Otro mega fraude en el bienio de YUNES por el congreso

2 abril 2019 | 16:21 hrs | Redacción Versiones | Estatal

Los 22 municipios veracruzanos que firmaron, con el aval del Congreso Local, contratos de Asociación Público- Privadas en su mayoría con la empresa NL Technologies SA de CV, para la modernización del servicio de alumbrado público en sus demarcaciones, enfrentan un grave problema no sólo por las irregularidades en que habrían incurrido con estos convenios, sino también por el posible desvío de recursos.

Y es que a la fecha, según documentación en poder de Versiones.com.mx que fue entregada al Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), la empresa no ha cumplido con los compromisos establecidos en el acuerdo y no hay certeza de que las luminarias que ya instaló sean de la calidad y especificaciones tecnológicas requeridas para que el ahorro del consumo eléctrico sea una realidad.

Se trata de los municipios de Atzacan, Banderilla, Carlos A. Carrillo, Castillo de Teayo, Cerro Azul, Chalma, Chontla, Citlaltépec, Cosamaloapan, Fortín, Gutiérrez Zamora, Ixhuacán de Los Reyes, Medellín, Ozuluama, Pánuco Perote, Poza Rica, Tihuatlán, Tuxpan, Boca del Río y Veracruz, estos dos últimos hicieron el convenio con una empresa distinta.

HASTA UN AYUNTAMIENTO DE MORENA LE ENTRÓ AL “NEGOCIO”

Entre los años 2017 y 2018, sus administraciones (diez panistas, cuatro perredistas, tres priistas, dos de Movimiento Ciudadano, una de Nueva Alianza, una del Verde y una de Morena), pidieron el aval del Congreso del Estado; no obstante, el propio Orfis, al analizar sus cuentas públicas 2017, emitió observaciones por la manera en que se constituyeron estas asociaciones.

El esquema permitiría a los municipios obtener ahorros en la facturación por concepto de consumo de energía eléctrica, al modernizar la red de alumbrado público con luminarias con tecnología inteligente y asegurar el mantenimiento permanente de este servicio público; y la empresa recibiría un pago mensual por ello, con los recursos ahorrados.

Pero el ente auditor de nuestra entidad detectó que se implementó un esquema de financiamiento sin el debido cumplimiento de la reglamentación de la materia, es decir, no hay constancia de que estos municipios tengan un balance positivo a largo plazo.

NO SE INSCRIBIERON LOS CONTRATOS EN EL REGISTRO PÚBLICO DE DEUDA PÚBLICA

Además indicó que no se llevó a cabo la inscripción de los contratos en el Registro Único de Deuda Pública; que existen inconsistencias en los estados financieros; que faltó la publicación de los instrumentos jurídicos relacionados con los convenios de asociación.

También se observó la falta de expediente técnico y principalmente, del dictamen técnico que determine la viabilidad del proyecto y en algunos casos, falta de formalidades en la suscripción de los acuerdos. Adicionalmente, la falta de soporte documental del esquema de asociación contratado (fianzas, seguros, avisos de terminación, actas de entregas- recepción).

PÁNUCO, EL CASO MÁS ESCANDALOSO; PAGARON 26 MDP POR 9 MIL LUMINARIAS Y ¡SÓLO INSTALARON 600!

Cabe precisar que en el caso de Pánuco, el presunto fraude ascendería a 26 millones de pesos, lo que costó la firma del contrato que permitiría la instalación de 9 mil luminarias. Este acuerdo se dio cuando el ahora diputado federal, Ricardo García Escalante, era alcalde de esta demarcación.
En el informe que tiene el Orfis sobre estas irregularidades, se especifica que a la fecha sólo se han instalado en Pánuco 600 focos LED, sin que hayan pruebas de que cumplan con la normativa vigente, es decir, era indispensable la certificación de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

LUMINARIAS DE MALA CALIDAD

Por lo que si se comprueba que las luminarias instaladas son de menor calidad, la vida útil de éstas podría fenecer antes de concluir las presentes administraciones municipales (en 2021).

El problema referido en el párrafo anterior, según se explica en el reporte, pasaría del incumplimiento contractual, de las responsabilidades administrativas y del daño patrimonial por el desvío de recursos públicos hacia una verdadera afectación para la ciudadana.

Y es que en caso de que las lámparas instaladas se dañen antes de lo previsto, los gobiernos de dichos ayuntamientos y la empresa no tendrían solvencia económica para sustituirlas, quedando en evidencia el error del modelo financiero y ejecución del programa.

Reportaje del portal Versiones