Pobreza, tan grave como inseguridad

7 agosto 2019 | 8:25 hrs | | Carlos Jesús Rodríguez
  • Veracruz aumenta carencias extremas
  • Y prende foco rojo en endeudamiento

Por Carlos Jesús Rodríguez

TAN GRAVE como la inseguridad y violencia que se refleja en asesinatos, secuestros, asaltos, extorsiones, desaparecidos y  “levantones” de personas que, posteriormente, aparecen desmembradas o ejecutadas en carreteras, terrenos baldíos o en calles de zonas urbanas, es el aumento de la pobreza extrema y patrimonial que se incrementa en el Estado, a la par de la pérdida de empleos y el endeudamiento que no cesa, por el contrario, va al alza colocando a la Entidad en “semáforo rojo”, una calificación que significa elevado nivel de riesgo financiero que, por otra parte, dificulta el acceso al crédito. Pero vayamos por partes: Veracruz, según las cifras que aporta el más reciente informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, es la entidad en donde más avanzó la pobreza en la última década -entre 2008 y 2018-, ya que pasó de tener 3 millones 879 personas con graves carencias a 5 millones 88 mil 600, pero eso no es todo. En el mismo periodo el porcentaje de población en pobreza extrema se incrementó de 16.8 a 17.7 por ciento de sus habitantes, lo que equivale a que en el 2008 había 1 millón 276 mil 400 veracruzanos en situación de pobreza alimentaria o extrema, mientras que para el 2018 la cifra ascendió a 1 millón 457 mil 900 personas, es decir, unas 181 mil 500 personas se sumaron a las filas de la pobreza extrema, de tal suerte que al menos 351 mil 153 hogares padecieron hambre. Y si esto no es preocupante, no entendemos que podría serlo, ya que cuando un proveedor del hogar no tiene que llevar a su domicilio para que su familia coma, sobre todo sus hijos, es capaz de todo, hasta inmiscuirse en cuestiones delincuenciales. De ninguna manera decimos que los pobres tengan tendencia a delinquir, sino que las circunstancias suelen ser a veces complicadas y obligan a la comisión de algún delito para sobrevivir.

PERO VERACRUZ se encuentra, también, en el grupo de Entidades que registraron un aumento en el número de habitantes que padecen pobreza patrimonial, en los que se inserta la Ciudad de México, Campeche, Colima, Morelos, Oaxaca y, por supuesto el solar jarocho. La pobreza patrimonial, para quienes desconozcan es la insuficiencia del ingreso disponible para adquirir la canasta alimentaria, así como para realizar los gastos necesarios en salud, vestido, calzado, vivienda, transporte y educación, aunque la totalidad del ingreso del hogar sea utilizado exclusivamente para la adquisición de estos bienes y servicios. No debe ser motivo de orgullo que Veracruz, Oaxaca y Colima sean los Estados donde más aumentó el porcentaje de pobres. En Veracruz, entre el 2008 y el 2018, el porcentaje de población en pobreza pasó de 51.2 a 61.8 por ciento; Oaxaca pasó de 61.8 a 66.4 por ciento, mientras que en el caso de Colima el porcentaje de población en pobreza se movió de 27.4 a 30.9 por ciento, pero Veracruz fue la entidad en donde más avanzó la pobreza en la última década, insistimos un hecho que no es para sentirnos orgullosos sino realmente preocupado por algo que no tiene desperdicio.

EN VERACRUZ no hay obra pública ni convenios publicitarios con medios de comunicación ni se le ha pagado a empresarios y, para variar, abundan los despidos en la burocracia, pues con la llegada de Cuitláhuac se dejaron sin empleo a casi 12 mil trabajadores cuyo único delito fue laborar en el Gobierno de Miguel Angel Yunes Linares, no obstante haber votado, también, por la Cuarta Transformación personificada por Cuitláhuac García Jiménez en el Estado. Por eso llama la atención que al primer semestre de este año el gobierno del Estado arrastre una deuda que ya le mereció “semáforo rojo” del indicador #DataCoparmex de la Confederación Patronal de la República Mexicana, ubicando al Estado dentro de los 12 con mayor endeudamiento a nivel nacional. Decíamos que “semáforo rojo” es un nivel de endeudamiento elevado, de tal suerte que la Entidad se ubicó con un débito por habitante de 5 mil 633 pesos junto con Baja California con 5 mil 607 pesos; Nayarit con 5 mil 67 y Tabasco con 2 mil 10 pesos.

PERO LLAMA la atención que si Cuitláhuac García Jiménez no está haciendo nada en materia de obra pública y tampoco ha pagado adeudos a empresarios, ¿en qué se está gastando el dinero? porque, que se sepa, tampoco compra longaniza de 16 mil pesos kilo, ni jamón de pavo de 3 mil 500 o moronga azul. Es cierto, hubo un desembolso para adquirir lujosas y equipadas patrullas por 1 millón 300 mil pesos cada una, además de medicinas a precio de oro al ex superdelegado Carlos Lomeli, pero las primeras fueron a crédito y en algunos casos rentadas, y respecto a los medicamentos, pues no fue tanto como para tener a la Entidad en la situación en que se encuentran a tal grado que sea necesario renegociar una deuda que, por donde se mire, constituye más adeudos.

ES MÁS, los colegas que el sábado acudieron a una cena con el Gobernador –que de esa manera intentó minimizar el asesinato del periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez- se dicen muy decepcionados ya que pensaban que ¡por fin! habría convenios publicitarios y Cuitláhuac solo los uso para que no difundieran el crimen. El Gobernador les dijo que  aún no tiene autorizados contratos para la difusión de obras (pues cuales), y les pidió paciencia, aunque les prometió más encuentros con vino tinto, salmón y otros manjares que al ser de gorra, ni quien les corra. Insistimos: ¿en que está gastando tanto dinero Cuitláhuac? Que se sepa sigue sin tener casa propia y aún vive en la de sus padres que, por otra parte, tuvieron que dejársela para irse a una más modesta, ya que sería inconcebible que se dijera que seguía de pañalón cuando ya rebasa los 52 añitos.

PERO VEAMOS: los semáforos de #DataCoparmex indican que el verde significa un endeudamiento sostenible, amarillo  en observación y rojo –tanto que le molestaba a Cuitláhuac el rojo-, elevado endeudamiento. El estudio precisa que el semáforo rojo es cuando la deuda del Estado es mayor que los ingresos de libre disposición y verde cuando la deuda del Estado es la mitad (o menos) que los ingresos de libre disposición que se refiere a la suma del endeudamiento estatal y municipal de un Estado. Y si bien la deuda pública no es problemática si se tienen finanzas sanas y si se utiliza para financiar inversiones públicas y desarrollo de largo plazo, Veracruz no tiene ni una ni otra cosa…OPINA carjesus30@hotmail.com

 

Esta es opinión personal del columnista