Mucho dinero: ¿a dónde fue?

11 septiembre 2016 | 20:15 hrs |

Apuntes sobre finanzas

Por Juan F. Aguilar de la Llave

En los últimos años, cuando se habla del estado de Veracruz en cualquier punto del país, lo primero que vine a la mente del interlocutor es corrupción, Auditoria Superior de la Federación (ASF), señalamientos negativos de todo tipo, empresas fantasmas, denuncias penales, auditorias pendientes de solventar, funcionarios ex funcionarios y empresarios prospectos de causas administrativas y penales.

De las Auditorias Federales, sólo tenemos la información que se publica en los medios que difunden saldos hasta de 43 mil millones pendientes de devolver, suma de los años auditados hasta 2014. Estas cifras son dinámicas, pues no todo lo que dice la ASF es verdad aceptada; está sujeta a descargo, a investigación.

Para que sea devolución, discúlpenme pero eso podría ser hasta imposible, primero por las sumas (no las tiene el Estado) y segundo por los procesos legales que todavía ni se inician.

A este tema de pendientes, habrá que sumarle los pasivos: circulante y fijo. En el caso de los de corto plazo, ahora medianamente reconocidos por el Estado, son dinámicos porque en un trimestre suben y pueden bajar al otro o al revés, según se pretenda. Para ejemplo, los que se encuentran alojados en cuentas de orden; que de 33 mil millones los bajan a 15 mil en uno solo trimestre, no sé si se tendrá el valor de reconocerlos y pasarlos al balance.

En la deuda de largo plazo, al segundo trimestre de 2016 se consigna 42.1 mil millones de pesos, integrada por una retahíla de créditos bancarios, 17 en total, y cinco colocaciones bursátiles (una considerado en el mercado financiero mexicano como de los más caros).

Lo curioso en el caso de los bancarios, a excepción de Banorte y Banobras, es que no se ven bancos de cobertura nacional, son instituciones financieras poco comerciales que prefieren una colación única con fuente liquida que estar con muchos acreditados para obtener lo mismo; pero con riesgo.

Se le ha dado una cubertura intensa al tema del dinero desviado en auditorias.

Comentarios de todo tipo a la aparición de los pasivos de proveedores, prestadores de servicios y contratistas vinculados a los fideicomisos del Impuesto sobre Remuneraciones al Trabajo Personal (ISRTP).

Fideicomisos que en su modalidad de Ingreso y Pago, hasta la fecha no se ha visto si están implementados, se tenían dificultades para obtener al Fiduciario; (Banco) amén de los amparos que sobre el particular han obtenido algunos municipios.

Pues bien, a la suma de pasivos, por favor considere los bonos cupón cero etiquetados para Seguridad Publica y el paripasu de Veracruz para el Fonden de años anteriores. El total de los dos es de 5.7 mil millones de dólares.

En cuanto a la deuda pública, esta si es reconocida por la Federación. Como se cita está en 42.1 mil millones de pesos, cifra solo referenciada en medios, pero que esta sí es una fuente de ingresos propia del Estado y que por estar en un marco legal es importante saber qué fin tuvo.

Veamos que dice el marco legal:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Art. 117 Frac. VIII:

(Resumen):

Los Estados y los Municipios no podrán contraer obligaciones o empréstitos sino cuando se destinen a inversiones públicas productivas y a su refinanciamiento o reestructura, mismas que deberán realizarse bajo las mejores condiciones del mercado, inclusive los que contraigan organismos descentralizados, empresas públicas y fideicomisos y, en el caso de los Estados, adicionalmente para otorgar garantías respecto al endeudamiento de los Municipios. Lo anterior, conforme a las bases que establezcan las legislaturas en la ley correspondiente, en el marco de lo previsto en esta Constitución, y por los conceptos y hasta por los montos que las mismas aprueben. Los ejecutivos informarán de su ejercicio al rendir la cuenta pública. En ningún caso podrán destinar empréstitos para cubrir gasto corriente.

Constitución Política del estado de Veracruz. Art 73.

El Gobierno del estado podrá recurrir al endeudamiento directo como fuente de recursos, con autorización del Congreso del Estado y para casos excepcionales; dicho endeudamiento solo podrá utilizarse para inversiones públicas productivas.

Para cubrir el déficit imprevistos en la Hacienda, para hacerse del crédito el Estado, en los términos que dispongan esta Constitución y las leyes respectivas.

Leyes respectivas: Código Financiero del Estado:

Art. 316:

Las operaciones de endeudamiento que previo cumplimiento de los requisitos detallados por este Código asuma el Estado por si o sus entidades, se destinaran a inversiones publica productivas, entendiéndose como tales, las erogaciones realizadas con estos recursos destinados a la ejecución de obras, contratación de servicios, adquisición de servicios, adquisición de bienes que generen un incremento en los ingresos públicos de Estado.

El 17 de septiembre se le adicionó un segundo párrafo:

Así mismo, las operaciones de financiamiento podrán destinarse a cubrir un déficit en la Hacienda Pública. Dan razones vinculadas a la economía nacional o estatal o vinculada a un acontecimiento futuro o incierto que altere la planeación financiera.

Pues bien, los créditos obtenidos a partir del año 2010 han sido destinados a inversión pública productiva, su refinanciamiento o su reestructura, su vinculación siempre ha sido esa.

En el año 2010 (al final del sexenio) se autorizó la contratación de 10 mil millones para poder atender los efectos causados por los diversos fenómenos meteorológicos en todas sus etapas y atender el pari-pasu al Fondo de desastres naturales (FONDEN).

Y las describe:

Comunicaciones 2,950 mdp.; Salud 800 mdp, Educación 1,000 mdp.; Vivienda 2,500 mdp.; Agropecuaria, forestal y Pesquero 1,250 mdp.; Desarrollo Económico 500 mdp.; Agua Potable y Saneamiento 1,000 mdp.

En 2011 solo se habla de reestructurar la deuda pública vigente y de las obligaciones pendientes de pago con terceros, en su artículo primero Fracción I, menciona las inversiones público productivas en restructuraciones y en la Frac II la contratación de adeudo para el pago de obligaciones con terceros por ejecución de obra. El total autorizado por el Congreso 30 mil millones de pesos.

En el 2015 el H. Congreso autoriza, en su decreto 597, amortizar anticipadamente deuda, mediante el anticipo del FAFEF (Fondo de Aportaciones para Fortalecimiento de Entidades Federativas) hasta por cinco mil millones.

En el artículo segundo; 1, 700 millones para inversiones publico productivas con el anticipo del Fondo de aportaciones para la Infraestructura social que corresponde al Estado (FAIS/FISE).

En todos los casos ha habido déficit, reestructurase e invariablemente para inversiones público productivas.

Haciendo un análisis preliminar concluimos que las autorizaciones han sido hechas por el Congreso del Estado, a es Poder se debió informar cuáles fueron la reestructuras, cómo se dieron, cuáles han sido las aplicaciones del Fonden (dos veces se ha aportado, incluida el cupón cero) qué obras, qué acciones, cuántas viviendas etc.

De eso poco se ha dicho. Considero que es más importante que las auditorias porque es dinero propio que ingresó a la tesorería de Sefiplan y solo nos quedó una parte. ¿Cuál? La primera, la autorización del Congreso pero el fin “solo Dios sabe”.