Nachón, no tiene el perfil para Sedecop

31 mayo 2019 | 0:00 hrs | Marco Antonio Aguirre Rodríguez | Columnistas
  • Es cercano a Miguel Ángel Yunes
  • Trayectoria gris en la administración pública

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Enrique Nachón García, recién nombrado encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario del estado, no es el mejor perfil para ese puesto.

Tiene cuatro grandes inconvenientes:

  1. No es empresario, ni sabe nada de desarrollo económico
  2. En su carrera como funcionario público no ha hecho nada destacable
  3. Es un experto chapulín, lo que podría llevar a presumir que es capaz de muchas cosas por brincar de un gobierno a otro
  4. Tiene vínculos cercanos con Miguel Ángel Yunes Linares

Si tiene todo esto, ¿cómo es que fue incluido –primero- en el gabinete de Cuitláhuac García y ahora lo promocionan para quedarse con la titularidad de la Sedecop?.

El mismo Nachón se ha encargado de difundirlo, al decir que es sobrino de la secretaria de Gobernación, conocida como Olga Sánchez Cordero, quien está casada con Eduardo García Villegas (notario público número 15 de la Ciudad de México), hermano de doña Mercedes García Villegas, madre de los hermanos Nachón García.

(Sólo como anotación. Los hermanos García Villegas, nada tienen que ver con Mónica García Villegas, la propietaria del colegio Rebsamen de la ciudad de México, que se derrumbó en el terremoto del 19 de septiembre de 2017).

Y esa es parte de la causa por la que el secretario de Gobierno Erik Patrocinio Cisneros Burgos, lo está empujando para que se le dé el nombramiento definitivo.

La otra parte del apoyo de Erik Cisneros a Enrique Nachón, es la cercanía que éste tiene con la familia Ruiz del puerto de Veracruz, presumibles socios de los Yunes azules (pero esto no le importa a Erik Cisneros, porque hay cosas que valen más).

Por eso es que Erik Cisneros lo impulsa, sin importar que nada sepa de desarrollo económico.

Esta son las razones de la fortaleza de Enrique Nachón en el actual gobierno: los intereses de familia y los intereses empresariales (aunque estos incluyan a un contrincante del Gobernador Cuitláhuac García e incluso del Presidente Andrés Manuel López Obrador).

Y Erik Cisneros quiere aprovechar ambos, para hoy y para el futuro que sueña (incluyendo el 2024).

Una muestra del desconocimiento empresarial de Nachón son sus declaraciones del 31 de octubre del 2016, antes de entrar al gobierno de Miguel Ángel Yunes: “Estamos a un mes del cambio de gobierno y estamos esperando las instrucciones y estoy muy contento de que piensen que puedo ser útil para Veracruz y que los conocimientos que he adquirido a lo largo de 20 años en vivienda y desarrollo humano puede ser útil, entonces estará atento a trabajar en ese rubro”.

Sus conocimientos y habilidades, según sus palabras, no incluían el desarrollo económico.

Dos años pasó en Invivienda, con Miguel Ángel Yunes.

Enrique Nachón fue durante mucho tiempo el delegado del Infonavit en Veracruz, apoyado por la familia Ruiz; desde ese cargo le facilitó a la Agrupación de Compañías Constructoras, S. A. (ACCSA) del entonces grupo Ruiz que levantasen varias unidades con viviendas para ser comercializadas vía el Infonavit.

La relación con ese grupo empresarial se mantiene hoy en día en todo lo alto, porque su hermano Carlos Nachón García es el director general de ACCSA.

Los Ruíz, son presumiblemente socios también de los Yunes azules. Por lo menos Yunes Linares les dio varias obras durante su bienio, incluyendo el libramiento de Cardel (un tramo de 7 kilómetros, cuyo presupuesto inicial fue de 180 millones de pesos; es decir que cada kilómetro costó en promedio 25 millones 714 mil 285 pesos, si es que no encarecieron la obra), además de que les amplió 30 años la concesión para operar las casetas de cobro de La Antigua y Plan del Río.

(Por cierto, Cuitláhuac García durante la campaña dijo que las iba a eliminar).

El apoyo de ACCSA y de los negocios de esa empresa, fue lo que le abrió las puertas para convertirse en Gerente General del Instituto Veracruzano de la Vivienda (Invervi, entonces) a partir del 30 de enero de 2014, cuando Alberto Silva Ramos, el entonces secretario de Desarrollo Social del gobierno del estado, le dio posesión.

Con Miguel Ángel Yunes el paso fue natural, por la cercanía del exgobernador con el grupo empresarial.

Ahora con el gobierno de Morena, las empresas de la familia Ruiz están al lado de Enrique Nachón, aunque su posición en este sexenio sea por las influencias de Olga Sánchez Cordero.

 

TRAYECTORIA GRIS EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. El paso de Enrique Nachón por la administración pública estatal ha sido más que nada gris, pero también ha tenido sus inconvenientes.

Por ejemplo, en la Cuenta Pública 2016 el Orfis le observó al entonces Invervi el “incumplimiento a disposiciones de carácter federal y/o estatal”. Es decir que la dependencia a cargo de Enrique Nachón no respetó la norma.

Pero también se incluyó la “Observación Número: FP-082/2016/003 ADM”, por la falta de recuperación de $92 millones 216 mil 616 pesos, y la “Observación Número: FP-082/2016/008 ADM” porque en las Cuentas por Pagar, se detectaron 38 millones 162 mil 239 pesos, “del cual no se tiene evidencia de las acciones realizadas para su liquidación y/o depuración”.

Hubo quejas también por cobros indebidos, como la realizada por los habitantes de la Ampliación Reforma, en Tihuatlán (un asentamiento de personas reubicadas y damnificadas por el paso de un huracán), porque Domingo Ramos, el responsable de Invivienda en Poza Rica, les cobraba 5 mil pesos por documento de posesión cuando les habían dicho que sólo tendrían que cubrir 100 pesos. El incremento les dijo que era porque supuestamente había invasores en esa zona.

De este caso, por lo menos, nunca se supo de alguna acción para atender los reclamos.

La ahora Invivienda fue vetada desde 2013 por la federación para recibir recursos.

Enrique Nachón en los 4 años que estuvo en el cargo, primero con Javier Duarte y luego con Miguel Ángel Yunes, no fue capaz de resolver esto.

Eso por sí mismo es una muestra de sus incapacidades como administrador público.

¿Si no pudo con un trámite de ese tipo, cómo va a poder con una secretaría de despacho?

Tampoco fue capaz de resolver el reclamo de reintegro de 367 millones 800 mil pesos pesos de subsidios federales para la reconstrucción de vivienda.

La sentencia para la devolución se dio por parte del Primer Tribunal Unitario Civil y Administrativo, el 8 de octubre de 2018, cuando ya tenía seguro que estaría en el gobierno de Cuitláhuac García.

La obligación de regresar ese dinero se le quedó al actual gobierno, porque tampoco fue capaz de mover un dedo para que la administración de Miguel Ángel Yunes cubriese el reclamo.

Ese es Enrique Nachón, quien con influencia del dinero y de la familia, ahora quiere ser secretario de despacho.

Por cierto, Oscar Lara tampoco tiene capacidad para el puesto y ya lo demostró con el tiempo que lleva en el World Trade Center de Veracruz.

Esta es opinión personal del columnista