Plaga de sapos venenosos invade comunidad en Florida

Miles de sapos venenosos invaden la comunidad de Palm Beach Gardens, en Florida, provocando la preocupación de los habitantes

24 marzo 2019 | 17:42 hrs | Agencias | Mundo

Jennie Quasha, quien vive en el vecindario de Mirabella, envió fotos a WPTV en las que se pueden ver cientos de anfibios en piscinas, patios e incluso en la calle.

“Veo una gran cantidad de sapos o ranas por todas partes, cubriendo cada pulgada cuadrada”, comentó Quasha. “Ni siquiera puedes caminar por la hierba sin pisar uno“.

Los vecinos señalan que el brote se registró hace una semana; sin embargo, no saben a qué se debe este fenómeno.

Quasha dijo que contactó a la asociación de propietarios de su comunidad, la cual le dijo que estos sapos son venenosos y pueden representar una amenaza para las mascotas y los niños.

“Me preocupan las mascotas de la gente, así que definitivamente está prohibido nadar en la piscina, jugar afuera o disfrutar del aire libre”, expresó.

El medio local WPTV contactó a Toad Busters, un servicio de eliminación de sapos venenosos que radica en Florida, la cual confirmó que se trata de sapos bufo.

Mark Holladay, técnico principal de Toad Busters, explicó que un invierno más cálido y unas lluvias torrenciales ocurridas semanas atrás hicieron que los anfibios entraran en un ciclo de reproducción.

“No son seguros para las mascotas o los niños. Si una mascota ingiere demasiados, incluso de ese tamaño pequeño, provocaría un problema”, comentó.

Holladay comentó además que la plaga podría no desaparecer pronto. “Habrá otra afluencia como esta en 22 días cuando salga el próximo lote, y esto ocurre en todas las comunidades de Florida”.

 

Los bufos segregan una sustancia blanca, grasosa y venenosa que actúa como un disuasorio para los depredadores. Aunque el manejo ordinaro de estos anfibios no es peligroso, ingerirlos puede provocar diversas afecciones.

Si una mascota se come uno de estos sapos, los síntomas que aparecen a los pocos minutos son irritación, seguida de hipersensibilidad; otras afecciones son comezón, depresión, debilidad, derrumbamiento pulmonar, paro cardiaco y convulsiones. También se puede presentar mareo, diarrea y vómitos.

Los síntomas cardiovasculares que provoca la toxina de estos animales puede causar la muerte del animal que la ingiera si no se le proporciona el tratamiento adecuado.