Policías: capital político

14 febrero 2018 | 13:15 hrs | | Filiberto Vargas Rodríguez

Por Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Gerardo Buganza dejó por un momento su espacio de meditación, para sentarse frente a una computadora y escribir un mensaje a los veracruzanos: “Yo no he criticado al gobernador ni a su hijo, las cuentas de redes sociales no son mías”. *** Esta semana arrancó con la difusión en Facebook, en el sitio de Buganza Salmerón, de mensajes en los que se exhibe al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Ahí se hace referencia al artículo que publicó esta semana la revista Proceso y señala: “Se quedó muy corta… el expediente de enriquecimiento inexplicable de Miguel Ángel Yunes Linares y sus hijos es enorme. Corrupción plena”. *** Horas más tarde, otra vez en el Facebook de Gerardo Buganza, se asienta: “La PGR tiene frenadas las carpetas de investigación del enriquecimiento ilícito de Miguel Ángel Yunes Linares. Pero los expedientes con las pruebas son voluminosos. Siendo Director del ISSSTE se compró, junto con su novia Sandra, una propiedad de 5 mdp, en Morelos”. El martes el tema fue el precandidato panista, hijo del gobernador: “Miguel Ángel Yunes Márquez llegó a Veracruz en el 2004, su papá lo mandó traer de Miami donde recibía tratamientos especiales, para que se incorporara a mi campaña. ‘Pipo’ Vázquez acordó con Miguel Ángel Yunes Linares darle la Diputación Plurinominal y ahí encontró la oportunidad de acomodar a su hijo (…) En menos de 14 años, como Diputado Local y 2 veces Presidente Municipal de Boca del Río, ‘El Bodoque’ Yunes Márquez ha acumulado una riqueza extraordinaria que también se encuentra en los expedientes de la PGR”. *** Gerardo Buganza salió de su reposo para aclarar: “Soy un convencido del respeto a las instituciones públicas y a quienes las encabezan, por lo que manifiesto mi respeto como titular del Poder Ejecutivo al Lic. Miguel Ángel Yunes Linares, Gobernador del Estado, y a su apreciable familia. Siempre he sido congruente con mis convicciones políticas: servir a la sociedad y no denostar a nadie. Me deslindo totalmente de cualquier publicación de esa índole que en mi nombre aparezca en redes sociales”.  *** En este golpe no está la huella de Morena, tampoco la de Pepe Yunes. Son pocos los políticos veracruzanos con tal nivel de perversidad. Uno de ellos se ha destacado por haber aprendido bien las mañas de su maestro. *** Saque usted sus propias conclusiones.

* * *

Demasiado tentador como para dejarlo que muriera unas horas después. El gobernador está haciendo lo necesario para que el escándalo por la captura de exjefes policiacos, señalados de “desaparición forzada de personas”, se pierda en el olvido.

Este martes continuaron las audiencias en los juzgados de Pacho Viejo. La juez de control, Alma Leida Sosa Jiménez (a la que le han tocado prácticamente todos los casos contra funcionarios del gobierno de Javier Duarte) volvió a desechar los argumentos de la defensa de Arturo Bermúdez, que insistía en que se declarara la nulidad de la audiencia de vinculación a proceso.

Mientras eso se discutía y se analizaban las 89 pruebas que presentó la Fiscalía en su carpeta de investigación, en la calle los familiares de los detenidos exigían que los dejen ver a los policías imputados, pues no les permitieron el acceso a la audiencia, además de que les negaron cualquier contacto con ellos.

Por otra parte, a los medios de comunicación llegaban nuevas versiones “extraoficiales” de la presunta mecánica delictiva de los policías señalados: Se narra que durante la construcción de muchas de las instalaciones de la Academia de Policía de El Lencero fueron enterrados cuerpos de las personas que habían sido “levantadas” por ese supuesto comando de ejecuciones.

Muchas de las víctimas –señala el reporte que se hizo circular- fueron secuestradas en Córdoba, Orizaba y Ciudad Mendoza. “Todos fueron levantados y trasladados a La Academia, cuando Arturo Bermúdez Zurita fungía como titular de la SSP. No se movía nada sin que él lo supiera, si llevaban gente era porque él ya había dado la orden”, se menciona en el reporte, en declaraciones que se le atribuyen a “una de las víctimas de la llamada Fuerza Especial, quien sufrió tortura en las instalaciones de las Fuerzas de Reacción y Apoyo en El Lencero pero pudo salir con vida”.

Como bien lo señaló en su momento el precandidato a la gubernatura Pepe Yunes, la investigación se tiene que llevar hasta sus últimas consecuencias, pero no se vale utilizar un caso tan dramático, tan doloroso para muchas familias veracruzanas, como bandera política en tiempos electorales.

Bien dicen que en política no existen las casualidades, y no es fortuito que este operativo llamado “Tiro de Gracia” haya concluido con la captura de los mandos policiacos, justo en los momentos en los que se pone en juego la sucesión en Veracruz.

La persona a la que se le atribuye toda esta información dice haber sufrido tortura y privación de su libertad, pero en anteriores “versiones extraoficiales” se ha mencionado que estos comandos actuaban contra personas de las que se sospechaba tenían vínculos o participaban con la delincuencia organizada.

¿Será, acaso, que el testigo protegido de la Fiscalía es un delincuente?

¿Qué le habrán ofrecido para que señale directamente a los más altos mandos de la policía en el gobierno de Javier Duarte?

El tema dará para mucho más y lo deseable es que se haga justicia, a secas.

* * *

Epílogo.

A propósito del espectáculo que se ha montado con los policías acusados de “desaparición forzada”, el exsecretario de Seguridad Pública, José Nabor Nava Olguín, por quien el gobierno estatal ha ofrecido una recompensa de un millón de pesos, consiguió un amparo de la justicia federal. ¡Palo a la Fiscalía! *** Todo parece indicar que el gobierno de Veracruz terminó por rendirse ante el poderío de la delincuencia en el extremo sur de la entidad. A estas alturas aquella es zona sin Ley. Este martes se suscitó un nuevo asalto a una sucursal bancaria, ahora en Minatitlán. Un comando irrumpió en la sucursal Banamex ubicada el bulevar Institutos Tecnológicos. Con armas de fuego amagaron a los presentes y se llevaron el dinero que se había acumulado en las cajas. *** En Río Blanco, la mañana de este martes Luz Esther López Santiago pasó por sus hijas al colegio, cuando cuatro sujetos armados se la llevaron por la fuerza. Nada se sabe de su paradero. *** Pero podemos estar tranquilos. José Manuel Urreta, quien se ostenta como dirigente empresarial, asegura que la violencia “no preocupa a los inversionistas” y que no se debe juzgar al gobernador por la inseguridad. ¡Qué bien representados están los empresarios de Veracruz!

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista.