PGR investiga también posible compra de votos de alcalde Rafael Valencia

En cateo a su casa, federales descubrieron presunta nómina de “compradores” de votos, su hermano Vicente podría perder alcaldía en tribunales

Mujer policía municipal en un evento del candidato de Morena en la pasada campaña electoral realizando tareas de espionaje
9 agosto 2018 | 18:45 hrs | Redacción Noreste

Venustiano Carranza, Puebla.- Tras el operativo realizado por la Procuraduría General de la República, donde se catearon tres viviendas, incluida la del alcalde Rafael Valencia Ávila, descubrieron una libreta tipo nómina de pago fechada el primero de julio del presente año, con nombres y cantidades de dinero entregado a supuestos compradores de voto en la pasada elección.

Por lo anterior, no se descarta que Ernesto García, candidato de Morena a la alcaldía de este municipio impugne en el tribunal electoral e incluso que Vicente Valencia Ávila, alcalde electo pierda la presidencia municipal.

De acuerdo con información de la PGR, dicha lista fue encontrada al momento del cateo en la mansión del edil, que funcionaba como centro de monitoreo donde eran espiados los contrincantes políticos, y que, por cierto, también con el apoyo de la Policía Municipal que de manera infiltrada enviaba a sus elementos a los eventos de campaña del candidato de MORENA a la Presidencia Municipal, además del uso de las cámaras de seguridad que se supone están para la vigilancia ciudadana.

Es así que, en las próximas horas, se esperan más cateos, así como órdenes de aprehensión por los elementos federales esperando la ubicación de más implicados en el robo de combustible y en el fraude electoral del pasado 1 de Julio.

Por lo tanto, la PGR ha exhortado a la ciudadanía de Venustiano Carranza, para que denuncie de manera anónima, cualquier anomalía que hayan registrado durante la elección.

Asimismo, esperan que de manera honesta proporcionen la serie de los billetes de denominación de 500 y mil pesos con que fueron pagados los votos, con el fin de seguir la huella de las sucursales bancarias de las que fueron retirados.