Negligencia médica en la clínica 24 del IMSS

Imagén ilustrativa
10 abril 2015 | 11:28 hrs | Víctor Osorio | Poza Rica

Poza Rica, Ver.- Familiares de Clara Juárez Espinoza de 23 años de edad, denunciaron ante el personal de guardia del Ministerio Público de esta ciudad a quien o quienes resulten responsables de la presunta negligencia médica que sufrió la joven, quien contaba con ocho meses de embarazo y que perdió a su bebé a consecuencia de la falta de atención por parte de los médicos de la clínica 24 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

De acuerdo con Arturo Hernández Cruz 38 años, con domicilio en la calle Heriberto Jara Corona número 403 de la colonia Las Valentinas, mencionó que su esposa Clara Juárez Espinosa, empezó con dolores de parto desde el día de antier a las once de la mañana, por lo que acudió a la clínica 24 del Seguro Social donde le dijeron que tenía primer grado de dilatación, por lo que los médicos sólo la tuvieron en revisión.

Continuó mencionando que iba acompañada de su madre y su cuñada, siendo éstas atendidas por una doctora, quien mandó a la joven a caminar porque tenía mucha agua, argumentando la médico que batallaría en el parto, ya que era primeriza.

A media noche regresaron los dolores, arribando de nueva cuenta al IMSS y siendo atendida por la misma doctora. En el nosocomio le dijeron que tenía cuatro horas de dilatación y a las dos de la mañana la sacaron para que continuará caminando, pidiéndole que regresará a la clínica hasta las cinco de la mañana; Clara Juárez ingresó a la hora especificada, en donde fue revisada a las cinco de la mañana con cuarenta minutos, comentándole los médicos en turno que regresara en dos horas, enfatizándole a la joven mujer que si no evolucionaba la inyectarían.

Dieron las nueve de la mañana, personal del seguro dieron la ropa de la paciente a familiares y les informaron que el parto ya no sería natural, en ese momento comenzaron los problemas porque querían colocarle el «DIU» a la fémina.

En punto de las once de la mañana médicos comentaron a los acompañantes de la paciente que el bebé se encontraba bien, asimismo la madre, pero que aún no la operaban porque estaba lleno el quirófano.

Siendo las tres de la tarde, una doctora encargada del parto comentó a los familiares que la señora estaba bien, pero que el bebé ya no se movía, por lo que el esposo muy molesto se metió hasta el quirófano para ver a su esposa a quien vio sentada en una silla sin haber sido operada, lo que queda de manifiesto la negligencia médica que llevó a esta joven madre a perder a su primer hijo, por personal médico que sólo argumentaron que no tenían quirófano para operarla.