Presentan ‘Morderse las uñas’ de Itzel Guevara

Se presentará el 30 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Foto: Noreste
23 noviembre 2017 | 15:36 hrs | Ana Martina Ortiz León | Arte y Cultura

Xalapa, Ver. “En el principio fue el signo, después el nombre. Lady Di es un modelo a seguir para cualquier mujer era su frase más usada, su tema de conversación, su inspiración en la vida. Desde que la vi en una revista de sociedad, asegura Leidy, quedé prendada”, son las primeras líneas de “Lady Di”, el capítulo en que la protagonista elige su nombre en Morderse las uñas, el relato con que Itzel obtuvo en 2016 el segundo lugar en el Premio Nacional de Novela Corta de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

“Son los ojos de una mujer, en este caso los de Itzel la autora, metiéndose en los ojos de otra mujer que antes fue hombre”, dijo el editor Agustín del Moral, quien al develar la sexualidad de Leidy avivó la curiosidad de la nutrida asistencia reunida en la sala Carlos Fuentes Lemus de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información.

“¡Qué bueno que yo no fui la que reveló la identidad del personaje!”, exclamó Itzel con cierto alivio, pues antes de los comentarios de sus invitados detalló que su relato está estructurado en 15 mini capítulos, que Leidy es dueña de una pequeña florería ubicada frente a una funeraria y que le dio mucho gusto que hubieran estado sus alumnos de la Escuela Industrial Concepción Quirós Pérez.

Foto: Noreste

“¿De dónde sale este personaje? Ya voy a soltar toda la sopa. Aquí en la calle de Murillo Vidal hay una pequeña florería, hace muchos años –no ahora en la actualidad porque aunque pasen de mirones ya no está– lo atendía un personaje a quien siempre observaba cada vez que pasaba por ahí y me preguntaba ¿cómo le habrá hecho para montar el negocio en esta zona cara de la ciudad? Y cuando pusieron la funeraria Bosques del Recuerdo frente a ésta me dije ‘ya la hizo porque ahora sí venderá muchas flores’. Ése fue el primer motivo: el contraste”.

El segundo, prosiguió la autora, fue cuando descubrió que el cuerpo físico del personaje que atendía la florería era grueso y “hasta grotesco, pero lo que me enamoró fue que en una fracción de segundos que lo veías de él emanaba una femineidad, una delicadeza, me enamoró tanto que cada vez que pasaba por ahí pasaba a buscarla, pues me conmovió muchísimo ese contraste y dije ‘un día voy a escribir esa historia’”.

Foto: Noreste

La cotización que hizo la madre de Itzel en esa florería fue decisiva para comenzar a escribir la historia, pues se enteró que el personaje se autonombraba “Suave”, “algo de lo que ya me había dado cuenta y se me hizo muy emotivo”.

Por lógica, comentó, el personaje de un primer relato se llamaba “Suave” pero al ver que un salón de belleza en Colombia tenía el título de “Leidy”, país al que viajó hace cinco años para tomar un taller de creación literaria, “quedé encantada y por eso mi personaje cambió de ‘Suave’ a ‘Leidy’, con lo cual adquirió una nueva dimensión pues se relacionaba con la princesa Diana y había un montón de cosas qué explotar, entre ellas la onicofagia, el hábito de morderse las uñas hasta sangrarse los dedos”.

Foto: Noreste

El cuento que escribió no la satisfizo, pues se dio cuenta que la historia de Leidy era muy rica y merecía más extensión. Las novelas cortas de los escritores veracruzanos Sergio Galindo y Luis Arturo Ramos, y específicamente la titulada Lenon de David Foenkinos, además de los ensayos acerca de este género literario le sirvieron para armar la suya, “que salió como un alebrije porque tiene una estructura rara”.

Morderse las uñas se presentará el 30 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.