¿Ojeras?, cúbrelas de acuerdo a su color

Foto: web
28 abril 2017 | 14:18 hrs | Soy Carmin.com

Uno de los problemas estéticos que más nos molesta son las ojeras. No hay nada peor para nuestro aspecto que lucir una mirada cansada, que te roba vida y luminosidad.

Los desvelos constantes, el uso de dispositivos electrónicos e incluso la genética, son las principales causas de las molestas ojeras y aunque existen un sinfín de remedios para suavizarlas, el maquillaje sigue siendo una de las soluciones más efectivas y rápidas.

El problema viene cuando no sabemos identificar el tipo de ojeras que tenemos y usamos algún producto que termina empeorando todo. Por ello, te voy a explicar 3 formas de cubrirlas por completo dependiendo de su color.

OJERAS SUAVES

Estas son un par de tonos más oscuras que tu color de piel natural, pero no son tan notorias. Con aplicar un corrector de tu tono de maquillaje regular, será suficiente. Solo necesitas agregar un poco más de luz a tu mirada y no tanto equilibrar los tonos desiguales que se ven en la piel.

OJERAS GRISÁCEAS

Estas se identifican por dar un aspecto más sombrío a la mirada y generalmente aparecen en mujeres con tez pálida. En este caso si es necesario hacer un equilibrio entre el tono de la ojera y color de piel, por lo que un corrector color salmón o rosado te será de mucha ayuda. Si no tienes un corrector disponible, puedes aplicar unos toquesitos de labial mate del color indicado y después aplicar una capa de polvo compacto para sellar.

OJERAS VIOLETAS

Las ojeras de color violeta tienden a salir en personas que ya lo traen genéticamente programado. Por más que descanses y apliques productos para eliminarlas, las sombras persisten. Esto se debe a que es una pigmentación natural de la piel en la zona de los ojos y no resultado de una mala noche de sueño. Es decir, desaparecerlas por completo quizá sea imposible, pero sí puedes disimularlas al máximo aplicando correctores rojos o anaranjados.

RECOMENDACIONES

Lo mejor para que tu maquillaje luzca parejo, de color uniforme y con mucha luminosidad, es aplicar un corrector ligero que no forme grietas ni grumos, ya que solo estaríamos empeorando el aspecto.

También la forma de aplicación es importante, no cubras directamente la zona de la ojera con el producto de tu elección, sino que deberás aplicarlo un poco más abajo en la zona central del pómulo, para que se haya un reflejo de luz hacía arriba.