Pleito AMLO-Mayuli una gran cortina de humo

24 febrero 2017 | 11:05 hrs | Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

A Miguel Ángel Yunes Linares (Mayuli) le cayó de maravilla el pleito con Andrés Manuel López Obrador porque le fabricó una gran cortina de humo para encubrir los grandes y graves problemas que tiene en lo inmediato:

  1. La negativa de los diputados de oposición a reestructurar la deuda del estado hasta que se conozca de forma total en que se van a utilizar los recursos que se liberen.
  2. El reclamo creciente de los alcaldes porque se les paguen las participaciones atrasadas y porque se cumpla el pago de las que van corriendo este año de forma puntual.
  3. La ola de violencia que se mantiene en el estado.
  4. La poca credibilidad generado de que lo encontrado en la bodega de Córdoba sean enseres realmente valiosos, e incluso el cuestionamiento de que esta pudo haber sido un montaje.
  5. Que sólo este en la cárcel un miembro del fidelato, mientras que los demás se pasean libremente

 

De las declaraciones de Andrés Manuel, a Mayuli le cayó como balde de agua fría, que El Peje lo llamase monárquico –sobretodo-, por querer imponer a su hijo Fernando Yunes Márquez (Feyuma) en la presidencia municipal de Veracruz, y por impulsar a su otro descendiente, Miguel Ángel Yunes Márquez (Mayuma) como candidato al gobierno del estado para el 2018.

¡Eso fue lo que realmente le dolió a Yunes Linares!

¿Se han dado cuenta que Mayuli en sus respuestas nunca alude a sus hijos?. Por lo mismo.

Que Andrés Manuel lo llamase corrupto, no le dio, pero si fue un magnífico pretexto para responder.

Y a Andrés Manuel tampoco le dolió que le dijese corrupto Mayuli, pero utilizó el hecho para reiterar el reto de que le demuestre que recibió dinero de Javier Duarte y que deja la política, o que Yunes Linares lo haga si no cumple.

Y la cortina de humo Miguel Ángel la quiere extender hasta el sábado 25, pues “retó a un debate” a Andrés Manuel para las 7 de la noche de ese día, cuando El Peje ya tiene agenda en Monterrey. Va a estar difícil que López Obrador le diga a Yunes Linares, “sí a esa hora y en ese lugar que tú dices”.

En cambio, lo que le dolió, y en verdad le ardió a López Obrador, fue que los reporteros le cuestionaran que Morena le está abriendo las puertas a chapulines de la calaña del expanista Rafael Croda y del expriista Carlos Uscanga, quien fue miembro distinguido del fidelato.

Por eso los llamó maiceados… y con maíz con gorgojo.

Y eso que no le mencionaron a José Abella, que quiere ser candidato de Morena para la alcaldía de Córdoba, ni los intentos por introducir a Morena al derechista, autoritario, miembro del fidelato y demás cosas, el alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez, ni otros casos más.

Si lo hubieran hecho a lo mejor se insufla de ira y ahí mismo hubiera ordenado una hoguera para incinerarlos sin necesidad de Santo Oficio.

Este jueves insistió en su señalamiento de que en Veracruz hay mucho periodistas maiceados y como muestra de ello, a su auditorio, habitantes de la zona de Chiconquiaco (municipio de la zona central del estado) les preguntó: ¿Saben que Yunes (el gobernador) tiene un hijo que es presidente municipal de Boca del Río y que tiene otro hijo que es Senador que pidió licencia porque quiere ser candidato a alcalde de Veracruz?.

Y al ser pocos los que respondieron de manera afirmativa expresó: “Así nos tienen. Y se enojan conmigo. ¿Porqué no informan de ese nepotismo?”.

Paradójicamente, al obtener esa respuesta, Andrés Manuel lo que demostró no fue la carencia de manejo informativo de su señalamiento de monárquico al clan de los Yunes azules, porque hubo una difusión suficiente, si no una mala estrategia de difusión de sus mensajes, porque estos no llegan como quiere y a quien quiere.

Andrés Manuel tiene una base popular muy amplia, pero ha sido construida con los muchos años de perseverancia tras el puesto y el mantener su imagen como un político no corrupto y que esta sea aceptada por sus seguidores, pero no porque se haya manejado un discurso mediático eficaz.

De hecho Andrés Manuel ha moderado y girado parte de sus planteamientos de gobierno y de política social para adecuarlos a una audiencia mayor. Puede hacer lo mismo en su trato con la prensa de Veracruz, entre la cual, aunque no lo crea, tiene muchos seguidores.

Y con las cucarachas que quieren treparse a Morena, lo que debe hacer es fumigarlas, para que no se indigne cuando le pregunten por estas.

Por lo pronto ayudo a que Miguel Ángel tenga una gran cortina de humo para todos los frentes que tiene abiertos en Veracruz.

Ahora la pregunta es ¿este fue un acuerdo entre los grandes místicos para distraer a los terrenales, o fue un error circunstancial?.

 

YAZMÍN Y SUS AMENAZAS POR LA REESTRUCTURA. Dentro del jaloneo que traen los diputados del PAN y del PRD porque las otras fracciones aprueben la reestructura de la deuda de Veracruz, a la coordinadora de la fracción del PRD le tocó el triste papel de amenazar con una paralización del estado para abril, pues –dijo- no habría para pagar sueldos.

De ser cierto lo que dice Yazmín Copete, significa que el gobierno de Miguel Ángel Yunes en lugar de reducir los gastos corrientes y de nómina, los incrementó, al grado de que ahora las participaciones le son insuficientes para cubrir estos.

El diputado por Perote, Carlos Antonio Morales Guevara, recién denunció que la austeridad no se ve por ningún lado en el nuevo gobierno, y que la percepción es que se despidió a muchas personas del gobierno del estado, pero inmediatamente se contrataron a otros, incluso con sueldos mayores.

El gobierno de Miguel Ángel Yunes mantiene un oscurantismo sobre que pretende hacer con los recursos que pudieran liberarse de la reestructuración de la deuda bancaria, al bajar las tasas de interés, y por tanto las aportaciones mensuales que se deben hacer a los acreedores, y ante esto el Senador José Francisco Yunes le dijo al gobernador que no es con descalificaciones como se debe gobernar al estado, por las declaraciones que hizo contra diputados locales y alcaldes

En ese sentido remarcó que son los diputados locales los que deben definir que se hará con los recursos que se liberen; “no pueden quedar sueltos, para que se gasten en el primer capricho de alguien”, puntualizó.

En el mismo sentido Américo Zúñiga reclamo diálogo para solucionar el retraso en el pago de las participaciones a los ayuntamientos, porque “es dinero para obras en los municipios, no es para nosotros”.

Pero hasta ahora el gobernador ha preferido tratar de “ignorantes” a los diputados y a los alcaldes, que transparentar el gasto corriente que está teniendo su administración y en que pretende usar los recursos que se liberen en caso de darse la reestructura de la deuda.

 

NR. Esta es opinión personal del columnista.