Peña, el salvador que no lo fue

2 diciembre 2015 | 10:10 hrs |

Este martes, en el marco de la glosa del Quinto Informe del gobernador Javier Duarte, compareció ante los diputados locales el secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca, Ramón Ferrari Pardiño, quien habló de la importancia de la producción en la entidad y del potencial para incidir en el desarrollo regional del país.
Ramón Ferrari sabe de lo que habla; ha sido dos veces titular de la Sedarpa. Ante los legisladores locales, dijo que se trabaja en asegurar la autosuficiencia alimentaria de los veracruzanos y que los números alcanzados en los principales cultivos son un orgullo para la entidad: el avance en la productividad, 15 por ciento, en las cosechas de maíz y frijol; el liderazgo nacional en el cultivo del café, caña de azúcar, vainilla, piña, limón, naranja y ganado bovino.
Dijo que las instituciones del sector agropecuario han recibido, durante el presente año, 10 mil 595 solicitudes de proyectos en las vantanillas del programa de Concurrencia, de las que el 70.7 por ciento fueron agrícolas; 27 por ciento, ganaderas; y 2.3, pesqueras y acuícolas.
Lo que llamó la atención es que contrario a otros miembros del gabinete estatal que han comparecido ante diputados locales, la presentación de Ferrari Pardiño no estuvo exenta de autocrítica, al apuntar que en materia de apoyos al campo, falta mucho por hacer.

ESTE MARTES, durante la sesión celebrada en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, fueron captados en su diálogo con el líder de la bancada priista en San Lázaro, César Camacho Quiroz, los legisladores veracruzanos Erick Lagos Hernández y Alberto Silva Ramos; el primero es coordinador de los diputados federales veracruzanos; el segundo, dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI.
La foto que ilustra el momento habla por sí sola sobre cómo se mueven, y en qué círculos, los representantes de los distritos de Acayucan y Tuxpan, respectivamente. Por otro lado, evidentemente, Beto Silva tiene un pie en la dirigencia del tricolor veracruzano y el otro, en su responsabilidad en San Lázaro, que ni abandona, ni descuida.

Y EN OTRA MEDICIÓN al llegar exactamente a la mitad de su administración, de acuerdo con una encuesta publicada por el periódico Reforma la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto aumentó –aunque usted no lo crea– por primera vez en los últimos 16 meses. Lo malo para el mandatario es que según esta encuesta, él y su gabinete siguen reprobados, pues durante el último cuatrimestre pasaron del 34 al 39 por ciento de aprobación entre la población consultada por el diario.
Así que Peña sigue siendo el mandatario peor evaluado de los últimos cuatro sexenios. No cualquiera.

Y, A PROPÓSITO, ¿se acuerdan que la revista Time llevó en su portada, hace casi dos años, al presidente Enrique Peña Nieto con el encabezado “Saving Mexico” (Salvando a México)? Bueno, pues ahora el mandatario priista volvió a ser punto de atención para un importante medio internacional, la revista Newsweek que, en aparente alusión a lo publicado por Time en aquel momento, tituló así su más reciente reportaje: “El salvador que no lo fue”. En esta ocasión, Newsweek en español lanzó una edición especial que lleva en su portada a Peña Nieto con un título que le da un giro de 180 grados no sólo a la portada sino al amplio artículo publicado por Time. Dice el artículo de Newsweek, escrito por el periodista Albison Linares, en su reciente edición: “A mitad del sexenio, el gobierno de Enrique Peña Nieto fracasa en su propósito de abatir los índices de pobreza. Por cada año de gestión, un millón de mexicanos ha engrosado la estadística de sobrevivientes, que hoy alcanza al 46.2% de la población. “Su gabinete se ha visto inmerso en escándalos de corrupción e impunidad, que comienzan con la propia figura del presidente. Tres años bastaron para destrozar la esperanza que muchos depositaron en el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI)”.

NOS CUENTAN que el “mapache” que se dice operador electoral del sexenio, Gabriel Deantes, ya tiene “terna” para la integración del Órgano Jurisdiccional Local Electoral (OJLE) que asumirá las funciones de tribunal electoral en Veracruz.
Los nombres que impulsa Deantes para que sean magistrados electorales son los de Gregorio Valerio (quien actualmente ya es magistrado y quiere seguir ahí, cuyo “padrino” es el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán), Yolli García (actual presidenta del IVAI), y Javier Hernández Hernández (ex consejero de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia del Estado). Esos serían los “palomeados” en el estado para llegar al órgano que se encargará, ni más ni menos, que de calificar la elección de Gobernador el año que entra.
Falta ver qué dicen en el Senado, donde se elegirá a los próximos magistrados electorales de Veracruz.

YA CASI CONCLUYEN las comparecencias de los secretarios de despacho. Por la mañana de este miércoles toca el turno al Secretario de Desarrollo Económico y Portuario, Erik Porres Blesa, quien junto con el gobernador Javier Duarte podrían ver coronado el esfuerzo de traer al estado de Veracruz la primera armadora de vehículos. Por la tarde de este mismo día, acude a hacer la glosa del informe Juan Octavio Pavón, quien por vez primera comparece ante los diputados locales. El coordinador general de Comunicación Social ha sabido sortear el vendaval mediático y ha puesto orden y disciplina en esa importante área de gobierno. Y ya el viernes, cierra con broche de oro el Secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, quien no se distrae en otras tareas que no sean las encomendadas por el mandatario estatal. El oriundo de Minatitlán insiste a amigos y colaboradores que él cerrará la administración junto con Javier Duarte.