Prende al país la gasolina

2 enero 2017 | 14:18 hrs |

Por Ángel Álvaro Peña

  • El descontento de la población se generaliza.

Desde las primeras horas de 2017, la población en todo el país comenzó actividades contra el alza de gasolinas. Pasaron de la protesta callejera, de las consignas contra el gobierno en coro a las acciones sociales, cierres y tomas de caminos pacíficas, pero contundentes.

Una de las gasolinerías más céntricas de la ciudad de México, ubicada en el cruce de Insurgentes y Reforma, fue tomada por la sociedad durante varias horas. Colocaron letreros que decían: No al gasolinazo. No se expidió combustible.

“No al impuesto disfrazado” fue la consigna de un grupo de poco más de cien personas que cerraron los accesos a la gasolinería que se encuentra en Av. Oceanía y China, al oriente de la ciudad de México, donde pidieron también la destitución del Ejecutivo federal.

Debe resaltarse la marcha en la capital del país que llegó desde varias calles al zócalo, una vez abajo del balcón presidencial pidieron la renuncia del Presidente de la República. Al abandonar la plaza principal del país tomaron una gasolinería de avenida Pino Suárez.

En Hidalgo, se congregaron personas en diferentes gasolinerías, en algunas de ellas se expidió gasolina gratuitamente. Aquí, la congregación sirvió para expresar su inconformidad contra el gobernador y ex gobernadores por la ola de inseguridad y la presencia del crimen organizado.

En Acapulco y Zihuatanejo, choferes de transporte público, taxistas, profesores y población cerraron cuatro gasolinerías desde las ocho de la mañana y las liberaron hasta después de mediodía. Las consignas rebasaron la protesta contra el alza y fueron más allá. Los guerrerenses se pronunciaron contra la violencia, el gobierno estatal corrupto y la inseguridad.

Perredistas e integrantes de Morena, a bordo de una lancha, protestaron frente a la Octava Zona Naval y recorren las playas de la bahía para manifestarse contra el aumento de precios.

Por su parte, la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos, anunció movilizaciones en todo el país desde el 6 de enero, por el incremento en el precio de la gasolina. Señalaron que el alza es una muestra clara del fracaso de la reforma energética promovida por la actual administración.

Fernando Herrera Dávila, coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Senado de la República, afirmó que el gobierno federal sigue sin dar explicaciones suficientes y precisas sobre las causas que producen el alza en el precio de la gasolina, por lo que pidió en nombre de los senadores panistas, la comparecencia ante esa legislatura del secretario de Hacienda y del director de Pemex, para que justifiquen el aumento de manera detallada.

Aproximadamente mil personas cerraron la autopista México-Querétaro en protesta por el alza a las gasolinas por espacio de cinco horas.

En Coahuila, Oaxaca y Jalisco las protestas se centraron en el cierre momentáneo de gasolinerías en las ciudades importantes de cada entidad, principalmente en la capital de cada una de ellas. En San Luis Potosí, Puebla, Guanajuato y Tlaxcala el desabasto comienza a extenderse por las estaciones de servicio de estos estados.

En Jalisco la diputada local del Partido Movimiento Ciudadano, Fela Pelayo, y la legisladora federal, Rosa Alba Ramírez, recibieron a los manifestantes que se pronunciaron en los alrededores del Palacio Legislativo para exigir una regulación en los costos de la gasolina, y se comprometieron a trabajar para que su fracción ayude a los quejosos a lograr sus objetivos, mencionando que la presión civil “será indispensable en el proceso”.

En 2013, el precio promedio de la Magna fue de 12.13 pesos por litro; el de la Premium, de 12.69 pesos por litro, y el del diésel de 12.49 pesos por litro. En los cuatro años del Gobierno de Enrique Peña Nieto, incluido el de hoy, los gasolinazos han sido de 31 por ciento la Magna, 40 por ciento la Premium y 36 por ciento el Diésel.

En redes sociales circulan convocatorias para bloquear gasolinerías, avenidas, marchar y no cargar combustible en la Ciudad de México, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Oaxaca, Jalisco, Nayarit, Hidalgo y Guerrero.

En Jalisco, organizaciones sindicales como el de trabajadores del Ayuntamiento de Guadalajara, anunciaron movilizaciones rumbo al Congreso y un paro de actividades a partir del día primero. Mientras que, en Oaxaca, vehículos con los vidrios pintados circularon por la zona centro de la entidad para convocar a la población a no cargar combustible los primeros tres días del año.

En tanto, en Lázaro Cárdenas, Michoacán, transportistas anunciaron una protesta en el Ayuntamiento a las 14:30 horas del lunes 2 de enero, y en Nayarit integrantes del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios, difunden la invitación a movilizarse el próximo lunes a las 16:00 horas de Avenida Proyecto hacia el Palacio de Gobierno.

Pero esto es solamente un adelanto que prepara la sociedad civil para el próximo 7 de enero, a nivel nacional. Las marchas, plantones y manifestaciones se harán presentes en todos los rincones del país y más allá de corrientes ideológicas o de partidos políticos, la expresión de descontento se generaliza, y será más intensa conforme los precios de productos básicos comiencen a aumentar a causa del alza en el precio del combustible.

Este incremento a las gasolinas se convirtió en un detonante que sirve para fortalecer las consignas de la población contra lo que los inconformes llaman “el mal gobierno”.

Ante esta situación los partidos políticos de oposición tienden a fortalecer sus filas y renovar sus objetivos. Aunque hay una parte de los inconformes que responsabilizan a las organizaciones que firmaron el Pacto por México, de traicionar a los mexicanos.

Lo cierto es que, hasta el EZLN, que parecía dormir en los caracoles de Chiapas, no sólo se manifestó públicamente contra el alza a los precios de la gasolina, sino que anunció que en mayo postularán a su candidata a la Presidencia de la República, en medio de una ola de protestas donde el alza a la gasolina es sólo uno de los muchos temas que conforman la agenda de los inconformes contra las decisiones unilaterales del gobierno federal.

La sociedad en general, la que no estaba organizada, la que no milita en ningún partido, la que es ajena a sindicatos y asociaciones, ha tomado las calles y está a la vanguardia de la protesta social. Esa gente es la que vota, la que cambia el rumbo del país, la que castiga gobiernos y gobernantes a la hora de ejercer su derecho al sufragio… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad