No hay enfrentamiento con Héctor: Pepe Yunes

No nos sentimos dueños del partido, aclara el Senador

Foto: Noreste.
9 junio 2017 | 12:44 hrs | Antonio Alatriste

Xalapa, Ver.- Para el proceso electoral 2018 la candidatura se volverá a definir en el marco del respeto y la lealtad, informó el senador de la República José Francisco Yunes Zorrilla, quien buscará ser el candidato al igual que Héctor Yunes Landa, por lo que descartó que existan enfrentamientos contra el excandidato a gobernador por el PRI y por ello esta día se reunieron para desayunar.

“Hemos sido contendientes a los mismos cargos desde hace siete años. En el 2010 aspirábamos a la misma posición, en el 2012 aspirábamos a la misma posición, en 2016 aspirábamos a la misma posición, en el 2018 aspiramos a la misma posición y siempre en un ambiente de cordialidad, de mutuo respeto y sobre todo de jugar con lealtad en la búsqueda de esa nominación”.

Reconoció que son dos puntos principales los que ambos tienen claros de cara al próximo proceso electoral, y detalló, no hay ningún enfrentamiento con Héctor Yunes Landa y con ningún otro pista en el estado; además de que no se sienten dueños del PRI como se publica en algunos medios.

“Hay la mejor comunicación y el mejor ambiente con Héctor, no hay ningún tipo de confrontación, que no la hay de mi parte con ningún actor político del Partido Revolucionario Institucional. Hay muchos con los que tenemos estilos diferentes de interpretar y de hacer política, por fortuna con Héctor hay una gran identidad. Y hay una total mesura y tranquilidad en esperar los tiempos del partido para generar las condiciones de consolidación de una candidatura. No nos sentimos dueños del partido”.

Cuestionado sobre las detenciones de varios exintegrantes del gabinete de Javier Duarte de Ochoa acusados de corrupción y desvío de recursos, destacó que esto no puede ser un motivo para que el gobierno del Estado emprenda una campaña negra en contra del Revolucionario Institucional y pidió autonomía en la Fiscalía General del Estado para que la procuración de justicia deje de ser una herramienta de uso político electoral que pueda afectar a otros partidos políticos.