Omran, a casi un año del bombardeo de Alepo

Las imágenes de agosto de 2016 fueron distribuidas por Aleppo Media Center, un grupo activista contrario al Gobierno sirio

Foto: Web
6 junio 2017 | 19:15 hrs | El País

En agosto de 2016, cuando la guerra en Siria cumplía ya más de cinco años, la foto de un niño anónimo en una ambulancia de Alepo dio la vuelta al mundo. La imagen de Omran Daqneesh – después supimos su nombre y toda su historia – con la mirada perdida, cubierto de polvo y sangre, destacó entre las otras para recordarle al mundo que en Siria seguía habiendo bombardeos y que miles de niños sufriéndolos. Ahora, casi un año después, hemos podido ver de nuevo a Omran. Y esta vez sonriendo.

Las imágenes de agosto de 2016 fueron distribuidas por Aleppo Media Center, un grupo activista contrario al Gobierno sirio. Las heridas por las que estaba siendo atendido en la ambulancia se las provocó un bombardeo que destruyó su casa, y que fue provocado por las fuerzas rusas o sirias. Ahora, diez meses después, es una periodista del otro bando y cercana al régimen de El Asad, la que ha publicado una entrevista con el pequeño y su familia.

Foto: Web
Foto: Web

El vídeo fue colgado en Facebook en la noche de lunes por la reportera, Kinana Allouche. En él, el padre de Omran le dice a Allouche que ha cambiado el nombre a su hijo para mantenerlo a salvo. También asegura a la cámara que la familia no quiere abandonar Siria y acusa a los rebeldes de intimidar a la familia.

Valerie Szybala, de la ONG Syria Institute, una organización centrada en lo que ocurre en el país, ha indicado a Reuters que es poco probable que la familia de Omran haya hablado libremente. “Ahora están bajo control gubernamental y sabemos que es un gobierno que arresta y tortura a aquellos que se oponen de forma pública a él. Para mí, la situación parece sugerir que están probablemente coaccionados”, dijo Szybala a la Fundación Thomson Reuters.

Foto: Web
Foto: Web

El corresponsal del diario británico The Telegraph en Oriente Medio, Raf Sanchez, fue de los primeros en contar la historia de Omran y hablar con los médicos que lo atendieron después de que la imagen se hiciera tan popular. Este martes explicaba que la familia no ha querido atender ningún medio internacional que no sea cercano al régimen de El Asad. Kinana Allouche, la periodista que ha publicado las imágenes, protagonizó el año pasado una polémica por subir a sus redes sociales selfies con cadáveres de rebeldes de fondo.

Link de la nota: http://verne.elpais.com/verne/2017/06/06/articulo/1496765286_683332.html