Nobuyuki Tsujii, el pianista ciego y con Síndrome de Down que ha impactado al mundo

Pocos pianistas han conseguido interpretar la difícil pieza de Frans Liszt, “La Campanella” y él lo hace a la perfección

17 marzo 2017 | 8:32 hrs | Agencias | Mundo

Japón.- El pianista japonés Nobuyuki Tsujii . Nació ciego y con el Síndrome de Down. Pocos pianistas han conseguido interpretar la difícil pieza de Frans Liszt, “La Campanella”. Se dice que, ni el propio Liszt, lograba interpretarla bien.

Nobuyuki Tsujii  nació en Tokio el 13 de Septiembre de 1988. Ciego de nacimiento, a la edad de dos años, comenzó a jugar al “Do Re Mi” en un piano de juguete después de que su madre hubiera estado tarareando la melodía. Comenzó sus estudios de piano a la edad de cuatro años. En 1995, a la edad de siete años, Nobu ganó el primer premio en el All Japan Music de Estudiantes Ciegos por la Asociación Helen Keller Tokio. En 1998, a los diez años, debutó con la Orquesta del Siglo, de Osaka. Dio su primer recital de piano en el pequeño salón de Tokio Suntory Hall a los 12 años. Posteriormente, hizo su debut en el extranjero con actuaciones en Estados Unidos, Francia y Rusia.

En octubre de 2005, llegó a la semifinal y recibió el Premio de la Crítica en el decimo quinto Concurso internacional de Piano Chopin celebrado en Varsovia, Polonia.

Entre los concursos ganados destaca la medalla de oro en el Van Cliburn Internacional, único invidente en hacerlo. Posee una memoria musical impresionante, capaz de aprenderse el concierto nº 2 de Rachmaninoff, sólo de oído.

La calidad interpretativa de Nobuyuki Tsujii  impresiona por sí sola y es independiente del hecho de que sea ciego, pero su invidencia eleva aun más su proeza.

La ausencia de la vista obliga a los invidentes agudizar sus otros sentidos. Se ha establecido que a nivel de la población general, la ocurrencia del oído absoluto (capacidad para identificar y reproducir una nota musical sin ayuda de referencia externa) entre los ciegos es mucho mayor que entre los videntes; específicamente entre los músicos, normalmente menos del 20% de los videntes poseen oído absoluto, mientras que un estudio científico arrojó que el 57.1% de los músicos invidentes poseían esa capacidad. Los científicos consideran que la ausencia de la vista en los ciegos congénitos o los que perdieron la vista a muy temprana edad les permite aprovechar las neuronas de su corteza visual para otros sentidos, especialmente el sentido auditivo para los casos de los músicos .