Presidente de Colombia ordenó reanudar diálogos con el ELN

La organización, que en las últimas semanas cometió varios atentados contra las fuerzas de seguridad, decretó un cese al fuego unilateral con ocasión de las elecciones legislativas

Foto: Web
12 marzo 2018 | 17:37 hrs | El País | Mundo

Colombia.- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó este lunes reanudar el diálogo con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Después de dos meses de máxima tensión con este grupo insurgente, que en enero volvió al conflicto armado al término de una tregua de 101 días, el Gobierno se sentará de nuevo en la mesa instalada hace un año en Quito, capital de Ecuador, con el propósito de lograr se desmovilización.

“Pensando en la vida, en salvar vidas, en lograr una paz completa para Colombia, he decidido retomar los diálogos de paz con el ELN”, afirmó Santos en una intervención televisada. “Con este fin, he dado instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito y reactive la mesa de diálogo”. “Espero, de corazón”, continuó el mandatario, “que en esta nueva oportunidad que se le da a la paz, se avance con prudencia, firmeza y perseverancia hasta acordar la desmovilización, desarme y reintegración del ELN, es decir, la paz completa que tanto anhelamos los colombianos”.

La organización, que en las últimas semanas cometió varios atentados contra las fuerzas de seguridad, decretó un cese al fuego unilateral con ocasión de las elecciones legislativas celebradas el domingo. En esos comicios, los primeros en los que participaban las FARC, la antigua guerrilla no obtuvo ni un escaño salvo los 10 que tenía asegurados en virtud de los acuerdos de paz de La Habana.

“El pasado domingo vivimos las elecciones más pacíficas y más transparentes en más de medio siglo, con el mayor número de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación”, destacó el presidente. “Las FARC, ya desmovilizadas y desarmadas, se presentaron como un partido político: cambiaron las balas por los votos, la violencia por la democracia. Para eso, precisamente para eso, se hizo el proceso de paz”.

En este contexto, Santos, que en agosto dejará el testigo al ganador de las elecciones del 27 de mayo, decidió hacer ese último intento para lograr antes del fin de su mandato esa “paz completa” a la que apela desde el desarme de las FARC.

“Ha llegado el momento de tomar una decisión sobre este tema. Muchos líderes y ciudadanos, indignados con razón por las acciones violentas del ELN, han pedido levantar la mesa de conversaciones”, concedió. “Por otro lado, la iglesia, varias organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, voceros de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como de la comunidad internacional se han pronunciado a favor de retomar el diálogo con esta guerrilla”. “Estamos llenos de motivos para escoger la guerra, para cambiar las palabras por el sonido atronador de los bombardeos. Paradójicamente, es lo popular. Buscar la paz, en cambio, exige paciencia, templanza, muchas veces ir contra la corriente, es decir, perseverancia y determinación a toda prueba”. Así las cosas, con todas las cautelas del caso, Colombia explorará de nuevo una salida negociada con el ELN, que cuenta todavía con alrededor de 2.000 integrantes armados.