Peso mexicano cierra en su peor nivel

El origen se localiza en el anuncio de China de imponer nuevos aranceles a productos estadounidenses

Foto: fernandafamiliar.soy
23 agosto 2019 | 17:12 hrs | Infobae | Economía

México.- El dólar libre concluyó la última jornada de la semana con un avance de 12 centavos en comparación con el cierre previo, al venderse en un precio máximo de 20.24 pesos mexicanos y se compró en un mínimo 18.75 pesos en bancos de la Ciudad de México.

La moneda mexicana registró este viernes una fuerte volatilidad, cuyo origen se localiza en el anuncio de China de imponer nuevos aranceles a productos estadounidenses, además de la amenaza de Donald Trump de responder al gigante asiático con nuevas medidas.

“Estaré respondiendo a los aranceles de China esta tarde. Esta es una GRAN oportunidad para Estados Unidos”, tuiteó Donald Trump, luego de que China anunciara nuevos aranceles contra productos estadounidenses por un valor de USD 75.000 millones.

Foto: larepublica.pe

Esto derivó en que el Banco de México (Banxico) fijara en 19.8402 pesos el tipo de cambio para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera pagaderas en el país.

En ventanillas bancarias, el billete verde se vendió en 20.19 pesos, es decir, nueve centavos más caro respecto al cierre previo, de acuerdo con cifras de Citibanamex.

Al mayoreo, el dólar cerró en 19.8695 pesos, lo que significó una pérdida de 0.45% para la moneda mexicana respecto al cierre oficial previo, indican datos de Banxico.

Es el peor nivel desde el pasado 26 de diciembre del 2018, pues el peso perdió hoy 9 centavos, equivalente a 0.46 por ciento.

Foto: mundohispanico

Desaceleración no preocupa a AMLO

El estancamiento de la economía mexicana, que registró un crecimiento nulo en el segundo trimestre del año según datos revelados este viernes, pone en cuestión los pronósticos del presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, quien sostiene que el PIB aumentará un 2% este año.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó de que el producto interior bruto (PIB) tuvo un crecimiento del 0% en el segundo trimestre del 2019 en comparación con el trimestre anterior, según cifras ajustadas por estacionalidad.

Este dato supone una disminución de una décima sobre el dato preliminar publicado el 31 de julio, cuando se estableció que la economía había crecido un 0,1%, y confirma la desaceleración económica.

México esquivó la recesión tras un primer trimestre en rojo, cuando su PIB se contrajo un 0,2% respecto último trimestre de 2018.

Foto: cronista

Aunque el país no se encuentre propiamente en recesión, destacadas voces del Gobierno han admitido que la economía mexicana atraviesa una desaceleración, pero este baño de realidad no es suficiente para López Obrador.

El mandatario izquierdista, que asumió el poder el 1 de diciembre, dijo este viernes que el dato de incremento nulo no le “preocupa” y mantuvo su pronóstico de alcanzar un crecimiento del 2 % en 2019.

“Sigo igual. Vamos muy bien, muy distinto de lo que piensan los expertos y ya ven que yo soy un poco perseverante”, respondió a la posibilidad de revisar a la baja su previsión.

El gobernador del banco central de México, Alejandro Díaz de León, alertó el miércoles que la economía mexicana se ha desacelerado más de lo previsto y ha aumentado la brecha entre su crecimiento potencial y el real.

“Esta desaceleración ha sido mayor a lo que se había anticipado y el entorno externo no ha ayudado”, declaró el gobernador del Banco de México en un foro.

El PIB cayó un 0,8 % en el segundo trimestre de 2019 respecto al mismo período del año anterior. Y acumula un crecimiento de apenas 0,2 % en los primeros seis meses.

Alejandro Saldaña, analista económico del Banco Ve por Más, contó que el principal desacelerador de la economía mexicana es “la debilidad del tejido industrial”.

Foto: Gobierno de México

Aunque la caída de la producción de crudo y de la minería se arrastra desde hace una década, contó que el decrecimiento del sector de la construcción se ha “acelerado” durante la actual administración.

“Creemos que en la segunda mitad del año mejorará la actividad económica”, contrastó el analista, quien prevé que el Gobierno acometa una ejecución del gasto público más eficiente.

Y es que en el primer semestre del año hubo un subejercicio en el gasto del sector público de 174.000 millones de pesos (unos USD 8.796 millones) presupuestados y no gastados, algo habitual en el arranque de un nuevo gobierno.

Con información de Infobae