Pepe: difícil pero no imposible

29 enero 2018 | 19:19 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

LUEGO DE difundirse la lista de aspirantes a Senadores y diputados Federales abanderados por el PRI, ya no se sabe si la intención de ese partido es, de plano, hacer perder la gubernatura al oriundo de Perote o forzarlo al doble trabajo para consecución de votos, pues a juzgar por algunos personajes registrados, de plano los dirigentes “tricolores” creen que la sociedad se sigue chupando el dedo. Y es que desde la tarde del domingo los cuestionamientos son evidentes: ¿cuándo Juan Nicolás Callejas Roldán ha ganado una elección de lo que sea? Y alguien respondería: -conquistó en Mayo de 2011 la secretaría general de la sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación?, pero la respuesta es obvia: “Juanito”, como le conocían los profesores por ser el diminutivo del nombre de su padre, el fallecido líder magisterial, Juan Nicolás Callejas Arroyo, no contendió por ese cargo sino que fue beneficiario de su papá que, también, le llamaba “My King” o mi rey, y luego en una negociación con Javier Duarte de Ochoa en 2016 fue postulado candidato a diputado local, pero no para que buscara la curul recorriendo algún distrito o empolvándose los finos zapatos Salvatore Ferragamo; no, de ninguna manera lo habría permitido su progenitor. Al Junior le asignaron la posición número uno en la lista de aspirantes plurinominales, esto es, una diputación por inercia sin que tuviera que gastar un solo peso o hacer esfuerzo alguno, aunque el compromiso era movilizar a los profesores en favor del PRI, algo que no ocurrió porque el profesor Callejas Arroyo ya estaba en decadencia, mientras que su heredero, simple y llanamente, no es factor de unidad en el magisterio, aun cuando hayan vendido esa versión al corrupto gobernante de ese tiempo, ahora, por fortuna en prisión y con varios procesos abiertos.

Y ES que si en aquel momento, cuando su padre aún vivía, los Callejas (Arroyo y Roldán) no pudieron refrendar el voto del magisterio a favor del PRI, ahora menos. Ese sector, se quiera o no aceptar, se ha dividido en 10 mil sindicatos entre independientes y formalizados, pues tras la detención, encarcelamiento y proceso de la profesora Elba Esther Gordillo Morales, el SNTE dejó de representar los intereses magisteriales, ya que ahora ni la Federación o Estados consienten “aviadores” o comisionados, mientras que los salarios ya no son definidos a partir de presiones de esa organización sino mediante tabuladores que mansamente acepta el actual secretario general, Juan Díaz de la Torre. En pocas palabras, el corporativismo ya no existe al interior de esa organización, pero Callejas Roldán aprovechó la negativa reincidente del ex alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, a quien propusieron en más de una ocasión para que aceptara contender por la Senaduría, ante lo cual se negó incluso, a una invitación del mismísimo Enrique Ochoa Reza. De María del Carmen Pinette Vargas, lo cierto es que su registro es producto de algo tan simple como lo siguiente: Ni Elizabeth Morales García, actual delegada Estatal del ISSSTE, ni Anilú Ingran aceptaron jugársela en la segunda fórmula, sabedoras de que si el PRI quedara en segundo lugar en la votación, serían nacidas para perder y solo entraría la primera que ahora representa Callejas Roldán. Por ello, al quedar desierta la segunda fórmula y no haber nadie que se registrara, lo hizo la diputada Federal y nadie se lo impidió, aun cuando a decir verdad, a ella no la conocen ni en el Sur y Centro del Estado, aunque tampoco en el Norte de donde es oriunda. Su inscripción fue fortuita.

EL CASO de Oswaldo Cházaro Montalvo fue un asunto de arrojo; al diputado Federal y dirigente nacional ganadero solo lo conocen en la zona centro, ya que las asociaciones ganaderas en el Estado se encuentran severamente divididas en tres zonas, y Cházaro, que se sepa, no es bien aceptado por los ganaderos del sur. Por ello decidió retirar su postulación, consciente de que no contaría con el respaldo de ese sector en general; Juan Carlos Molina fue desechado por esa virtud que tiene de navegar en varios bandos y traicionar cuando le conviene, y Fidel Kuri de plano dijo que no, cuando le indicaron que sería abanderado, pero tendría que sortear sus propios gastos, y si algo tiene el propietario de los Tiburones Rojos de Veracruz es que no le gusta dilapidar su dinero en riesgos.

POR ELLO fue postulado Juan Nicolás Callejas Roldán, a quien en 2013 la Secretaría de Educación Pública exhibió como “aviador” o “comisionado”, no obstante desempeñarse en ese tiempo como secretario general de la Sección 32 del SNTE. De acuerdo con el número de plaza 30FZT0019I, el hijo de Callejas Arroyo cobraba un sueldo quincenal de 102 mil 274 pesos con 86 centavos (quincenal, que quede claro). En aquella lista, también, figuraba el yerno del ex senador y ex dirigente nacional del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, el ex diputado local por Huatusco, Isaac González Contreras, cuyo número de plaza es 30DST0033U exhibía un salario de
76 mil 139 pesos con 58 centavos. Su esposa, la ex alcaldesa huatusqueña Zaira Ochoa Valdivia, aparecía con un sueldo de 29 mil 36 pesos con 62 centavos a la quincena. Por esa razón, los profesores del SNTE comenzaron a dejar de creer en esa organización, pues descubrieron, aunque ya lo sabían, que mientras sus líderes se servían con la cuchara grande, a ellos los tenían muertos de hambre.

OTRO DATO que llama la atención dentro de las probables candidaturas priistas, en este caso para diputado Federal por Zongolica, es el registro de Pedro Montalvo, a quien La Jornada, en su edición del 24 de Febrero de 2015, publicó: “La Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV) habrá de reintegrar a la Tesorería de la Federación la cantidad de 27 millones 478 mil 700 pesos derivado de exceso de pago en los avances de obra y sobre todo por haber liquidado obras fantasmas detectadas por la Auditoría Superior de la Federación en el Informe de la Cuenta Pública 2013”, el cual corresponde, precisamente al periodo en el que Montalvo fue director de ese organismo. Hay, hasta donde sabe, una investigación de la ASF en contra del ex funcionario Estatal y actual alcalde de Omealca, quien sin pedir permiso al Congreso ni al cabildo, acudió a registrarse a la sede del PRI acaso en busca del ansiado fuero constitucional por si las dudas. Y uno se pregunta: ¿a qué se arriesga el Revolucionario Institucional con semejante candidato?. La respuesta es simple: a que el actual Gobierno panista le encuentre pecadillos, incluso, por su paso en la dirección de Espacios Educativos, lo lleve ante tribunales y en pleno proceso se le pegue otra vapuleada al “tricolor” por corrupción. Pepe Yunes tiene muchas cualidades para ganar, pues su paso por la política no tiene mancha alguna, y acaso metiéndole toda la fibra del mundo logre convencer al voto indeciso representado mayoritariamente por los jóvenes. Es un hombre de palabra, respetuoso y caballeroso, algo que la sociedad no desdeña, pero con los candidatos que le están imponiendo, el trabajo será triple. A ver que pasa. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista