Pemex, ¿fracturada por la delincuencia?

Tomas clandestinas no son obra de la casualidad; autoridades piden se investigue a “soplones”

Pemex es la base de la economía en esta región norte, pero también un riesgo en materia de protección civil. Foto: Misael Olmedo.
29 septiembre 2017 | 7:39 hrs | Misael Olmedo Sifuentes

Poza Rica, Ver.- La presencia de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la zona norte de Veracruz representa un riesgo en materia de protección civil, pero de igual forma en cuanto a seguridad pública, pues hoy en día son constantes las fallas por tomas clandestinas en sus líneas de distribución, además de asaltos a cuadrillas de petroleros que exigen mayor vigilancia dentro y fuera de la compañía.

En la entidad veracruzana la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) reconoció que existen tres zonas conflictivas en cuanto al robo de combustible: Córdoba-Orizaba; Minatitlán y Poza Rica-Tihuatlán-Coatzintla-Papantla.

En el caso de la zona norte el roble se extiende hasta municipios de la sierra norte de Puebla, donde Pemex mantiene operaciones que se han visto afectadas por tomas clandestinas, pero también por fallas que derivan de la falta de mantenimiento en los ductos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) estima que en los primeros cuatro meses del 2017 el robo de combustible aumentó en un 57 por ciento en comparación con años anteriores, siendo detectadas más de 3 mil 456 tomas clandestinas.

En mayo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció en Poza Rica el reforzamiento del combate contra el robo de combustible en Veracruz y Puebla, destacando que conocían los puntos en donde esta problemática había incrementado.

En Poza Rica, autoridades desconocen el número de ductos que se encuentran en el subsuelo. Foto: Noreste.

-Riesgo para la población
El pasado 18 de septiembre más de 300 habitantes de la comunidad Zacate Colorado, perteneciente a Tihuatlán, fueron evacuados tras detectarse una fuga de hidrocarburo  que se originó por una toma clandestina y la cual obligó a resguardarse en un refugio temporal, mientras Pemex acudió a realizar la reparación correspondiente del ducto.

Este tipo de casos de riesgo en comunidades de la región han incrementado y provocado contingencias, aunque hasta el momento sin registrarse pérdidas humanas.

El alcalde de Tihuatlán, Gregorio Gómez Martínez, manifestó que en el caso específico de dicha toma se reportó en diversas ocasiones pero Pemex no actuó de inmediato que desencadenó en una situación de riesgo.

Recalcó que han sido constantes las peticiones, en reuniones o a través de oficios, para que Pemex mantenga vigile de mejor forma sus ductos, pues incluso cuentan con algunos superficiales que son un riesgo.

Foto: Especial.

Recordó que en la zona conurbada en la colonia Plan de Ayala y Totolapa se han presentado fugas de hidrocarburo, representando un riesgo y que obligan a realizar un llamado a Pemex para mejorar la vigilancia en sus ductos.

“Cuidan un área y descuidan otra, nos ocupamos más de donde pudiera estar en riesgo la ciudadanía, es en donde estamos pendientes”, expresó sobre la promesa de Pemex de reforzar la vigilancia.

 

-Asaltos a trabajadores petroleros un riesgo latente
En el 2014, trabajadores petroleros de la sección 30 del STPRM realizaron una protesta a las afueras de Pemex Región Norte, en Poza Rica, a través de la cual exigieron mayor seguridad en caminos e instalaciones petroleras de esta región, debido a que en repetidas ocasiones las cuadrillas de trabajadores eran asaltados.

La ruta hacia instalaciones petroleras en los límites con Puebla es donde más se presentan asaltos a cuadrillas de trabajadores petroleros, incluso casos de violaciones a féminas.

Desde dicho año  se acordó que serían colocados retenes en los caminos, la mayoría de terracería, que conducen a instalaciones petroleras y mayores rondines por parte de unidades de elementos de Seguridad Pública y hasta Fuerzas Federales, que apoyarían a Seguridad Física de la empresa productiva del estado.

Los asaltos se han registrado sobre todo en los caminos hacia instalaciones petroleras que se encuentran sobre todo en los campos Tajín, Corralillos y Agua Fría, donde los trabajadores también implementan medidas preventivas.

Fuerza Civil, Ejército, Seguridad Física de Pemex, entre otras corporaciones, no han podido hacer algo por detener esta problemática. Foto: Misael Olmedo.

A la fecha el panorama no ha cambiado pues se siguen presentado este tipo de situaciones y de acuerdo con el secretario general de la Sección 30, Sergio Lorenzo Quiroz Cruz, es necesario que Pemex nuevamente realice estrategias que puedan disminuir este riesgo para la clase trabajadora.

Consideró que es insuficiente el número de elementos y unidades del departamento de Seguridad Física para poder realizar la vigilancia permanente en las instalaciones petroleras de esta región.

Temen complicidad de trabajadores petroleros
Pese a acordarse estrategias de combate a los hechos delictivos que afectan a Pemex y ponen en riesgo a la población de la zona, los delitos no han disminuido, situación por la cual se teme existan empleados e incluso funcionarios de la propia empresa coludidos con grupos delincuenciales.

El alcalde de Coatzintla, César Ulises García Vázquez consideró que el problema de los “chupaductos” también radica en la complicidad que existe de parte de funcionarios y trabajadores petroleros con la delincuencia que les dan acceso a la ubicación de las líneas de conducción de hidrocarburos.

“Siempre hemos exigido a Pemex que asuma su responsabilidad social sobre la inseguridad que generan sus instalaciones, eso de los chupaductos no son llaneros solitarios hay gente de Pemex que informa en donde están las líneas”, mencionó.

Destacó que desafortunadamente desde el gobierno federal no se han puesto en marcha acciones concretas para combatir la problemática.

“Si el gobierno federal se hace tonto yo no me hago tonto, alguien debe saber quiénes informan sobre dónde están las líneas de conducción, si saben en dónde se vende, quién lo compra por qué no ir al fondo del problema, no está asumiendo una responsabilidad social”, agregó.

Foto: Misael Olmedo.

Autoridades locales desconocen distribución de líneas
Reconocida como la base de la economía regional, la industria petrolera también es un riesgo en materia de protección civil, sin embargo, en los municipios no cuentan con información sobre las líneas en uso y desuso de la empresa que bajo el amparo de ser federal no ha sido obligada a proporcionar la información para incluirla en los atlas de riesgo de cada localidad.

La coordinadora regional de Protección Civil, Rocío Pineda Márquez; el director municipal de Protección Civil, Claudio Cervantes Guerrero y la regidora comisionada en Protección Civil en Poza Rica, Silvia Adriana Ortega Galindo, coincidieron en que no cuentan con un reporte detallado sobre las líneas de Pemex que atraviesan la ciudad.

De acuerdo con Claudio Cervantes Guerrero, en casos de contingencia por fugas de hidrocarburo solicitan a Pemex la información y está ha fluido, pero no se cuenta con un reporte a detalle de las líneas que están inactivas.

Mientras que Roció Pineda Márquez recalcó que por ser una empresa federal no puede intervenir la Secretaría de Protección Civil estatal y los atlas de riesgo municipales se actualizan pero no cuentan con los detalles sobre las líneas de Pemex.