Pagani trabaja en el diseño de su primer auto deportivo eléctrico

El futuro llegará para todos. Hasta para los fabricantes de autos más tradicionales

2 marzo 2018 | 10:54 hrs | Infobae

El futuro llegará para todos. Hasta para los fabricantes de autos más tradicionales. El futuro de la industria automotriz se presume inteligente y ecológica, autónoma y eléctrica. La dictadura del tiempo hará que las marcas evolucionen hacia un nuevo paradigma o quedan anacrónicas, fuera de tiempo. Pagani Automobili es un clásico fabricante de deportivos exclusivos, casi boutique. Su presidente y fundador es el diseñador y constructor argentino Horacio Pagani, quien reveló cómo se adecuará la marca a la doctrina de los autos del futuro.

Reconoció que fabricarán un deportivo de propulsión eléctrica. “Estamos trabajando en la investigación del auto eléctrico, vamos a hacer un auto eléctrico. Estamos dedicando mucha energía y un plantel de más de 20 personas en este proyecto”, anunció en diálogo con Canal 3 de Rosario. Pero advirtió que la demanda de sus clientes no es compatible con el horizonte del sector: los consumidores siguen pidiendo máquinas con motores térmicos.

Contó que el tercer modelo de Pagani en el que está trabajando mantendrá el motor Mercedes-AMG: “Será un biturbo sin ayuda híbrida, que cumplirá con las normativas de emisiones de California, que son las más exigentes del mundo”. Desmintió que se combinarán con propulsores híbridos y confirmó que por lo menos hasta 2025 sus creaciones se alimentarán de una motorización tradicional.

También respondió al otro cambio rupturista que procuran incorporar los autos del mañana. Su postura es restrictiva a la tecnología de conducción autónoma. Contó que se compró un Porsche 911R porque tiene cambios manuales. “No tienen una lógica, son juguetes”, argumentó. Su filosofía es crear autos que se puedan disfrutar: “Un auto inútil como el mío, que es un juguete, como también puede ser una Ferrari, son vehículos que se disfrutan si se los maneja. Parece increíble pero pasamos de una caja con doble embrague a que la gente vuelva a pedir transmisiones manuales”.

La ideología de Horacio Pagani no es única. El año pasado Maurizio Reggiani, jefe del departamento de Investigación y Desarrollo de Lamborghini, despreció el advenimiento de los autos sin conductores. “Si te compras un Lamborghini, lo haces para divertirte y para disfrutar de la conducción. Si hablamos de conducción autónoma real, creo que seremos los últimos en ofrecerla”, adujo. El fabricante italiano acaba de rendirse, sin embargo, a la moda de los SUV. Lanzó, recientemente, el Urus, un modelo que cautivó la escena automotriz global. Reggiani avisó que tendrá “todos los elementos de un vehículo premium, pero nada que se acerque a la conducción autónoma”. Para que quede claro.