Nuevo polo

29 agosto 2016 | 10:01 hrs |

Por Mario Noriega Villanueva

Lo dijimos con toda oportunidad pero tanto al gobierno federal como más el del estado, no hicieron ni lo mínimo posible por preservar a Poza Rica, como núcleo de desarrollo. Actualmente, ha cedido su puesto en cuanto a desarrollo económico al puerto de Tuxpan. Así como advertimos que la súper carretera México-Tuxpan dejaría aislada a esta urbe, se concreta y se consolida al puerto, como el nuevo polo de desarrollo del norte de Veracruz, debido a la inversión de  recursos como nunca jamás se hizo con Poza Rica, de no haber sido por la extracción del petróleo.

Como Poza Rica que fue productor líder del hidrocarburo y también en una temporada de gasolina, quizá por eso ninguno de los gobiernos federal o estatal, le ayudaron para que se promovieran inversiones también en otras áreas para que sirvieran de apoyo  y no exponerla a sufrir lo que ahora cuando todo se ha complicado por la terrible inseguridad que se padece. Entonces Poza Rica  conocida como “la capital petrolera de México”, era Poza Rica, un municipio pujante, rico que avanzaba incontenible hacia el progreso. Hoy, de eso, no queda sino el recuerdo.

Se terminó el apapacho eso sí, de la Federación vía Pemex y las concesiones para que gente del sector petrolero fuera la que rigiera los destinos de esta ciudad, ahora como alcaldes, diputados locales, diputados federales y ¡hasta tuvimos un senador! –Samuel Terrazas Zozaya–, pero quienes por los compromisos que habían adquirido, se olvidaron de la gestión y carecieron de visión para proyectar el futuro y la permanencia de esta ciudad como eje de desarrollo económico, político, social, cultural, deportivo y todos los aspectos.

Hoy todo eso quedó en el olvido, las glorias petroleras, los triunfos constantes de los atletas pozarricenses que llegaron a convertirse algunos en líderes en diversas ramas a nivel estatal, nacional e internacional y recuerdo esto porque hace unos días veía en el Facebook, a quien fuera uno de los chapulines más destacados que han surgido de aquí, aunque es nativo de Cazones: doctor Víctor Vicente Herrera, cuyas hazañas me tocó reseñar en mis inicios en esta actividad emocionante cuanto riesgosa.

Hubo alcaldes muy buenos, pero que se hallaban limitados para gestionar y cuando menos uno más que por presumir que Poza Rica tenía resuelto su problema educativo en cuanto a espacios, pero no sobrado como lo dijo ante el entonces presidente Luis Echeverría Álvarez, en una oportunidad que se perdió lastimosamente cuando el mandatario preguntó a una delegación que lo visitaba en Los Pinos, cuando se pudo lograr el apoyo para apuntalar el desarrollo que ya se vivía.

Pero en fin, todo tiene un principio y todo un final. Así le sucederá a Tuxpan donde su pueblo ya empezó a inquietarse porque siendo importantísima productora de electricidad, le están empujando tarifas muy caras. Ojalá que empujen y obliguen a sus autoridades para que no suceda lo que a Poza Rica, porque no deben olvidar que todo lo que empieza, sin lugar a dudas, termina. Ahora están engolosinados, ¡cuidado!

Debo decirles que volví a sentir que vivía, al sentarme a la computadora a hacer esta colaboración para varios medios, después de una semana de reposo obligado. Afortunadamente ya estoy en franca recuperación de una intervención quirúrgica y volverán a leerme. Gracias por su comprensión.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com