Plausible retiro de escoltas

20 diciembre 2017 | 19:24 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

EN TIEMPOS de Javier Duarte de Ochoa, el oficio periodístico simple y llanamente se envileció. A quienes debían ser modestos comunicadores los convirtieron, de la noche a la mañana, en señores de horca y cuchilla, a tal grado que no solo directores de medios sino columnistas, articulistas y hasta reporteros fueron dotados de escoltas que cuestan mucho dinero y, no solo eso: les pagaron viajes al extranjero con cargo al erario público, les regalaban automotores y les embadurnaban las palmas de la mano de dinero mal habido, producto de saqueos mediante empresas fantasmas y otras triquiñuelas. No todos los directivos y comunicadores gozaron de esos beneficios, pero si una inmensa mayoría que ahora se queja y no se acostumbra a vivir sin las comodidades que les dispensaba Duarte de Ochoa con tal de que solaparan y escondieran sus atrocidades. Ahora se sabe, por boca del Secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié que algunos comunicadores “trataban como ´esclavos´ a los escoltas asignados, ya que los utilizaban para cargar las bolsas del supermercado de las esposas, sacar la basura, cuidar a los niños e, incluso a los perros”, y en lo personal fuimos testigos cuando un diminuto dizque periodista fue sacado en vilo de cierto comedero político, vomitado y mojado con desechos mingitorios como le era costumbre. En verdad se abusaba de esas personas que trabajan por necesidad y exponen la vida para cuidar a sujetos ensoberbecidos por un ficticio poder que los transforma, pues además de abusar de sus escoltas ni siquiera les invitaban de comer o les daban un extra para que completaran sus ya raquíticos salarios.

DICE TELLEZ Marié que al tomar posesión de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) retiró por lo menos a 30 elementos que servían como escoltas a dueños y directores de periódicos, columnistas y reporteros. “pero esta gente no les daba un trato ´digno´, los tenían ´como esclavos´, y los  utilizaban para cargar las bolsas del supermercado de las esposas, además del caso de los efectivos del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial (IPAX) dedicados a secuestrar a instancias de sus contratantes”. Por ello dejó en claro que en lo sucesivo, la dependencia a su cargo no comisionará elementos a periodistas para que los traigan como escoltas o choferes con el pretexto de que tienen una amenaza realizada desde hace cinco años, porque detectaron que había directores de medios de comunicación que los utilizaban para otros fines.

Y HACE bien el Secretario de Seguridad Pública en adoptar esas medidas. Si los señores requieren de un escolta o chofer –con cargo al erario público- que lo paguen. Otros así lo hemos hecho a través de los años, y el trato que se les ha dado es digno pues se les invita a comer lo mismo que se elabora para todos. Y es que, de verdad, durante mucho tiempo se distrajo a la policía en tareas que no les competen, como niñeras(os), cargadores, o solo presumir que se es importante cuando, en realidad, no les costaba un solo peso a quienes gozaron de esos beneficios y no supieron aquilatarlos. La policía debe estar para cuidar a toda la sociedad y no a unos cuantos cuyo silencio se pagaba con semejantes prebendas, sometiendo a estas personas a extenuantes horarios, pues era común observarlos fuera de lujosos restaurantes hasta entrada la madrugada, sin la menor misericordia mientras los “señores de la comunicación” se emborrachaban, y si por alguna razón no eran atendidos como creían merecerlo, pues llamaban a los empistolados guardaespaldas para infringir temor.

VERACRUZ NO está en condiciones de distraer a un solo elemento de seguridad en la protección de quienes jamás han sido críticos, y cuando lo son, es para extorsionar o amedrentar a un político que se resiste a darles lo que piden, como si el periodismo fuera para eso. Quien desee un escolta que lo pague, y que los policías sean enviados a combatir la delincuencia como es su responsabilidad. Por ello se aplaude la actitud de Téllez Marié y cuando señala:  “Lo que no vamos a hacer y esa práctica la desterramos, que con el pretexto de que me amenazaron hace cinco años, traigan a nuestros elementos como si fueran esclavos. No, no, no son esclavos, son elementos de seguridad. Los traían en los súper cargando las bolsas de mandado de las señoras, y donde los hemos detectado los hemos retirado”. Asegura el funcionario que en un análisis realizado por la dependencia a su cargo detectaron a dueños de medios de comunicación que tenían a su servicio hasta a 20 policías como escoltas, y ya se les retiraron, para enviar a esos elementos a tareas de vigilancia ciudadana. Y tiene razón, pues nos tocó ver al propietario de una cadena periodística que tuvo su auge en el Gobierno de Javier –ya que era pariente de Karime Macías- con hasta 15 guardaespaldas perfectamente uniformados con pantalón caqui y guayabera blanca, escoltando al gran señor de los medios cuando caminaba de un conocido café o de palacio de Gobierno hasta sus oficinas de Ávila Camacho. Era una procesión grosera y ofensiva a la sociedad pero, por fortuna, ya les retiraron esos beneficios familiares. Téllez enfatiza: “Dueños de empresas de comunicación, hasta 20 escoltas tenían, no lo vamos a permitir, el personal es para cuidar a la ciudadanía, no para cuidar a, bueno ustedes lo conocen. Se los hemos quitado, claro que me van a pegar hasta por debajo de la lengua, que si respiré mal, pos está respirando mal, pero no nos interesa, estamos tranquilos con nuestra conciencia”.

A LOS escoltas al servicio de los periodistas jamás les tuvieron la más mínima consideración, asegura, pues los tenían bajo el sol y la lluvia sin permitirles guarecerse ni siquiera en los garajes o utilizar los baños de las casas. “Los policías deben traer las manos libres, y a nuestra gente la deben tratar con dignidad, y hemos retirado los servicios donde no se les trata con dignidad, nuestra gente es digna, y a veces no los valoran y los tienen afuera de las casas, no los dejan ni siquiera entrar al baño, cómo los van a cuidar, perdonen pero esto no, como voy a permitir que al personal lo traten así”. Sin duda una decisión correcta que se aplaude, y que debe permear en los medios de comunicación. Téllez debe retirar a todos los escoltas gratuitos y con cargo al erario público, salvo en aquellos casos donde, en efecto, los reporteros hayan sido víctimas de amenazas por parte de la delincuencia. Por lo demás, quien desee escoltas personales, que los pague, basta de que unos paguemos impuestos para que otros disfruten de comodidades y estatus inmerecidos, en tanto Veracruz se debate en inseguridad. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista