Panistas en riña

5 mayo 2015 | 10:17 hrs |

José Antonio Pérez Vian, exalcalde de Ixtaczoquitlán (1998-2000), un día abandonó el seminario y se fue por la política. Cura arrepentido. Llegó a la osadía de dar confesiones, sin estar autorizado para ello, solo por sus iluminaciones celestiales. Como alcalde fue perseguido por la PGJ. Acusado de peculado y abuso de autoridad, sorteó los vendavales de la Toma, que es una cárcel, como la de Cananea, aunque no esté situada en una mesa y no fue procesado a causa de su torpeza. Desde el día que abandonó la alcaldía, el PAN, su partido, no le dio espacio. Así vinieron llegando uno a otro alcaldes priístas, hasta llegar al de ahora, Aquileo-feo, candidato de relevo, cuando el partido aprieta.  Brota Pérez Vian ayer en noticias de primera, porque, leído en el diario El Sol de Córdoba-Orizaba, fue y armó un pancho, un zafarrancho en la mera cara de Miguel Ángel Yunes Linares y el invitado de honor, un tipo bien, con cara de buenito, Ricardo Anaya Cortés, de 36 años, pastor de los 114 diputados federales del PAN, un amigo personal del presidente Gustavo Madero, a quien le cubrió la cancha en la presidencia interina. Un joven cuya carrera algún día lo pondrá en la candidatura a la presidencia de la República, como los priístas aman y quieren situar a Aurelio Nuño Mayer, que si es Mayer es bueno. A ese le ven espolones para contender, próximamente, porque al chinito Osorio Chong la delincuencia cada día lo desinfla. Con los sucesos de Jalisco, hubo un sector que pidió su renuncia y querían ubicar allí a Manlio Fabio Beltrones. Pero estaba con el cura Pérez Vian. En un hotel cordobés, donde era la reunión de unidad, al grito de: ‘ni un voto a Juan por las cochinadas del PAN’, llegó a arremeter contra Juan Bueno Torio, a quien acusa de imponer al pariente, Juan Gerardo Perdomo Abella. Una élite de panistas. No pasó de unas cachetadas guajoloteras, entre las cuales en el montón agredieron a periodistas, que decían que aquello parecía Irak. No pasó a mayores. Ricardo Anaya se llevó su rostro, quizá dijo lo de Kennedy: ‘perdono a mis enemigos, pero nunca olvido su rostro’. Es famosa una anécdota de Pérez Vian. Cuando era presidente municipal de Ixtac, viajó con un amigo a España, en Madrid intentaba que le dieran una factura a nombre del Ayuntamiento de Ixtaczoquitlán. Para ello, entregó la Cedula de Identificación Fiscal mexicana. El amigo le dijo: ‘eso no te sirve allá’. Intentaba deducir a las dos haciendas, la española y mexicana.

 

REGIDOR CAIDO

En Fortín de las Flores, que un día fue feudo de don Antonio Ruiz Galindo, dueño del hotel cuya alberca llenaba con gardenias y allí se cantaba: ‘Dos gardenias para ti, con ellas quiero decir, te quiero…’ ha caído en desgracia un exregidor, Diego Alberto Mendoza Nava, detenido por la autoridad  por peculado. El Orfis, que no sirve para nada, los acusó de faltante de 46 millones, al alcalde y tribu que le acompañaron en los trastupijes de ese pobre municipio. Deben entender todos los funcionarios, alcalde y tesorero, síndico único y el regidor que lleva los asuntos de Hacienda, que ellos cuatro son responsables ante la ley, de los malos manejos. Quizá este regidor no sea tan culpable, pero al firmar las actas al alcalde tentón, César Torrecilla Ramos, que huye como Forrest Gump y no deja de correr, el mismo regidor se echó la soga al cuello.

 

LOS DESAPARECIDOS

Otro esquema que nos ha aterrorizado, que es también pan nuestro de cada día, el asunto de los desaparecidos. México se encontró de repente con miles de desaparecidos. Aunque no hay una cifra oficial, se habla de más de 23 mil, en todo el país. A principios de sexenio, el gobierno federal reconoció esa cifra mortal. Y cada uno de nosotros, en su comunidad, en su pueblo, en su colonia, en su aldea, sabe y conoce nombres de gente que ha sido desaparecida, hombres y mujeres, jovencitas que una mañana salieron de su casa y jamás regresaron, y las madres y los padres buscan con ansiedad en todos los sitios. Ante ello, la misma Cámara de Diputados reformó un Artículo Constitucional, donde con 403 votos a favor, uno en contra y una abstención, se acortan los tiempos legales para darlos por desaparecidos. O muertos. De dos años baja a seis meses para solicitar la declaración de ausencia de persona. Y de seis años a dos para darlo por muerto. A eso hemos llegado, es que también oficialmente cuando alguien desaparece, no hay argumento para darlo por muerto, pues nunca aparecen los cuerpos. Ni hay una constancia oficial o un parte de defunción o médico. A eso hemos llegado.

 

EL CUMPLE DE GONZALO

Un hombre bueno y trabajador cumplió años. Buen esposo, buen padre, buen hijo. Gonzalo Gómez Baham. Le digo que su madre lo parió un Primero de Mayo para que trabajara toda su vida. Así lo ha hecho. Cumple 63 años, de los cuales 35 se los ha dedicado a Notiver, el diario de los veracruzanos,  siempre fiel al jefe, siempre fiel a la familia, siempre fiel a sus compañeros de periódico, a todos. A su trabajo y a su empeño. No hay día que no esté siempre al pendiente de las cosas necesarias. Es querido y apreciado el buen Gonzalo. Lo celebró con su esposa, Rosa Báez de Gómez, y sus hijos, Alejandra y Gonzalo. He de verlo estos días para darle su abrazo. Mientras, que vaya por otros 63, en esos primeros de mayo memorables. Felicidades.

 

Ganaron Los Tiburones, fuera de casa. Un triunfo excelente. Rumbo a la liguilla.

Camelot