Muere Jorge Saldaña

3 noviembre 2014 | 8:43 hrs | | Gilberto Haaz Diez

Para nosotros, que somos de la época de la radio y la tele que aún giraba en blanco y negro (las nuevas generaciones dirán, de qué habla este tipo), que el conductor estrella que antecedía a Jacobo y a López Dóriga era Ignacio Martínez Carpinteyro, en aquel noticiero nocturno que patrocinaba los automóviles Mercedes Benz y que, al despedirse, Nacho cerraba el ojito coqueto, es lamentable conocer que uno de sus soldados, el veracruzano Jorge Saldaña, haya fallecido. De Jorge se tejieron muchas leyendas, muchas historias. No le conocí, ni puedo presumir de su amistad, alguna vez en un evento de radiodifusores compartimos mesa, pero hasta ahí. Pero sé por sus amigos que era una gente fiel y leal, que para el caso es lo mismo la fidelidad que la lealtad. Jorge Saldaña nació en Banderilla, un 5 de enero de 1931, estudió Derecho en la Facultad de la Universidad Veracruzana, Derecho Internacional en La Haya, Civilización Francesa en París y Periodismo en Madrid. Cuenta una historia que, estudiando en París, o haciéndole a la bohemia que tanto le encantaba por Pigalle o por Montmartre, barrios parisinos, desde el canto hasta la poesía, mientras vivía en una barcaza en Rive Gauche, Jorge sirvió de guía al primer Azcárraga, al padre del Tigre, Emilio Azcárraga Vidaurreta, dueño del emporio llamado, en aquel tiempo, Telesistema Mexicano. Le agradó tanto al viejo que, en cuanto se despidió de él, le dijo lo buscara en México, en Chapultepec 18, que le tenía preparado un espacio para un programa televisivo. Así nació ‘Anatomías’, en aquella madre de Televisa. Saldaña fue rumbero, jarocho y trovador de veras, un hombre culto, descansa en paz, buen Jorge, tu paso por esta tierra en las comunicaciones, fue fructífero. Se te recordará.