Morena, a contracorriente

9 agosto 2017 | 8:49 hrs | Ángel Álvaro Peña

La génesis de un movimiento social que se convierte en un partido político es detallada en el texto de Héctor Alejandro Quintanar, quien investiga las raíces, el ADN, de un fenómeno político que a menos de cinco años de haberse constituido como tal, se convierte en un fenómeno sin precedente en la historia del país.

La presentación del texto en el Club de Periodistas se convirtió en un acto público donde el centro de los comentarios fueron el padre Alejandro Solalinde y el autor de la investigación Héctor Alejandro Quintanar. Un acto que estuvo a punto de convertirse en un mitin político, donde tres de los presentadores, además de los citados, eran diputados de Morena, quienes adelantaron que todas las inquietudes surgidas de las presentación del libro, se darían a conocer prácticamente de inmediato entre todos los legisladores de ese movimiento, con quien tienen comunicación permanente.

“Como muchos partidos en la historia de los sistemas políticos de los últimos dos siglos, Morena no se entiende sin el constante esfuerzo de un líder y de un proyecto por devolverle al Estado nacional su papel de fuerza capaz de moderar las tendencias concentradoras del ingreso del mercado nacional y global”, señala Lorenzo Meyer en el prólogo del libro Las raíces del Movimiento Regeneración Nacional.

La presentación del libro fue marco para la plática del padre Solalinde, La democracia como signo del reino de dios, donde hizo una similitud entre el autoritarismo de la Iglesia Católica con el poder político. Porque señaló que la primera responsabilidad de un líder es saber escuchar a quienes representa, y después dejarse llevar por las respuestas de la gente. De ahí que en su charla, el sacerdote, ilustró sobre la innecesaria investidura de los rangos y los títulos dentro de ambas estructuras. Iglesia y poder se dan la mano y caminan en paralelo mostrando un ejemplo claro de monarquía.

Ante esta panorámica, el sacerdote señala lo innecesario de las jerarquías religiosas, cuando en realidad lo único que hacen es separarse, distanciarse, de la gente que cree en esa doctrina. Porque aseguró que quienes son sacerdotes deben reconocerse como hermanos no sólo en la vida religiosa sino con todos quienes asisten a las iglesias y comulgan con las religiones, de tal suerte que ni siquiera deben ser llamados guías sino parte de un enlace fraternal que viven lo que creen y lo hacen en favor del prójimo.

Uno de los asistentes a la presentación del texto comentó sobre una anécdota entre el obispo Samuel Ruiz y el ingeniero Heberto Castillo, donde éste se confesaba ateo y el clérigo le dijo que estaba más cerca de la fe que quienes profesan el sacerdocio porque su preocupación por el otro, por el prójimo, era mayor que la de muchos sacerdotes.

El autor, quien presenta su tesis de maestría convertida en este libro, egresado de la UNAM en Ciencias de la Comunicación, registra los vericuetos de la elección presidencial de 2006 y en las consecuencias de los fracasos tanto de la estructura institucional como de la izquierda para lograr en esa coyuntura unos comicios a la altura de las expectativas.

Uno de los capítulos centrales del texto y que dan soporte a la creación de Morena es señalado por el investigador como el desafuero de López Obrador, por una falta administrativa que nada tenía que ver directamente con el entonces jefe de gobierno, pero que crea un precedente evidente de la manera en que el poder del PAN y del PRI se unen para opacar, incluso exterminar, el liderazgo que creyeron más frágil. Sin embargo, el desgaste que impone el poder afectó también al PRD, y es colocado como parte de una trinchera contraria a Morena, con posibilidades serias de continuar estableciendo alianzas electorales con el PAN, para derrotar a López Obrador.

Así, para el investigador el desafuero, como medida arbitraria a todas luces, fortaleció el liderazgo de López Obrador para encaminarse a la creación de un movimiento más personal, más apegado a la transformación real donde sólo el pueblo puede salvar al pueblo, de tal suerte que la creación del nuevo movimiento era inminente, sobre todo luego de sobrevivir, como líder y candidato a dos fraudes electorales perpetrados desde el poder.

Así, “El nombre regeneración era significativo, pues simbolizaba la reedición del periódico Regeneración, fundado por los hermanos Flores Magón, en los tiempos de la Revolución de 1910, con lo cual también se apelaba a que si ellos, en un país prácticamente analfabeta, pudieron influir en el desarrollo de un cambio profundo, ‘por qué no podría ocurrir lo mismo en estos tiempos con un medio impreso’”, señala el autor.

Héctor Alejandro Quintanar, señala a modo de conclusión: “En los capítulos que conforman este trabajo se consignó el camino que Morena ha recorrido en la historia reciente de México, el liderazgo político que fomentó su conformación, las fases organizativas que contuvo, las alianzas, distancias y adversidades que mantuvo frente a otras organizaciones partidistas, la definición por tornarse un partido político independiente y, a lo largo de ese recorrido su proclama ideológica fundamental”.

El libro del maestro Alejando Quintanar se ha presentado en varios sitios desde el año pasado; sin embargo, en cada espacio donde se saluda este texto la reacción es diferente y la consigna pareciera tener un proceso de libertad en la manera de escuchar los conceptos vertidos en ese desarrollo político, donde un líder desde la trinchera de la transformación puede extender su propuesta a la esperanza social. PEGA Y CORRE:– Se señala en Veracruz que a la PGR le gusta darle ventaja a que corran los cómplices de Javier Duarte, en busca de su impunidad y cuando se cansan de huir simplemente los detiene, como fue el caso del propio ex gobernador, y ahora el de su esposa Karime Macías a quien dejaron escapar pero seguramente la encontrarán para darle el mismo tratamiento legaloide que a su marido, un puente de aparente justicia a su libertad. A pesar de que se señala a familiares de Karime, como beneficiarios de los excesos de Duarte, nada podrá mantenerlos mucho tiempo tras las rejas. Aquí, algunos nombres María Virginia Jazmín Tubilla, Córsica Tubilla Letayf, Mónica Macías Tubilla, José Armando Rodríguez Ayache, Córsica Alejandra Ramírez Tubilla, Lucía Letayf Barroso, Fernando Ramírez Tubilla y Oscar Millet Aguilar Galindo, sólo a algunos de ellos se le han congelado cuentas bancarias… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad 

*Esta es opinión personal del columnista