Otro discurso para ‘combatir’ la violencia contra periodistas

17 mayo 2017 | 22:17 hrs | Javier Roldán Dávila

La simulación del poderoso también mata

Ayer fueron convocados a Los Pinos todos los gobernadores del país y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el motivo del encuentro, fue el de establecer lineamientos para proteger el ejercicio periodístico.

La urgencia de la reunión se originó por la ejecución del comunicador Javier Valdez, el sexto en lo que va de 2017, no obstante, hay una cosa que lo diferencia de los otros cinco: Valdez había sido laureado en Nueva York y la Universidad de Columbia por su valiente cobertura del narco y ponerles nombre y rostro a las víctimas’, por ello, hubo una condena internacional, lo que generó el consabido extrañamiento al gobierno de Peña Nieto.

A pesar de que todos somos iguales ante la ley (nos han dicho), los homicidios de Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez y Filiberto Álvarez, no ameritaron que los mandones se juntaran para demostrar su ‘preocupación’…al menos.

Pero lo trágico no es la grosera inequidad en el trato, sino, que la cumbre sirvió sólo para la tradicional parafernalia de la política mexicana: dar discursos. Chequemos una pequeña muestra del ‘gran compromiso’ del Tlatoani: “Lucharé hasta el último día de mi mandato a fin de fortalecer las condiciones para el ejercicio pleno del periodismo profesional, riguroso y valiente que México necesita.”…sin comentarios.

Lo que Peña y demás asistentes eluden asumir, es que mientras no haya castigo para estos crímenes y cualquiera otro, se seguirán cometiendo, pero como dijimos ayer: tenemos políticos que se fugan de las circunstancias cotidianas.

¡Joder!

*Esta es opinión personal del columnista