¿Pagarías 150 euros por una sandía?

La moda se ha extendido a todo tipo de formas, como corazones o pirámides

Foto: web
7 agosto 2017 | 17:58 hrs | EL PAÍS

Las sandías ya no solo son una fruta refrescante sino que también se han convertido en un adorno. La idea surgió en Japón en los años ochenta, cuando un agricultor introdujo una pieza de esta fruta en un molde con forma de cubo para facilitar su transporte y para que ocupase menos espacio en la nevera. Casi cuatro décadas después, las sandías cuadradas se han convertido en el ornamento de moda.

Los japoneses pagan hasta 150 dólares por una pieza, que puede aguantar hasta un mes en una habitación sin necesidad de refrigeración. Con el éxito, los productores ya buscan nuevas formas y están apareciendo en el mercado sandías con forma de corazón o incluso de pirámide.