No atender una gripe, la complicaría en dos semanas

Los médicos del IMSS recomiendan acudir a consulta ante los primeros síntomas de un mal respiratorio

16 enero 2018 | 16:00 hrs | El Debate

Las infecciones respiratorias agudas (IRAS), sean virales o bacterianas, suelen evolucionar muy rápido, encontrándose entre los más vulnerables los niños, adultos mayores y pacientes crónicos, por lo que se debe visitar al médico ante los primeros síntomas de estos padecimientos.

Las IRAS evolucionan en un tiempo no mayor a dos semanas. Son más frecuentes durante la temporada invernal de cada año y es preciso que los pacientes acudan en cuanto tengan flujo nasal, tos seca o con flema, malestar general, haya o no fiebre.

“Se busca esto para que no haya automedicación. Sólo los médicos podemos saber si se trata de una enfermedad viral o bacteriana y, en base a eso, determinar el tipo de tratamiento que se debe llevar, y en algunos casos la patología se autolimita y corresponde al especialista aliviar las molestias”, dijo la médica adscrita a la Unidad de Medicina Familia (UMF) no. 91 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Carolina Hernández Ochoa.

En otras ocasiones, derivado de una infección bacteriana, pueden desarrollarse complicaciones con sintomatología grave, como la dificultad respiratoria o coloración azulosa en ciertas partes del cuerpo, como los dedos de las manos y los pies, esto debido a la falta de oxígeno en el cuerpo.

A fin de prevenir las afecciones respiratorias, Hernández Ochoa recomendó a la población evitar el contacto estrecho con personas enfermas en casa, consumir vitaminas A y C, beber abundantes líquidos para mantener una buena hidratación, así como realizar un buen lavado de manos antes y después de ir al baño y de consumir o preparar alimentos.

En el caso específico de las personas vulnerables, Hernández Ochoa destacó la importancia de la vacunación, porque el biológico que año con año ofrece el sector salud para prevenir la influenza es muy útil para fortalecer el sistema inmunológico, reduciendo las probabilidades de que niños, adultos mayores, asmáticos y mujeres embarazadas adquieran patologías respiratorias de gravedad.