¿Por qué tantos independientes?

16 octubre 2017 | 10:09 hrs | Jorge Miguel Ramírez Pérez

Se registraron 74 precandidatos independientes dizque para competir por la presidencia de México. Tal vez el improvisado gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez alias el bronco que saltó de una alcaldía chica, la de Apodaca, para ser gobernador; y con ese cargo y su logística inherente pueda generar apoyos; los demás incluyendo a Margarita Zavala y al periodista  Pedro Ferríz de Con, hijo del locutor y experto en OVNIS, del mismo nombre y apellido;  es muy difícil que alcancen por sí mismos, las más de ochocientas mil firmas, en al menos 17 entidades, que se requieren para ser registrados formalmente y salir en las boletas de julio. Sería un garbanzo de libra.

En el listado hay de todo, faltaba más: un guerrerense que se autonombra el jaguar, no se si por el coche inglés o porque es muy feroz, Rios Pitter, ligado a Ebrad que es senador gracias al PRD y tal parece que su lanzamiento obedece a alguna fumada para restar los votos de ese grupo al PRD. Está una señora del EZLN, para jalar otros votos de la oposición al PRI, en las zonas indígenas; parece que el hijo del fundador del Yunque, un líder empresarial: Ardavín;  si el inscrito  es el que estaba en la CONAGUA con Luege, es una persona muy  poco amigable, dijéramos poco tratable no le quitaría ni cien votos al PAN. Se ve en la lista a un Ruíz Ponce que desde que estaba en la facultad de Derecho de la UNAM hacía que una media docena de porros lo subieran en hombros vitoreándolo. Y ahí se van por el estilo, muchos de esa lista, que dadas las circunstancias y su poco peso en la política, definitivamente deben responder a un esquema mayor que los usa con otros fines, dicen los observadores agudos.

La versión que corre es que al PRI le conviene que haya muchos en la boleta, para que con el argumento sobado de divide y vencerás, ellos, que andan en el tercer sitio, no pierdan la esperanza de seguir manejando el presupuesto y ganen entre tanta chiquillería inútil.

La especie es rebuscada, porque no sería nada fácil la manera de operar esa opción hipotética;  porque en ese caso, el PRI debería ordenar  a los gobernadores que logren que la Zavala, el Bronco, y otro se puedan inscribir con las firmas suficientes. Que ya las quisieran para ellos en sus estados y no en aras de confundir raza. Por supuesto que el riesgo de esa maniobra es menor en el mundo de la tranza electoral, el que cuenta, porque el cochupo se hace con los líderes, quienes  juntarían las credenciales y ninguno de los identificados sabrían por quién supuestamente firmaron. El INE como siempre tan obsequioso, se presta a todo.

En pocas palabras se trata de que consigan dos millones de firmas con el método expresado de “pago por evento” y entre los conjurados por lo menos que lleven unas  500 mil firmas adicionales, que el Bronco tal vez a la hora de la verdad si tenga una parte para él y otra menor la Zavala, para ella; y para entonces según este plan ranchero, se lleven la nominación, que dejaría 2 millones y medio de votantes fuera de la posibilidad de competir; pero ayudando teóricamente a reducir Margarita y el Jaguar los votos del Frente Ciudadano por México, léase PAN-PRD-Movimiento Ciudadano.

Pero la versión no explica lo obvio: El Bronco, le seguiría reduciendo al PRI, porque es un producto de la brosa de ese partido, y….. acertó  mi querido lector, el que se beneficiaría es Obrador. jamás el PRI.

Porque el Jaguar en realidad como señalé no le quita a Obrador unos cuantos votos, los del Ebradismo, sino al Frente.

Es muy lamentable que se geste algo como lo que está pasando porque sigue confirmando mi esquema inicial que Obrador tiene el apoyo del poder actual y me recuerda el dicho ese, de que no hagas pleito y la gallina es tuya. Por eso tan callado.

¿o no?

Esta es opinión personal del columnista