Noviembre llega

8 noviembre 2018 | 7:15 hrs | Gilberto Haaz Diez | Gilberto Haaz Diez

*Del Portal del Padre Helkin: “Justicia sin misericordia es crueldad, y misericordia sin justicia genera disolución”. Santo Tomás de Aquino. Camelot.

NOVIEMBRE LLEGA

Avanza noviembre a velocidad luz. Ya vamos llegando a media quincena y el año se va muy rápido, ay yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas, diría la canción casi navideña. A mi llegada a la aldea, encontré mi pueblo revuelto y enlutado, de Pueblo Mágico pasó a ser Pueblo Trágico. Es el mes penúltimo del año, el de la muerte del presidente Kennedy, y el mes donde se entrega la estafeta de la presidencia vapuleada de Peña Nieto, el peor presidente en la historia del país, con la llegada de los nuevos, uno que anduvo muchos años tras el puesto y por fin le cayó, aunque con un desgate terrible porque, aún no toma protesta y la gente se pregunta qué cuándo se va. Más la revista Proceso del maestro Julio Scherer, que le asestó una portada criminal, de esas que no tienen desperdicio, y un texto que, aunque no compaginaba mucho con la entrevista dentro, a Valadez, la portada y el encabezado lo liquidaban. Lo pintaban flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones, avejentado, muy marchito, luego de que en esos mismos días el chaval, al hijo le vieron en un hotel madrileño de los de 500 euros la noche (Ay mijito, diría Minga), el Villa Magna, donde llegan las estrellas de Hollywood y los pudientes. Proceso le encestó dos títulos: “AMLO se aísla”. Y “El fantasma del fracaso”. Una portada es como una caricatura, te mata al primer hervor y te coces. La revolución de eso llegó hasta la esposa de Andrés Manuel, doña Beatriz, que se metió al enredo. La libertad de expresión así es y Proceso la ha ejecutado hace añísimos, y si porque un hijo de Scherer allí labora de jefe del jurídico, se equivocan frescos y fragantes capullos de que la afamada revista será una aplaudidora del tabasqueño. Chairos, callaos y aguanten vara.

LOS NIÑOS DE CASA HOGAR

A mi llegada, visité los pendientes, a los niños de casa hogar la Concordia, 15 de ellos, les había prometido un par de balones de la tienda del Real Madrid, la de La Gran Vía, una tienda muy lujosa donde te envuelve la magia de ese equipo, que hoy anda de capa caída y no encuentran rumbo ni buen viento a favor. Pero la tienda es una joya, una de las más nuevas y modernas, toda en contraste con la primera en Puerta del Sol en la Calle del Carmen, que es más vieja que Matusalén, deben tener unas diez tiendas, en contraste con una sola del Atlético de Madrid. En Madrid todos son madrileños del Real. Llegué con los niños y se alegraron los corazones al tener su par de balones de esa tienda señera. Y les cumplí con la palabra empeñada de que, a mi regreso, les daría dos balones, para que en su campo aledaño a donde viven y tienen su campito, puedan echar su cascarita y quien quite nos salga un Cristiano Ronaldo, aunque algunos son de Messi.

TRUMP SOPA DE SU PROPIO CHOCOLATE

Como se esperaba en las elecciones intermedias de Estados Unidos, los demócratas recuperan el Congreso aunque no el Senado. Trump comienza a apretar aquellito, el presidente más devaluado en la historia de Estados Unidos con un rechazo del 49%, cosa inusitada, bravucón y jaquetón, como es su costumbre, ya comenzó a amenazar que si lo investigan a él, él investiga a los demás. Chale. Calma. Son una nación dividida, desde que el pelos de elote llegó y ganó sorpresivamente. Los Demócratas tienen el Congreso y los Republicanos el Senado, allí se pondrán a jugar a las matatenas y a los dimes y diretes. A México le convino un poco, ya no tendrá mayoría en ambas cámaras, como las tenía, para seguir jodiendo con su Muro y su Muro y su Muro, que debía metérselo por dónde le quepa. Es un tipo aborrecible y despreciable. Pobre nación, pobre mundo, pobres de nosotros. Es el despertar de una nación partida en dos, para rememorar el discurso de Abraham Lincoln, el de La Casa Dividida: “Una casa dividida no puede mantenerse en pie”. En 1858, Abraham Lincoln, al comenzar su discurso ante la convención republicana de Illinois, parafraseó a Jesús al decir: Una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse en pie”. Y les llegó la Guerra Civil. Así los tiene Trump, divididos entre los buenos y los malos. El diario El País publicó en su portada de hoy: “Los demócratas frenan el poder del presidente, pero no saben cómo vencerlo en 2020”. Un presidente que incita al odio, que tuitea lo que se le da la gana y así gobierna, que viola sistemáticamente la Constitución. Un Impechmeant no le caería nada mal al mundo. En fin, casa dividida, esperemos que sus odios no lleguen a nosotros, porque con el amoroso no se sabe, a Peña y Videgaray los tomó como sus piñatas de fiesta de patio de escuela, apaleándolos cada que se le pegaba la gana, aunque hayan aceptado el TLC. Veremos, dijo un ciego.

Wwww.gilbertohaazdirez.com

*Esta es opinión personal del columnista