Por bencenos, nacen niños sin cerebro e hidrocefalia en Poza Rica

Comunidad médica reconoce que la contaminación puede ser uno de muchos factores

Los menores mueren al poco tiempo de nacer. Foto: Web.
6 septiembre 2018 | 8:09 hrs | Isaac Carballo Paredes

Poza Rica, Ver.- La pésima calidad del aire que se registra en este municipio, ha traído consecuencias graves no solo a la salud de niños jóvenes y adultos, la situación va más allá de un padecimiento respiratorio, la contaminación que genera la industria petrolera en Poza Rica podría ser el causante de malformaciones genéticas en recién nacidos como la anencefalia (ausencia total o parcial del cerebro) y la hidrocefalia (acumulación de un exceso de líquido cefalorraquídeo en el cerebro); especialistas advierten a las futuras madres de la importancia de consumir ácido fólico, antes y durante el embarazo, ya que esta medida evitaría este tipo de defectos.

Desde la fundación de esta ciudad hace más de 66 años, la industria petrolera ya generaba una fuerte contaminación en el ambiente, el veneno siempre estuvo flotando el aire, sin embargo, no fue sino hasta hace poco más de cuatro años, cuando la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), decidió estudiar la calidad del aire en ciudades industriales como Poza Rica, donde se encuentra una alta concentración de gases y partículas suspendidas en el aire que, además de causar males en las vías respiratorias e incluso cáncer, también podría ser el causante de defectos en el tubo neural.

Gases tóxicos salen de las plantas de Pemex. Foto: Noreste.

La anencefalia es un defecto de nacimiento congénito grave, en el cual no se forman fracciones importantes del cerebro, del cuero cabelludo y del cráneo del bebé, durante su desarrollo en el embarazo, se trata de fallas en el tubo neural en donde, tanto el cerebro como la médula espinal, quedan expuestos al líquido amniótico que rodea al bebé durante el embarazo y esto hace que el tejido nervioso se degenere.

Esta situación genera que a los bebés nazcan sin grandes regiones del cerebro y del cerebelo, las cuales son necesarias para el pensamiento, audición, visión, emociones y coordinación de los movimientos. Los huesos del cráneo tampoco se desarrollan o están incompletos por lo que el resto del tejido cerebral, muy frecuentemente, queda expuesto.

Los menores con anencefalia, además de no contar con parte del cráneo y cerebro, tampoco cuentan con centro respiratorio, por lo que mueren al poco tiempo de nacer. Por otra parte la hidrocefalia es la acumulación del líquido cefalorraquídeo del cerebro, generalmente se debe a un taponamiento del sistema, lo que ocasiona que este líquido se acumule en la cabeza del menor, este padecimiento también es generado por una malformación; aunque para estos menores su calidad de vida no es buena.

De acuerdo con el doctor Héctor Lira de la Vega, Pediatra y Neonatólogo egresado del Instituto Nacional de Perinatología, quien se desempeña como coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), en el Hospital Regional de Poza Rica, el desarrollo embrionario es uno de los momentos más críticos, debido a que la exposición a diversas sustancias, la alimentación e incluso la nula ingesta de ácido fólico puede desencadenar una enorme cantidad de desarreglos.

Héctor Lira de la Vega, coordinador de UCIN. Foto: Noreste.

Afirmó que medicamente, no se ha identificado un factor que detone el padecimiento, ya que los padres pueden gozar de un buen estado de salud y sin antecedentes genéticos que siguieran la presencia del defecto, pero aun así el producto puede desarrollar el padecimiento, más bien, dijo se trata de un multifactor.

Sin embargo, aseveró que el alto grado de contaminación que se registra en este municipio, cuyos índices ya son muy parecidos a los que registra la Ciudad de México, pudiera ser uno de los muchos factores que pudiera causar el defecto en el tubo neural, principalmente por la emanación de partículas y gases que genera la industria petrolera en Poza Rica, aunque aclaró que se trata de causas multifactoriales que generan el padecimiento.

Diversos estudios a nivel mundial han demostrado que la contaminación, pudiera ser un factor que genere los defectos en el tubo neural, tal es el caso de un informe que presentó recientemente la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), en donde alerta al mundo del efecto que muchas sustancias químicas podían tener sobre el embarazo.

Foto: Noreste.

Este informe destaca que las mujeres que están expuestas sustancias químicas como el mercurio, el plomo, el cadmio, el antimonio o el arsénico y el benceno, entre muchos otros, se ligan a los defectos del tubo neural y daños en el sistema nervioso central de los productos.

Este último, el benceno es un líquido incoloro de olor dulce, el cual se evapora al aire rápidamente y es sólo ligeramente soluble en agua, proviene tanto de fuentes naturales como industriales, es en este punto donde la malformación pudiera ligarse a la industria petrolera local, ya que el benceno se produce a partir del petróleo.

Este químico flota en el aire que respiran los 193 mil 311 ciudadanos de este municipio, y aunque la empresa productiva del Estado Pemex, asegure que ellos no son la principal fuente de contaminación en Poza Rica, los datos que registra la Unidad de Monitoreo Ambiental (UMA) dicen lo contrario.

Pozarricenses respiran veneno. Foto: Web.

Pocos ciudadanos se percataron que hace algunos días Poza Rica entro en contingencia ambiental, durante tres días la UMA reveló que los índices de contaminación fueron similares a los de la Ciudad de México, cuando esta por entrar en su fase de contingencia; la mala calidad del aire llegó hasta los 147 puntos en el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), solo tres puntos menos de que en sectores como la Ciudad de México se active de manera automática la Fase 1 de Contingencia Ambiental Atmosférica.

De acuerdo con el director del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT), Ángel Rene Zabaleta Mora en el citado centro se atiende a un total de 31 menores que padecen hidrocefalia.

Estos menores representan el 5 por ciento de la población total de pacientes que atiende el CRIT, poco más de 600, el director desatacó que por el momento no atienden a menores con anencefalia ya que estos niños fallecen a las 24 horas de nacidos.

Roberto Torres Arcos, jefe de la Jurisdicción Sanitaria III. Foto_ Noreste.

Cuantificar los casos de anencefalia para el Sector Salud resulta difícil, según explica el jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 3, Roberto Torres Arcos quien indicó que el caso más reciente registrado no pertenece a  Poza Rica, la paciente es oriunda del municipio de Álamo, pero esta falleció.

El doctor Héctor Lira de la Vega, coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), en el Hospital Regional de Poza Rica, uno de los centros médicos referentes en la zona norte de Veracruz y estados como Puebla e Hidalgo, indicó que la tendencia de casos de anencefalia e hidrocefalia ha disminuido notablemente, puesto que de diez casos que se presentaban cada año, ahora solo se registran dos o tres.