Nuevas reformas permiten detectar cualquier anomalía: Orfis

Ahora se pueden verificar obras y recursos conforme se van ejerciendo; a tiempo detectaría desfalcos

22 enero 2019 | 22:10 hrs | Redacción Noreste | Estatal

Xalapa, Ver.- Con motivo de la comparecencia del Auditor Superior del Estado, el contador Lorenzo Antonio Portilla, ante el Congreso del Estado, me pareció conveniente poder con él algunas de las preocupaciones que como periodista advierto entre la sociedad veracruzana respecto de la actuación del Órgano de Fiscalización Superior.

Con ese propósito lo busqué y, gentilmente, tuvo la amabilidad de invitarme a tomar un café con él en sus imponentes y pulcras instalaciones del Arco Sur de la ciudad de Xalapa. De inmediato acepté la invitación, con la condición de que no hubiera limitación alguna a las que le podría formular y que todo lo que se dijera en esa reunión sería “on the record”, es decir, que podría publicarla en la forma que yo considerara conveniente.

Como una introducción a los temas sobre los que iba a versar nuestra conversación, el contador Portilla me explico, con gran amplitud, las tareas que realiza ese órgano autónomo, empezando por referir las importantes reformas legales que se han implementado a partir de las creación del Sistema Nacional Anticorrupción, que, entre otras disposiciones, derogó los principios de anualidad y posterioridad que limitaban el quehacer de los entes fiscalizadores. Esto es, que sólo podría revisar ejercicios completos (reflejados en la cuenta pública anual), una vez que se hubiera cerrado el ejercicio correspondiente.

Ahora, ya puede revisar la contabilidad de los entes fiscalizables (como se llama en esa jerga burocrática a los gobiernos y sus dependencias, incluidos los poderes y los órganos autónomos) conforme se va ejerciendo el gasto público, lo que permite detectar cualquier anomalía con oportunidad para evitar el daño al patrimonio de esos entes, que finalmente, es el de todos los veracruzanos.

Esta medida, en apariencia simple, tendrá grandes efectos en las futuras revisiones que hagan los auditores públicos, ya que limitará las áreas de oportunidad para los funcionarios que no sean honestos y permitirá una mejor aplicación de los recursos públicos a lo que deben destinarse.

Como logros de su gestión habló de los sistemas que han desarrollado que permiten homologar entre ese universo de entes fiscalizables (más de 300) su contabilidad, el avance físico y financiero de la obra pública e, incluso, la evaluación y la fiscalización, que están disponibles en línea, y en forma gratuita, para los usuarios, y cuyos resultados los puede consultar cualquier persona que se interese en ellos a través de la página electrónica del ORFIS. Estas herramientas se llaman SEGISVER, SIGMAVER, SIMVER y COMVER, de gran utilidad para la administración pública.

También comentó que el organismo a su cargo fue el primero en el país en poner una denuncia penal en contra de un gobierno todavía en funciones, el de Javier Duarte, por un daño patrimonial de más de 1,300 millones de pesos. Por cierto, a la fecha el ORFIS ha presentado denuncias penales por más 33,000 millones de pesos ante la Procuraduría del Estado y la ahora denominada Fiscalía General.

Como puede el lector observar, la plática fue larga e interesante, y en una próxima entrega haré referencia a los planteamientos que le hice al Auditor Superior y las respuestas, por cierto muy amplias que me dio.

Finalmente, quedé con la grata impresión de estar frente a un profesional de la fiscalización muy serio y responsable, abierto a todo tipo de cuestionamientos para los cuales siempre tiene un respuesta clara y adecuada, y que no pierde en ningún momento la serenidad que se requiere para el tipo de funciones que tiene a su cargo.