Por primera vez Xalapa será sede del Cuarto Festival Anual de Textiles

El periodo de realización será del 30 de marzo al 2 de abril en el Centro Recreativo Xalapeño y el Museo de Antropología

Foto: Web
17 marzo 2017 | 22:35 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- Como un reconocimiento a nuestro estado por su labor textil y el empleo magistral de sus tejedoras en el telar de cintura, Leocadia Cruz, de Cosoleacaque; Ninfa Mendoza, de Acatlán, y Matilde García, de Tlaquilpa, serán homenajeadas en el Cuarto Festival Anual de Textiles (FATEX).

Además de ser la primera vez que el FATEX sale de su sede oficial en la Ciudad de México, Perú será el país invitado que, al igual que México, “posee una amplia riqueza en torno a las técnicas textiles que representan la historia, identidad y resistencia de sus pueblos”.

Foto: Web
Foto: Web

Este Festival autogestivo, impulsado por jóvenes estudiantes y egresados de diversas universidades del país, tiene como propósitos revalorar, promocionar y conservar el patrimonio textil mexicano, principalmente indígena; así como dar a conocer y apoyar el trabajo de más de 40 artesanos y artesanas mediante la expo venta de prendas de forma directa, sin revendedores ni intermediarios, pugnando así por un comercio justo en beneficio de los creadores.

El periodo de realización será del 30 de marzo al 2 de abril en el Centro Recreativo Xalapeño y el Museo de Antropología, sedes donde habrá jornadas académicas en las que participarán investigadores mexicanos y peruanos.

Foto: Web
Foto: Web

También se proyectarán cortometrajes y cine documental; se llevarán a cabo ponencias y conferencias magistrales, conciertos, siete talleres de bordado (tejido en crochet y tejido en telar de cintura) y dos exposiciones textiles: “Los telares de mi pueblo: retrospectiva del arte textil veracruzano”, colección de René Ramírez, y “Tikihtsomah Xochimekayotl (Tejiendo el cordón florido). Diálogos en el arte textil indígena”, compuesta por textiles contemporáneos de jóvenes creadores mexicanos y extranjeros.

Los homenajes a las tejedoras veracruzanas mencionadas son una forma de agradecer y saldar la deuda histórica que la sociedad tiene con las mujeres indígenas; y para rescatar la memoria de grandes maestras del arte popular que han muerto en el olvido y la miseria, se reconocerá de manera póstuma la labor de Francisca Montero, de Acatlán.