Perdón y olvido ¿por votos?

1 marzo 2017 | 20:58 hrs | Carlos Jesús Rodríguez

UN AFAMADO ex Secretario de Finanzas –conocedor de los entramados de la economía- refería al reportero que difícilmente podría el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares cumplir ofrecimientos de campaña, incluido el pago de adeudo a los 212 ayuntamientos, si no se restructura la deuda pública heredada por el Gobierno de Javier Duarte tomando en cuenta que el déficit del Estado supera los 6 mil 500 millones de pesos mensuales, pues los recursos enviados por la Federación no alcanzan ni para cubrir salarios de la burocracia, y menos para las elevadas pensiones que se han asignado en el tiempo diversos exfuncionarios tanto del Ejecutivo, Legislativo y Judicial e, incluso, de la Universidad Veracruzana y otras instancias. En ese sentido, es urgente y necesario alargar los plazos y reducir el pago de intereses a fin de tener un margen de maniobra que permita ahorrar dinero y cumplir objetivos. Por ello Miguel Ángel, decía nuestro interlocutor, independientemente de la restructuración debe adquirir nuevos préstamos, dinero fresco pero pagadero en el corto plazo, recurriendo, incluso, a los ahorros que obtendría mensualmente.

Y ES que, en efecto, el experto no anda errado considerando que en los meses por venir, de no mediar una solución inmediata, el Estado podría entrar en recesión económica que no es otra cosa que la disminución o pérdida generalizada de la actividad productiva de un País o región medida a través de la bajada, en tasa anual, del Producto Interno Bruto (PIB) real durante un periodo suficientemente prolongado que, inevitablemente, podría desencadenar en el afamado “debo no niego, pago, no tengo”.

DE ACUERDO a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) de Veracruz es de apenas el 0.01 por ciento, y se encuentra muy por debajo de la media nacional. En pocas palabras, Veracruz no aporta gran cosa al PIB del País, ya que ocupa el lugar 28 a nivel nacional, sólo por encima de los estados de Baja California, Sonora, Baja California Sur y Campeche, mientras que, en contraparte, los que más aportan son Guanajuato, Jalisco, Querétaro y Michoacán de Ocampo y, peor aún, la participación económica de Veracruz se conforma de un 58 por ciento por las actividades primarias –sin valor agregado-.

POR ELLO lastima las complicidades del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con algunos actores políticos del “duhartazgo”, como el ex Contralor del Estado, Ricardo García Guzmán a quien, ahora, acoge como candidato del PAN-PRD a la alcaldía de Pánuco, olvidando aquella sentencia que pronunció en campaña que lo ubicaba como “tapadera” de Duarte, por haberle aprobado todo cuando el, ahora, prófugo se le ocurrió orquestar en aras se saquear al Estado hasta la ignominia. Yunes prefiere renunciar a la aplicación estricta de la ley y la recuperación de capitales en aras de conservar el municipio de Pánuco para el proyecto transexenal de su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, y en ese tenor está perdonando, por conveniencia a los saqueadores cuando debería estar exprimiéndolos.

SE SABE, también, que para obtener los votos suficientes que le permitan la restructuración de la deuda estaría dispuesto a negociar con los, ahora, diputados, Vicente Benítez y Juan Manuel de Castillo –amén de otros priistas- que son parte del duartismo en el banquillo de los acusados, quienes solo otorgarán el respaldo a la propuesta yunista si el Gobernador congela indagaciones en sus contras, y tal parece que el par de…legisladores se habrían salido con la suya, lo que dejará en grave evidencia de impunidad al Estado.

PERDONADO EL ex contralor Ricardo García Guzmán que junto con sus hijos ha hecho de Pánuco un cacicazgo –pese a las acusaciones que pesan sobre todos ellos-; perdonados los diputados Vicente Benítez y Juan Manuel del Castillo, y perdonados otros duartistas que habrían negociado en tiempo y forma, como es el caso de Edgar Spinoso Carrera, ex oficial mayor de la SEV, en los días por venir vendrá una andanada contra algunos ex secretarios de despacho en la pretérita administración, de tal suerte que, ¡otra vez! mediarán órdenes de arresto, persecuciones y denuncias, en una acción mediática que busca cosechar votos de cara al proceso electoral de Junio.

A YUNES, sin duda, se le debe aprobar la restructuración de una deuda que, aunque es institucional, él no la contrajo, pero no al precio que sea y mucho menos comprometiendo la palabra empeñada ante una sociedad que demanda justicia. Ciertamente, lo tienen contra la pared: sin dinero para operar y dar resultados en el corto tiempo; sin recursos para impulsar la producción y con una inseguridad galopante que agobia, pero ello no debe ser pretexto para el perdón y el olvido, y menos cuando en la negociación van intereses personales como allanarle el camino al hijo rumbo a la gubernatura en el 2018. Miguel Angel debe ser congruente con la palabra empeñada, y no basta con tener en prisión al ex secretario de Seguridad si el dinero que le atribuyen, producto del saqueo, sigue en sus manos, como lo sigue gozando el resto de los saqueadores. Así las cosas…

*****

NO SOMOS expertos en temas de seguridad o en descifrar la mensajería que suele enviar la delincuencia, pero algo no queda claro en torno al texto que victimarios dejaron escrito en sendas cartulinas color naranja junto a 11 víctimas abandonadas en una camioneta la noche del martes en Boca del Río, allí donde Gobierna Miguel Angel Yunes Márquez, el hijo más cercano al Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. El escrito –que no se sabe si va dirigido a otro grupo fuera de la ley o a las propias autoridades- señala: “desde este momento empieza la guerra, guerra quieren guerra tendrán, quieren tener todo el poder para meter a su jente pero aki nos morimos todos”, y la duda seguirá flotando porque, a diferencia de otros “avisos”, en esta ocasión no se rubrica el recado ni se conoce al mensajero, y aunque el Mandatario Estatal atribuye el hallazgo a una confrontación entre bandas que se disputan la plaza, lo cierto es que persisten ambigüedades. Y uno pregunta: ¿para quienes era, realmente, el mensaje? OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista