Pastor droga, extorsiona y estafa a creyentes, podría ir a prisión (Video)

Podría ser demandado penalmente, por revelar la forma en la que ‘saca demonios’ y cura a sus feligreses en un templo

3 abril 2018 | 10:36 hrs | La Voz de Monclova

Coahuila.- Por drogar a quienes asisten a su iglesia y difundir imágenes de ellos sin permiso, el pastor Rodolfo Puente, podría ser demandado penalmente, por revelar la forma en la que “saca demonios” y cura a sus feligreses en un templo ubicado sobre la calle Juárez en la Zona Centro.

“Quisiera demandarlo y exponer el caso en el periódico, no supe en qué momento me grabó y porqué compartió el video en redes sociales, creí que era una Iglesia Cristiana, y mi familia y yo pensamos que le echa droga a la gente, unas gotas en los ojos y un aceite que dice es de olivo pero te deja el cuerpo engarrotado”.

Avergonzada, Natalia Macías Escoto narró que durante la curación que le hizo el pastor le colocaron unas gotas en los ojos y “con eso me fregó, yo sólo iba en busca de ayuda”.

“Algo le echa a la gente con las gotas en los ojos para que nos pongamos así, como en trance y yo al día siguiente me sentía muy mal, con la piel endurecida en el cuello y las manos, con los brazos engarrotados”, contó Macías a Zócalo Monclova.

‘YO IBA BUSCANDO AYUDA Y ME FREGÓ’

Natalia Macías Escoto habló para Zócalo Monclova sobre su experiencia en el Templo Impacto de Fe y Poder, para la “Salvación, Sanidad Divina, Liberación, Restauración y Derramamiento del Espíritu Santo”; a donde fue porque ella se sentía sola y triste y quería escuchar la palabra de Dios.

Actualmente Natalia se siente avergonzada debido a la publicación de un video en el que presuntamente ella es exorcizada, de lo cual no tiene memoria y le está afectando tanto en su vida cotidiana como en el trabajo, donde más de una persona le ha hecho burla, y fue su madre quien no cayó en el trance como el resto de la gente, quien le contó lo que había pasado.

“El pastor dice que no lo hace por dinero, pero mi mamá me dijo que cuando pidió que cerráramos los ojos, ella no lo hizo, y entonces pasó una canasta cubierta por terciopelo rojo para que depositáramos dinero, yo puse 50 pesos me dijo, pero hubo quienes pusieron billetes de 200 y 500 pesos, y al pastor se le deshacían las manos por agarrarlos”.

GOTAS PARA LOS OJOS

“Fui dos veces al templo, luego de la primera mi mamá me dijo; yo no vuelvo a ir, eso está bien mal; pero como a ella nunca le gusta lo que hago, regresé, pero sin imaginar que me iba a usar y exponer en redes sociales; motivo por el que le mandé unos mensajes que no contestó y le marqué a su teléfono celular pero el número cambió o ya no existe, dijo la operadora”, agregó Natalia.

“Yo iba buscando ayuda y me fregó, ¿qué daño le hice para que me tratara así?, mi hermano y mi cuñada piensan que algo le echa a la gente con las gotas en los ojos para que nos pongamos así, como en trance y yo al día siguiente me sentía muy mal, con la piel endurecida en el cuello y las manos, con los brazos engarrotados”.

“Pensamos que es peligroso lo que hace y estoy pensando en demandarlo aunque no tengo tiempo para eso, pero es importante para que no le pase lo mismo a más gente”, finalizó.

“COSAS DEL DIABLO”

Natalia explicó que para el pastor Rodolfo Puente, cosas como los tatuajes son del diablo, incluyendo las joyas, como le dijo cuando le pidió un anillo de plata y en la calle en plena banqueta lo destrozó con un mazo, para después decirle que tenía que destruir su anillo de oro y sus aretes porque los había hecho un brujo, indicándole que se los diera.

“Lo mismo le hizo a otra gente necesitada de escuchar algo positivo, pero ese hombre no habla palabras de Dios, es un charlatán que habla en otro idioma”.

“Mi madre me dijo que las venas se me saltaban muy feo en el cuello, y que todos los que fuimos ese día comenzamos a vomitar, para lo cual nos pusieron enfrente un papel del color que se usaba antes para las tortillas, donde se podía ver sangre”.

Lo que hace el pastor es peligroso, señaló por último Natalia, porque no sólo daña la moral de las personas, sino que pone en riesgo su trabajo, y peor aún la salud, como la de su mamá quien tiene problemas del corazón y les da sustancias que podrían ser una droga, de entre las cuales ella conserva una botella de un supuesto aceite de oliva que le costó 80 pesos.