Nikkei cae por culpa de tecnológicas; acciones chinas bajan por temor a guerra comercial

Las acciones chinas bajaron por la reactivación de los temores a una guerra comercial después de que Pekín desveló medidas comerciales de represalia contra Estados Unidos

3 abril 2018 | 8:35 hrs | El Economista | Economía

Las acciones japonesas cayeron este martes, lideradas por las firmas tecnológicas y los fabricantes de componentes electrónicos, después de que los títulos de este sector se desplomaron en Estados Unidos por la reactivación de los temores a una guerra comercial.

El promedio referencial Nikkei cedió un 0.5%, a 21,292.29 puntos.

En medio de este ambiente bajista destacó la correduría por internet Monex Group Inc, que avanzó un 23% -el límite diario-, hasta los 424 yenes, tras anunciar que está estudiando la compra de Coincheck Inc, una firma cambiaria de criptomonedas que se vio afectada por un robo valorado en 530 millones de dólares este año.

Los fabricantes de equipos semiconductores Tokyo Electron y Advantest perdieron un 1.3 y un 2.7%, respectivamente. Yaskawa Electric cayó un 1.3% y TDK Corp se desplomó un 2.3 por ciento.

No obstante, Oriental Land, operador de Tokyo Disney Resort, trepó más de un 2% tras asegurar que el número de visitantes en sus parques temáticos Tokyo Disneyland y Tokyo DisneySea subió por vez primera en tres años en el año fiscal concluido en marzo.

El índice general Topix perdió un 0.3%, a 1,703.80 puntos.

ACCIONES CHINAS CAEN POR PREOCUPACIONES SOBRE GUERRA COMERCIAL

Por su parte las acciones chinas bajaron por la reactivación de los temores a una guerra comercial después de que Pekín desveló medidas comerciales de represalia contra Estados Unidos.

El índice compuesto de Shanghái cerró con un descenso del 0.8%, a 3,136.63 puntos, mientras que el referencial de acciones favoritas CSI300 cedió un 0.6%, a 3,862.48 unidades.

El índice menor Shenzhen perdió un 0.78% y el referencial compuesto ChiNext para empresas emergentes bajó un 1.46 por ciento.

China aumentó aranceles en hasta un 25% a 128 productos estadounidenses, incluyendo carne de cerdo congelada, vino y ciertas frutas y nueces, escalando una disputa entre las dos mayores economías del mundo como respuesta a las tarifas que Estados Unidos impuso a las importaciones de aluminio y acero.

El sector inmobiliario retrocedió en medio de la prolongada batalla de Pekín contra los especuladores en las capitales provinciales.

Las firmas bancarias también cayeron después de que se informó que el regulador financiero chino inspeccionará los grandes préstamos a clientes.

En la vereda opuesta, las acciones relacionadas con la agricultura avanzaron, ya que los inversores esperan que estas compañías se beneficien de las medidas de represalia chinas, con una subida especialmente fuerte de los productores de carne de cerdo.