Por 22 años creyeron que su madre los abandonó; la hallan enterrada en paredes de su casa

Los hechos fueron en la calle del Bosque, número 24, Barrio San Juan, en la delegación Xochimilco

Foto: Web
6 junio 2018 | 20:40 hrs | Agencias | Las más vistas

Ciudad de México.- Durante 22 años, los hijos de María Cristina Aguilar García creyeron que su madre los había abandonado, sin embargo, en días recientes, se dieron cuenta de que fue asesinada y en todo este tiempo, su cuerpo estuvo emparedada en su domicilio, ubicado en la calle del Bosque, número 24, Barrio San Juan, en la delegación Xochimilco.

Luis Enrique Hernández García, informó al agente del Ministerio Público que hace varios años su padre los abandonó, y después su madre contrajo matrimonio con Julio López Suárez, un hombre mucho mayor de edad que ella, de acuerdo con El Universal.

Recordó que, a la edad de 14 años, él visitó a su mamá para pedirle dinero para comprar zapatos, y Julio López le dijo que se había ido a una plática religiosa, debido a que uno de sus hermanos pronto haría su primera comunión.

Tres días después, Luis Enrique regresó a la casa de su madre, pero nadie le abrió y al inspeccionar el domicilio, se percató que su padrastro se había ido, llevándose todos los muebles y nunca más supo de él.

Junto con su hermano y vecinos, comenzó a buscar a su mamá por el Barrio de San Juan, y presentó una denuncia ante las autoridades por la desaparición de María Cristina, que en ese entonces tenía 40 años.

De acuerdo con la carpeta de investigación CI-FXH/XÓCHITL-2/UI-2C/D/00296/05-2018, Luis Enrique y su hermano de 15 años no volvieron a saber de su madre, por lo que ambos habitaron el inmueble.

Alrededor de las 13:00 horas del viernes pasado, mientras estaban remodelando la casa, salió volando un cráneo humano luego de que uno de los albañiles golpeara en uno de los muros de la recámara, por lo que llamó de inmediato a Luis Enrique.

Después del susto, ambos empezaron a escarbar la pared y hallaron un esqueleto que vestía un pants, cuyas características coincidían con la última vez que la vio hace 22 años.

El esqueleto tenía las manos atadas hacia la espalda con cinta adhesiva, un trapo en la boca y en la pared había marcas de rasguños, por lo que se sospecha que la emparedaron viva.

Tras el hallazgo se abrió otra carpeta de investigación por el delito de homicidio culposo, mientras que peritos de la procuraduría capitalina analizan los restos óseos para confirmar que corresponden a María Cristina y para determinar las causas de su muerte, así como la fecha del fallecimiento.

.