Policía italiana desmantela red de espías contra políticos y funcionarios

La investigación fue abierta luego de que el Cnaipc interceptó un email dirigido a un alto funcionario que estaba infectado con el malware

Foto: web
10 enero 2017 | 11:51 hrs | Agencia NTX

Italia.- Los ex primeros ministros de Italia, Matteo Renzi y Mario Monti, y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, estaban entre las víctimas de una red de cyberespionaje desmantelada hoy con el arresto de dos personas en la capital italiana.

Según informó un comunicado de la Policía de Estado, la operación “Eye Pyramid” fue el fruto de una larga investigación que permitió detectar una central de cyberespionaje contra instituciones y la administración pública, despachos profesionales, personajes políticos y empresarios.

Confirmó el arresto del ingeniero nuclear Giulio Occhionero, de 45 años, y de su hermana Francesca, de 49, residentes en Londres pero con domicilio oficial en Roma, Italia, y muy conocidos en el mundo de las altas finanzas capitalinas.

Ambos fueron acusados de obtención de información relacionada con la seguridad del Estado, acceso ilegal a sistemas informáticos e interceptación ilícita de comunicaciones informáticas y telemáticas.

Altos funcionarios europeos en Italia, las víctimas

Medios locales aseguraron que entre los espiados estaban, además de Renzi, Monti y Draghi, el comandante general de la Guardia de Finanzas, Saverio Capolupo, el banquero Fabrizio Saccomani y el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de Cultura.

Asimismo, figuraban desde el exportavoz del ex primer ministro Silvio Berlusconi, Paolo Bonaiuti, hasta el exalcalde de Turín, Piero Fassino; además de parlamentarios, banqueros, empresarios, gobernadores y funcionarios públicos.

De acuerdo con la policía, los investigadores del Centro Nacional Anticriminalidad Informática (Cnaipc) descubrieron una red “botnet” oculta que, a través de computadoras infectadas con el malware “EyePyramid” tenía acceso a informaciones reservadas de las víctimas.

Los datos obtenidos ilegalmente eran custodiados en instalaciones informáticas estadunidenses, que fueron confiscadas por las fuerzas del orden gracias a la colaboración del FBI estadunidense.

La investigación fue abierta luego de que el Cnaipc interceptó un email dirigido a un alto funcionario que estaba infectado con el malware.

También una logia masónica fue infiltrada telemáticamente y sus miembros interceptados, dijo la policía.