¿Porqué no le creemos a Miguel Ángel en el caso de Gumaro?

23 diciembre 2017 | 11:53 hrs |

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

¿Porqué dejamos de creer en alguna persona?.

Porque nos damos cuenta de que miente, de que no cumple lo que promete.

Pues bien, esa es la causa por la que a Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz, no se le cree en sus afirmaciones de que Gumaro Pérez era un delincuente pleno.

Este puede ser el caso de manido ejemplo del pastor que grita “Ahí viene el lobo” y lo hace sólo para reírse de los pobladores que corren para protegerse y protegerlo.

Y lo hizo tantas veces que llegó el momento que no le creyeron, y en verdad llegó el lobo e hizo destrozo y medio del rebaño.

La fabula, atribuida a Esopo, tiene como moraleja: Si siempre dices mentiras, los demás no confiarán en ti.

Así pues cuando Miguel Ángel nos dice “es que tenía nexos con la delincuencia”, ¿cómo creerle, después de tantas veces que nos ha dicho que ahí viene el lobo y éste terrible engendro no aparece?.

Pero bueno, podría haber un elemento que le de certeza a su dicho y al de la Fiscalía General del Estado: Que permita el acompañamiento de la organización internacional de periodistas Artículo 19 y de un representante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en las investigaciones.

¿Es mucho pedir?.

No. Y en cambio si los representantes de estas organizaciones validan el dicho del gobernador, se creará un buen capital de credibilidad, que le sumará puntos que contrarresten todas las veces que ha mentido.

 

EL RÉCORD DE INFORMACIONES FALSAS DE MAYL, ES ALTO. ¿Qué no son muchas las veces que ha mentido?.

Bueno, aquí van unos ejemplos.

  • El 16 de enero de 2017 el mundo estalló de indignación cuando Miguel Ángel Yunes declaró a toda la prensa y las redes sociales que en Veracruz habían muerto niños por cáncer toda vez que se les dio agua destilada en lugar de quimioterapias.

El escándalo duro varios días, incluso más allá del 2 de febrero, cuando la Secretaría de Salud federal dijo que se carecía de evidencia de las quimioterapias falsas.

El 18 de febrero la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dijo que no existían evidencias de que se le hubiera aplicado agua destilada a niños enfermos de cáncer, después de analizar 2055 expedientes, aunque si encontraron 21 ampolletas falsas de un medicamento llamado “Avastin”, pero que no fue aplicado.

La Secretaría de Salud de Veracruz ya no insistió en el caso y lo dejaron que “se enfriara”, porque no podían demostrar ningún fallecimiento de algún niño por no haber recibido las quimioterapias.

  • El 4 de agosto la Secretaría de Seguridad Pública anunció el aseguramiento de 42 autobuses de las rutas 37 y 87, de la zona de Veracruz-Boca del Río-Medellín, supuestamente vinculados a la delincuencia organizada. Sin embargo, esto fue falso y finalmente los vehículos fueron regresados a los concesionarios, con quienes tuvieron que hacer algún tipo de trato porque estos se aprestaban a proceder de manera legal.
  • El 16 de octubre Miguel Ángel Yunes acusó a los integrantes de la organización indígena Zepaniah de estar vinculados a la delincuencia, después de que el día anterior estos bloquearon la autopista Orizaba-México reclamando dos camionetas y dinero que –dijeron- les habían robado unos policías.

Luego del incidente le iniciaron proceso a ocho indígenas, pero por el bloqueo y por daños a una patrulla, nada por delincuencia organizada ni otros delitos de ese tipo.

  • El 9 de octubre los habitantes de Ojite de Matamoros son desalojados de la carretera a Coxquihui, la cual bloquearon reclamando servicios de salud, después de que dos niños murieron de una enfermedad extraña. El gobierno del estado acusó que el bloqueo había sido organizado por la banda de “Los Pelones”, pero nunca presentaron prueba alguna de que así hubiera sido, ni detuvieron a alguno de los integrantes de ésta pandilla.
  • Además están todas las promesas que hizo tanto en campaña como durante la toma de posesión. De estas, la que más se le ha recriminado fue la de que terminaría con la delincuencia en Veracruz en seis meses. Luego tampoco cumplió eso de que invertiría 5 mil millones de pesos en seguridad pública en este año. Y así se le podrían desgranar muchas más.

 

¿Qué más ha hecho Miguel Ángel para que no se le crea?

Pues la compra de diputados, incluso a los que antes llamó enemigos, o los que antes lo atacaron.

¿Quiénes son esos diputados?.

El primero fue Sebastián Reyes Arellano, quien llegó por la vía plurinominal por Morena. Desde el primer día dio el chaquetazo.

Luego el 24 de mayo de éste año anunció su conversión azul Rodrigo García Escalante, después de que Miguel Ángel Yunes le dijo a su familia durante la campaña gubernamental que eran de lo peor.

Luego llegó José Luis Enríquez, quien abandonó la bancada del PVEM.

Después se dio la transferencia del PRI al PAN de Regina Vázquez Saut y de Basilio Picazo Pérez.

El circulo se cierra con Miriam Judith González Sheridan, que dejó Morena.

El desgrane también incluyó a Eva Cadena y los videos que incriminaban la recepción de dinero supuestamente para Andrés Manuel.

Le siguió la alianza con Vicente Benítez, uno de los más cercanos a Javier Duarte. Y ni Miguel Ángel ni él tuvieron empacho en mostrarse uno al lado del otro.

Seis diputados “adquiridos” para el PAN. Ni siquiera mando uno sólo para el PRD. Y un aliado, Vicente Benítez.

Así construyó su “mayoría”.

Por eso, nada más por esto, aunque Miguel Ángel diga hoy que Gumaro es delincuente, no se le cree.

Muchas veces ha gritado que ahí viene el lobo, sin que la fiera aparezca.

¿Porqué ahora si le habríamos de creer?.

Bueno, pero tiene el elemento a su favor de que puede incluir en las investigaciones a dos organismos internacionales que certifiquen que la investigación sobre el homicidio de Gumaro está bien hecho y avalar sus palabras de que lo mataron por delincuente, no por periodista.

Ya nos dijo que ahí viene el lobo. Ya le dijimos que no le creemos. Ahora que nos demuestre que la fiera si atacó.

 

MIGUEL ÁNGEL SÍ SE FUE DE VACACIONES. Otra muestra más de que Miguel Ángel dice una cosa y hace otra es que dijo que estaría aquí, en Veracruz, en estos días de fiestas decembrinas, pero desapareció y lo único notorio que hizo fue dar la entrevista radiofónica desde algún lugar del planeta criminalizando a Gumaro Pérez.

Si Miguel Ángel estuviera por aquí cerca ya hubiera insistido una y otra vez en el tema.

Pero salió del estado y hasta se desentendió de lo que pasa.

Otra muestra, es que la terna para seleccionar a la nueva titular del Instituto Veracruzano de las Mujeres la recibió Rogelio Franco Castan, cuando no permite el protagonismo de sus subalternos.

Por cierto, la titular de esa dependencia será Yolanda Olivares Pérez, hoy vinculada al grupo del dirigente estatal del PAN, José Mancha Alarcón. Yolanda Olivares antes fue consejera del Instituto Electoral Veracruzano.

*Esta es opinión personal del columnista.