No sabía que estaba embarazada y lo supo 45 minutos antes de dar a luz

Lisa tuvo que llamar a su trabajo para avisar que no podía presentarse porque había tenido un hijo

Foto: Web
10 enero 2018 | 14:26 hrs | Infobae | Mundo

Inglaterra.-Todo comenzó un día de 2014 cuando Lisa Leathard, de 38 años, tras regresar a su casa del trabajo comenzó a sufrir dolor de estómago. Durante la noche no pudo dormir ni levantarse de la cama, por lo que el marido decidió llamar a una ambulancia.

Como los paramédicos no pudieron descubrir inmediatamente qué afectaba a la mujer, la derivaron al hospital de Derriford, donde fue sometida a una ecografía.

“Dijeron que había seguramente un bebé y que estaba llegando en ese momento”, contó Leathard, quien vive en Plympton, cerca de Plymouth, en el suroeste de Inglaterra.

45 minutos después de ingresar al hospital dio a luz.

“Se llevaron el bebé durante unos 30 segundos y luego lo trajeron de vuelta; dijeron que estaba en perfecto estado, muy saludable; además, por su peso, creían que había nacido a término”, dijo al diario local Plymouth Herald.

Foto: web

Lisa tuvo que llamar a su trabajo para avisar que no podía presentarse porque había tenido un hijo. “Fue completamente loco”, dijo.

En cuanto a la pregunta que todos se hacen en estos casos, es decir, cómo fue posible que durante nueve meses ignorara estar embarazada, afirmó: “Nos estábamos mudando de casa y estaba tan ocupada en el trabajo que nunca noté signos o síntomas de que estuviera embarazada. Una vez miré para abajo y le comenté a una compañera que mis tobillos estaban muy hinchados y ella me respondió que la única vez que le pasó fue cuando estaba embarazada, pero eso nunca se me hubiera ocurrido”.

Lisa en ese momento tenía 35 años, mientras su marido Nick 45. Ambos habían acordado no tener hijos, así que la noticia para ellos fue un shock.

Tras ese primer sorpresivo embarazo, Lisa comenzó a someterse regularmente a tests de embarazo. Fue así como se enteró que esperaba a otro hijo, Noah, que nació en agosto de 2016.

“Ser madre es fantástico, los chicos son increíbles”, concluyó.