Mujeres y niños sirios desplazados esperan en una clínica improvisada en el campamento de desplazados internos de Al-Hol, en Al Hasakeh, al noreste de Siria.