y su Cabildo tuvieron que pernoctar en el Palacio de gobierno en espera de una audiencia con el Gobernador.

Estamos de acuerdo que al ejecutivo no le corresponde ver esos asuntos, pero si sus subalternos no los reciben, a eso exponen a su jefe.

 

SE CUENTA DE ABAJO PA´ARRIBA

Dice el librito que ante incidentes como “la toma” de Palacio de Gobierno por ediles y agentes municipales de Pajapan, el responsable de solucionarlo es el director de Gobernación, de ahí escalaría al subsecretario y en el último de los casos debe ser atendido por el Secretario de Gobierno; pero nunca dejar que llegue a la oficina del Gobernador.

Deberían haber sido atendidos en ese escalafón; sin embargo como respuesta a su presencia obtuvieron un intento de intimidación; así lo narra el presidente municipal José Luis González Hernández: “les hace falta tacto político, sacaron armas como si fuéramos delincuentes, para amenazar a gente que somos de trabajo”.

Finalmente el tema cayó en donde debería de caer, en la Subsecretaría de Gobierno desde donde se firmó una minuta para atender las peticiones de los quejosos. Pero ¿para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo?”.

 

UNA MICCIÓN NO SE LE NIEGA A NADIE

Otra barbajanería que recibieron las autoridades municipales de Pajapan es que les cerraron los baños públicos; así que tuvieron que hacerse un intento de cuartito con las mamparas que encontraron y hacer sus necesidades en bolsas de plástico “¡Guacala de pollo!” diría mi abuelita a quién le gustaba mucho la Lucha Libre.

Ahora, después del incidente, viene lo bueno puesto que “con toda acción se genera una reacción”, y ya que existen muchos grupos y representantes populares que no han sido recibidos por los funcionarios, puede ser que ya vieron que el caminito es irse a dormir a Palacio ¡Aguas! Podría convertirse en epidemia.

Pero si “les cae el veinte” a los “disfuncionarios”, tendrán que cambiar su manera de sobrellevar el cargo público y empezar a atender a la gente antes de que lleguen a esos niveles de desesperación; total, a lo que se pueda hacer se dice que sí, y a lo imposible se dice que no ¡Y listo!

 

SE LA PERDONARON A LA LADY

Que nos disculpen pero que nos perdonen, pero después de aclarado que la señorita encargada de finanzas de Segob no viajó en el helicóptero con el que posó, y creyéndoles que esa versión es cierta; aún quedan dos o tres líneas que apuntar.

Su acción sería entonces una muestra de la candidez, que es el mal  de muchos nuevos funcionarios que navegan entre la desconfianza extrema y los constantes resbalones gracias a su falta de oficio político.

Un diputado Moreno comentaba en alguna ocasión que esos errores son producto de la curva de aprendizaje, pero bueno, a estas alturas ya es una curva de esas que le llaman de “pera” y está a punto de convertirse ya un círculo.

 

VOTO DE CONFIANZA

Quién escribe es un convencido de que el Gobernador Cuitláhuac es un mandatario que está buscando realmente sacar a Veracruz del atolladero; sin embargo tiene casi en lo general un equipo de colaboradores deficientes y si no toma las riendas del Gobierno él, sin delegar decisiones coyunturales a su gente, lleva el riesgo de que las cosas se queden solamente en buenas intenciones.

Hemos tenido dos oportunidades de conversar con Cuitláhuac García de manera directa, una en campaña y otra cuando fuimos invitados a Casa Veracruz siendo ya Gobernador. Lo hemos percibido como alguien que está bien aterrizado en la realidad del estado, con sensibilidad social y deseos de ayudar a quienes menos tienen; y con deseos de ser un buen gobernante.

Sin embargo lo vemos ahogado por quienes deberían darle oxígeno. Insistimos, ojala que pronto deje de confiar en quienes lo rodean y se convierta en un jefe severo.

Los colaboradores de Cuitláhuac García han cometido errores que en cualquier otro Gobierno les habría costado el cargo; eso habla quizás de que es un hombre comprometido con su gente, pero también abre puertas para que el ánimo se relaje y sus colaboradores se vuelvan descuidados.

RELAJADOS

Es claro que cualquier error desde dentro del Gobierno siempre repercutirá en la imagen del mandatario, por eso el ya citado librito indica que quién se equivoca se tiene que ir; y con mayor razón si se blindan a sí mismos sin importarle el golpe que pueda recibir su jefe.

Cuitláhuac tiene la misma oportunidad que tuvo Yunes Linares para convertirse en un Gobernador histórico, las cosas se hicieron tan peor con Duarte y tan mal con Yunes, que en este momento todo lo que se haga bien lucirá.

Sin embargo hubo algo que les impidió a sus antecesores lograrlo, los resentimientos personales, esperemos que este no sea el caso porque a Veracruz ya le urge un buen gobierno.