Prevenir

16 marzo 2017 | 11:59 hrs | Mario Noriega Villanueva

Estamos en marzo y ya se empiezan a sentir los calorones a los que en la temporada ya muy próxima, se inicia y cuando con mayor razón habrán de ser más intensos y lacerantes para niños y adultos mayores que son los que más resienten los abrazadores rayos del sol y lo que de ellos se deriva, es decir, las consecuencias como el golpe de calor, si se expone uno mucho tiempo al astro rey, cuyos efectos pudieran ser ahora más difíciles de mitigar porque todo mundo sabe que el río Cazones, principal fuente de abastecimiento de la planta potabilizadora.

Hoy, se debe crear de veras una conciencia tal, para cuidarla y no desperdiciarla como todavía acostumbra mucha gente inconsciente o importanadista, que cree que con pagarla ya tiene derecho a hacer de ella lo que guste, pero  no se pone a pensar que el líquido, se agota porque entre otras cosas, aparte de las sequías por el intenso sol, el río Cazones jamás ha sido dragado ni ha habido el menor interés por parte de las autoridades ni municipales ni estatales ni menos federales, pese a toda la riqueza que también representó para la que fuera mayor industria del país.

Así pues, es necesario que se vea esta situación, con verdadera conciencia, con responsabilidad y solidaridad hacia todos  los sectores de población que resultarán mayormente afectados por la falta del vital líquido que se acaba también, a causa del calentamiento global que va secándolo. Todavía no se tiene una solución a esta problemática y aquella de traerla del río Tecolutla no solo duerme el sueño de los justos, sino que de hecho, quedó abandonada y arrojada al cesto de la basura, porque PEPE (Pemex Empresa Productiva del Estado), abandonó el proyecto y también la acción solidaria que tenía para con la población donde realizaba sus actividades. Hoy eso quedó arrinconado y ni quien se acuerde.

Por ello, corresponde a quienes acusan el impacto de la falta de agua, que son los pobladores de las regiones como Poza Rica, con todo y que hayan producido cientos de miles de millones de pesos que solo fueron empleados para impulsar el desarrollo de otros estados y el de Veracruz, particularmente,  les valió sorbete cuando se pudo. Ahora que las condiciones han cambiado totalmente y en forma atentatoria, criminal contra el pueblo mexicano, las esperanzas de que se pueda recibir la ayuda que otrora estaba obligada a dar, porque eso, quedó en el pasado.

A todos los pozarricenses corresponde pues, ser más cuidadosos con el recurso hídrico para que no falte en los hogares, de lo contrario, habrá que atenerse a las consecuencias que no serán nada benévolas ni siquiera para quienes egoísta e irresponsablemente, la desperdician sabiendo que hace falta en otros sectores.

Suponemos que ya el sistema local de la CAEV, con Francisco González, al frente ya tenga un programa para pasar esta temporada que será de intensa sequía y desde luego, vendrá el momento de que ni exprimiendo al río Cazones se le sacará una sola gota de agua. Así que vale la pena el esfuerzo para no exponerse a pasar una temporada, si es que se logra sobrevivir a la falta del líquido. No es algo para alarmar este comentario, de ninguna manera, sí de crear conciencia real y un gran sentido de la responsabilidad.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com}

*Esta es opinión personal del columnista