¡Misterio resuelto! Revelan identidad de Jack el Destripador

Un equipo de científicos reveló la identidad de Jack el Destripador 130 años después de los asesinatos de Londres.

19 marzo 2019 | 14:50 hrs | Agencias | Ciencia y Tec

Londres, Reino Unido.- Uno de los misterios más grandes de la humanidad podría haber llegado a su fin luego de que un equipo de científicos forenses realizara un estudio de ADN y anunciaran la identidad de Jack el Destripador.

Durante finales del siglo XIX, Jack el Destripador aterrorizó al Reino Unido asesinando a prostitutas y dejando sus cuerpos mutilados sobre las calles de la capital británica.

El pasado martes fueron publicados los resultados del estudio forense en el que se revela la identidad del asesino serial.

¿Quién fue ‘Jack El Destripador’?: británicos resuelven el misterio

Son muchos los mitos que giran entorno a la identidad de este asesino, algunas teorías apuntan incluso a un miembro de la realeza quien contaba con estudios de medicina y podía realizar los cortes con una muy buena precisión.

En el estudio se sugiere que se trata de un barbero polaco judío llamado Aaron Kosminski quien años antes había emigrado a Londres para dedicarse al oficio.

El asesino en serie ‘Jack el Destripador‘ era un inmigrante polaco llamado Aaron Kosminski, según pruebas de ADN halladas en la ropa de una de sus víctimas durante los crímenes que cometió en el distrito londinense de Whitechapel a finales del siglo XIX, informa el diario británico ‘Daily Mail‘.

El descubrimiento de la identidad de ‘El Destripador’ fue realizado después de que un empresario identificado como Russell Edwards comprara 2007 el chal perteneciente a Catherine Eddowes, la segunda víctima del asesino, y entregara la ropa al doctor Jari Louhelainen, especializado en analizar pruebas genéticas de crímenes históricos.

El doctror Louhelainen consiguió extraer el ADN del material, que contenía tanto la sangre de Eddowes como el semen de su asesino.

Tras verificar que la pieza de tela pertenecía a la fallecida a través del estudio genético de sus descendientes, Louhelainen procedió a comparar el semen del asesino con los sospechosos de la época. Kosminski, de 23 años en el momento de los asesinatos, era un peluquero polaco que había escapado de los pogromos rusos en 1880, y fue considerado en la época como uno de los sospechosos más probables. Los documentos le señalaban como un “probable esquizofrénico paranoico con alucinaciones auditivas y propenso a la masturbación”, de acuerdo con las notas del responsable de la investigación, el inspector jefe Donald Swanson.

La Policía nunca consiguió recabar las pruebas necesarias para condenar a Kosminski, a pesar de que un testigo le situó en el escenario de uno de los crímenes. No obstante, las autoridades le pusieron bajo vigilancia constante hasta que finalmente fue ingresado en una clínica psiquiátrica donde permanecío hasta su muerte. Finalmente, el médico consiguió ponerse en contacto con una descendiente británica de la hermana de Kosminski, Matilda, con la que compartía ADN mitocondrial.

El hombre tenía 23 años cuando cometió los asesinatos y luego de unos años fue diagnosticado con esquizofrenia e internado en un centro psiquiátrico, murió a la edad de 53 años.