Mutaciones y trasluces en inicio de maestría en Estudios de Cultura y Comunicación

La aparición de Internet aceleró la aparición de la cultura mediática o mediatizada, dando paso también a la emergencia y la globalización culturales

Foto: Ana Martina Ortiz
24 agosto 2017 | 21:25 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver. La conferencia “De la cultura popular a la cultura digital. Historia de una mutación” y la presentación del proyecto fotográfico “Trasluz” fueron dos de las actividades que abrió al público el Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación (CECC) de la Universidad Veracruzana antes de comenzar su curso formal de maestría.

En la primera, el sociólogo Jordi Busquet comentó que su disertación forma parte del libro que en septiembre presentará con el título de “Los nuevos escenarios de la cultura en la era digital”, en virtud de que actualmente estamos en un proceso de transformación por las continuas oleadas de innovación tecnológica y el reto y los nuevos escenarios que éstas representan para el mundo del arte, la educación y la cultura.

Por estos motivos y previo a la definición de cultura digital, el académico habló de los distintos tipos de cultura que existen: alta cultura, cultura popular, cultura de masas y cultura mediática, muchas veces determinadas por las formas de acceso y participación a éstas.

Si bien la Alta Cultura nos remite a las llamadas Bellas Artes como cine, música, escultura, pintura, danza, teatro y sus desarrollos académicos e intelectuales a través de ciencias duras, ciencias sociales y humanidades, muchas veces estas manifestaciones se difunden en sistemas cerrados y a los cuales unos cuantos tienen acceso

En la cultura popular, por el contrario, el pueblo o el gran público la hace y participa en la misma utilizando también estos mismos de expresión y estudio, por lo cual se dice que el carnaval es el ejemplo de cultura popular por excelencia. “Manifestación viva en que los actores comparten en un mismo tiempo y espacio, lo cual también tiene mucho que ver con el paradigma teatral”.

Paradigma que la televisión rompió propiciando la privatización y la espectacularización de la cultura, pues ahora los públicos podían consumir estos productos en la intimidad de sus hogares, sin dejar de ser disfrutables por la gente que asistía en vivo a los sets o a los foros donde se llevaban a cabo estos eventos culturales, como obras de teatro, conferencias, conciertos, funciones de danza, etcétera. Lo anterior forma parte de la cultura de masas.

La aparición de Internet aceleró la aparición de la cultura mediática o mediatizada, dando paso también a la emergencia y la globalización culturales. Este nuevo tercer entorno, dijo Jordi Busquet, es lo que ahora se denomina cultura digital, “no es una nueva forma de cultura, porque en esta era digital seguimos viendo los mismos contenidos tradicionales, los cuales podemos guardar, compartir o parar en el momento que deseemos”.

“Si bien la cultura digital ofrece oportunidades tecnológicas y estamos ante una mutación histórica, creo que el ser humano debe seguir siendo dueño de sí mismo pero no esclavo de la tecnología”.

Invitados por la directora del CECC, Celia del Palacio Montiel, los fotógrafos Koral Carballo y Félix Márquez –únicamente faltó Yahir Ceballos– presentaron el proyecto “Trasluz”, una página web que en 2011 surgió como blog pero que en 2017 aspira a convertirse en una plataforma para la publicación y difusión de los trabajos fotográficos de sus colegas, no sólo veracruzanos y mexicanos, sino también de otras partes del mundo, “porque más allá de los géneros fotográficos nos interesan los temas”.

Otros dos ejes fundamentales de “Trasluz” son la producción de trabajos de corte documental y la formación y capacitación constantes. Como ejemplo de lo que desean hacer, Koral y Félix dieron a conocer el primer proyecto alojado en la página: “Fosario”, imágenes que Yahir y ellos dos han captado durante seis años.

“Un documento importante en la vida de Veracruz, porque con una mirada sutil y evocadora de sensaciones registramos las fosas encontradas en diferentes puntos de la entidad: Acayucan, Veracruz, Tierra Blanca, Arbolillo y Úrsulo Galván. Algunas fueron para los medios de comunicación en los que trabajábamos, pero la gran mayoría no fueron publicadas. Aquí únicamente somos tres fotógrafos que toman la realidad contemporánea como propias”.