Mujeres en campaña: Lilian Zepahua

23 abril 2015 | 8:52 hrs |

Ha llamado la atención de los medios y entre los ciudadanos, el que ande una candidata en campaña con varios meses de embarazo. Es el caso de Lilian Zepahua García, candidata por el distrito XVIII con cabecera en Zongolica por la alianza PRI-Verde. Incluso algunos lo ven como un absurdo, pretextando que puede ser dañino para el producto andar en el ajetreo del proceso electoral, que le pueda restar simpatías o la lleve hasta perder la elección.

Pero, quiero decirles que nada más falso que el pensar que una mujer embarazada no pueda ser capaz de desarrollar una misión tan importante con éxito, como esa. Y les voy a dar un ejemplo.

En el año 2012, por primera vez en la historia partidista de México y Latinoamérica compitió para el Senado en el DF una mujer embarazada, la Lic. Araceli García Rico, abogada y política de gran nivel que venía de ser Coordinadora femenil del Comité Nacional de la CNOP. Con 8 meses de gestación, ella emprendió la aventura de representar a su partido, el PRI, y recorrer todas las delegaciones del DF. Dentro de su proyecto pugnaba por: “Un México en donde no se discrimine a la mujer por ningún tipo de actividad y menos por estar embarazada, por eso debe eliminarse el que le exijan el examen de no gravidez para otorgarle un trabajo”.

Ella siempre fue muy bien vista por la ciudadanía—nada del prejuicio de exclusión por su estado –, y nunca dejo de caminar la capital del país, que es inmensa, con tal de estar cerca de los electores. Me decía entonces: “no sabes lo que me sirve caminar y tener mi mente ocupada en un propósito, eso me da vitalidad y fuerza para sacar el objetivo de ganar y además de lograr mi primer hijo…sé que voy a lograr ambas cosas”. Fue entrevistada entonces, en el programa de “Brozo”, y el payazo le preguntaba con insistencia: “si algo pasa en su embarazo, no se sentirá mal por no haber puesto un alto a su campaña”, y ella le contestaba: “soy una gente de compromisos y de metas y hoy tengo dos: ganar la elección y traer a mi hija con bien, no pienso en nada más”.

Araceli sin duda, sentó un gran precedente porque no solo hizo campaña embarazada sino que incluso la misma se vio interrumpida por el nacimiento de su hija, que vino rozagante. No gano la elección, pero metió el mayor porcentaje de votación que el PRI haya tenido en los últimos años en el DF. Eso le permitió a Beatriz Paredes, candidata en el momento a Jefa del DF, acumular una alta votación que si bien no le sirvió para ganar, si pudo rescatar muchas plazas que el PRI tenía ya perdidas de menos 12 años antes. Y todo ello gracias a Araceli.

Por eso hoy que va una candidata embarazada, en lugar de ser contraproducente puede ser hasta favorable por muchas razones, la primera porque el ganar o no una elección no depende de estar o no embarazado sino de la seguridad, proyecto y calidad de la persona. Segunda, porque las estrategias de campaña y los equipos son los que apuntalan el trabajo y llevan al triunfo y en ese distrito en particular las mujeres han ganado sin “pujar”. Y en esto, nada tiene que ver la gravidez, sobre todo si la persona es sana y joven.

Lilian Zepahua, tiene 34 años, y es una mujer inteligente y fuerte. Más bien lo que debía valorarse es su preparación y su proyecto. Es Licenciada en Administración de Empresas y posee una maestría en Alta Dirección de Gobierno y Políticas Públicas, del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Ha ocupado cargos importantes como: Diputada local plurinominal, Secretaria General del ANUR, Secretaria de equidad y género del CDE del PRI, entre otros. Y su proyecto está centrado en el mejoramiento y calidad de vida de los hombres y mujeres indígenas de su tierra, eliminar la marginación y la discriminación por sexo, raza o condición social o económica. Pero si hay algo que le caracteriza es, su valentía para enfrentar adversidades y alcanzar retos.

Por eso hoy se le ve caminar igual en los poblados como en las comunidades de la zona más alta de la sierra de Zongolica, que es complicada geográficamente, pero por ser mujer de raíces indígenas, es tolerante a todo esfuerzo. Seguramente con ese ímpetu, ella va a obtener el resultado que merece.

Si Lilian llega a ganar, sentará el precedente de ser la primera mujer en México y Latinoamérica que triunfe embarazada, habiendo superado el prejuicio de que la mujer en esa condición, no debe salir de su casa porque le hace daño el frio o tiene que estar con la cara despintada para llamar la atención; por el contrario, habrá demostrado con su meritorio esfuerzo, que las mujeres somos capaces de hacer eso y más, cuando creemos en un ideal y sabemos poner adobes para edificar un proyecto y verlo concluido con éxito.

Suerte a las mujeres en campaña.

Gracias y hasta la próxima.