“Políticos” con pies de barro

4 diciembre 2016 | 19:09 hrs |

Diálogos con “El Negro” Cruz*        

La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Daniel 2:32-33

Los recientes acontecimientos en nuestro estado, han puesto de manifiesto varios temas, entre otros, la falta de fortaleza moral de los funcionarios que fungieron como ‘nuestros gobernantes’ en los últimos años.

Más allá de todas las tropelías cometidas, las cuales tienen que ser juzgadas estrictamente en el marco de la ley, es vergonzoso verificar como estos señores se han desmoronado, de tal forma, que optaron por delatarse entre ellos mismos.

Justo es admitir que el gobernador Yunes Linares ‘apretó’ en dónde percibió debilidad y obtuvo valiosa información sobre buena parte de los delitos realizados, ni hablar, el mandatario está en su papel y debe cumplirle al elector.

No obstante, así como se reconoce la sagacidad del flamante gobernador, debemos señalar la falta de templanza (o ‘producto de gallina’) de toda la camada de ex funcionarios de la fidelidad y el duartismo, que ilusamente suponen que, ‘echándose de cabeza’ entre ellos mismos, la van a librar…no vaya siendo.

El origen de todas las circunstancias que hoy vivimos en Veracruz, tiene que ver con la improvisación de un grupo de jóvenes inescrupulosos al frente de las principales responsabilidades de gobierno, se privilegió la lisonja en vez de la eficiencia, ese fue el terrible error del ‘titiritero’.

Dice Daniel 2: 41-43

“Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.”

Justamente lo descrito en el texto bíblico es lo que pasó en nuestro querido estado: hubo un gobierno fuerte en el sentido de que surgió del voto, de la voluntad popular, pero, los representantes fueron hombres con ‘pies de barro’, frágiles, falibles, lo peor del caso es que nunca lo entendieron, estaban ensimismados.

Lo de los ‘pies de barro’, en realidad, es una parábola, estos personajes tristemente célebres, fueron inconsistentes por su proclividad a pasarse las leyes por el ‘arco del triunfo’, por su desmedida ambición, por su vanagloria que los hizo creerse hombres y mujeres superiores sin serlo. Hoy, ante la adversidad, se desmoronan como un castillo de naipes, no tienen la más mínima templanza, se confirma que eran la fragilidad del régimen en el más amplio sentido del término.

Tengo la impresión de que no hemos visto más que una pequeña parte de toda esta tragedia, lo peor está por asomarse, lo único deseable es que las cosas comiencen a marchar mejor y que no nos conformemos con el circo que vamos a presenciar.

No me cansaré de señalar que la falta de fortaleza espiritual de las mujeres y hombres del poder llevan a las naciones por un mal rumbo. ¿Cuántos de estos dramas nos ahorraríamos si todos estudiáramos y aplicáramos las Sagradas Escrituras?

*Vivencias de Rafael “El Negro” Cruz, editadas por Javier Roldán