Ofrecen limpias y hechizos curanderas de Orizaba el primer viernes de marzo

Jóvenes, adultos y abuelos acuden al zoco donde venden yerbas y amuletos para encontrar el amor, un empleo o dinero

Imagen ilustrativa
28 febrero 2017 | 11:19 hrs | Emilio González Gómez

Orizaba, Ver.- El primer viernes de marzo, curanderas del mercado Melchor Ocampo, realizan hechizos, rituales, limpias, y venden pócimas para atraer las energías positivas del universo; es la fecha perfecta para despojarse de las malas vibras, y purificar el aura.

Jóvenes, adultos y abuelos acuden al zoco donde venden yerbas y amuletos para encontrar el amor, un empleo o dinero.

Juana Rosas, yerbera del zoco, dice que el primer viernes de marzo es “la fiesta de las plantas”.

Explicó que es la fiesta de las plantas porque es cuando realmente se da uno cuenta que somos parte de la naturaleza, nos integramos con ella, pertenecemos a ella, “la naturaleza nos sana, nos nutre, nos purifica, nos trasmuta en algo positivo”.

Afirmó que el primer viernes de marzo es muy sagrado, porque se utiliza para purificaciones, las limpias es una tradición de índole prehispánica, “los prehispánicos siempre consideraron que las plantas tenían vida e incluso algunos estudiosos de la nueva era, dice que son elementales, cada árbol, cada planta tiene energía tiene vida, es un espíritu”.

Es cuando se celebra el gran Sabat, y con ello inicia la preparación para recibir el equinoccio de primavera, “recordemos que siempre las civilizaciones anteriores realizaban ciertos rituales, entonces, las limpias del primer viernes de marzo, son los preparativos para recibir el equinoccio de primavera el 21 de marzo”, abundó.

Para las limpias se utilizan las plantas aromáticas, como la albaca, la ruda, la Santa María, el romero, el sauco y tantas más que abundan en el valle de Orizaba. “El aroma de estas plantas te nutren, te da un mejor estado de ánimo, el huevo es un simbolismo, significa la víctima, es el que absorbe la mala energía negativa, el circulo de fuego alrededor de la persona, hace una remembranza de purificación, volvemos a nacer, nos permite transmutar a un nuevo comienzo”, apuntó.