Militares en la guardia nacional: un testimonio

20 mayo 2019 | 10:12 hrs | Zaida Lladó Castillo | Zayda Lladó Castillo


Dra. Zaida Alicia Lladó Castillo

Ante la proximidad de la fecha límite en el Senado de la República, para la aprobación de la Ley Orgánica de la Guardia Nacional el 25 de mayo próximo, y siendo un tema en el que debemos adentramos más en su conocimiento, porque de ahí depende nuestra seguridad, la defensa de nuestra soberanía y el presente y futuro de nuestros hijos y nietos,  que aspiran a vivir en un México en paz y armonía, quisiera hoy tomar como base la entrevista que le hiciera a un militar de primer nivel , que en retiro, posee el prestigio, la disciplina y el amor a México y que por esa formación, su pensamiento está centrado primero y siempre en la Nación porque, ésta es nuestra casa y la tenemos que cuidar y defender contra los transgresores de la ley.

La persona que me amablemente me otorgó su tiempo y comentarios, es el Gral. Div. D. E. M. RET. Jesús Esquinca Gurrusquieta.

Gral Esquinca, es un hombre formado en la disciplina militar desde la década de los 50, en que se inicia como Subteniente de Artillería, y con el tiempo su carrera la fragua en estudios especializados en esta disciplina. Se gradúa en 1961, como Diplomado de Estado Mayor General en la Escuela Superior de Guerra (ESG).  Posteriormente en 1976, se incorpora como profesor de la ESG y por su labor obtiene la Condecoración al Mérito Docente. Así mismo, realizó la  Maestría en Defensa y Seguridad Nacional (1989),  además de haber sido reconocido como Legionario (1989), recibiendo también reconocimiento por la lucha contra el narcotráfico en diferentes operativos en la década de los 80.  Ocupó diversos cargos y titularidades en diferentes plazas de la República: muy joven como Subteniente  en el Batallón de Infantería de Coatzacoalcos, como Comandante de Guarnición en  la Zona Militar de Agua Prieta Sonora (1988) y Tijuana BC (1990); Comandante de Zona en La Paz, BCS (1993) y Aguascalientes (1994), y  en la Zona Militar de Irapuato, Gto. (1994).  Fue Diputado Federal a la 56 Legislatura del Congreso de la Unión  (1994-1997)  y Presidente , desde 1997 hasta la fecha , de la Alianza Nacional Revolucionaria, Agrupación Política Nacional, AC, organización de la que fue fundador.

 

Y con la confianza y amistad que me dispensa de muchos años, le hago algunas preguntas sobre cuestiones de singular importancia  que hoy están en la agenda nacional:

Dra. Z.-General, ¿Qué opina del proyecto de la Guardia Nacional y la forma en que queda integrada  con un mando civil?

Gral Esquinca: …”Debemos analizar dos aspectos. Me parece que esta iniciativa responde a una problemática vigente en la nación. Hoy estamos frente a un asunto sumamente grave como lo es la inseguridad y la lucha contra la delincuencia organizada y el narcotráfico que requiere de un Sistema Nacional de Seguridad Pública, profesional e institucional; en su lucha contra la violencia que se ha desenfrenado en todo el país,  y cuya manifestación se encuentra en todas las áreas políticas, sociales y económicas corruptas en complicidad abierta con los terroristas, carteles, delincuencia organizada, que están provocando una situación  de caos en la Seguridad Nacional. Los cuerpos de seguridad en sus tres niveles  están totalmente rebasados y eso pone en riesgo permanente la estabilidad nacional, ante el campo internacional.  Por lo que se busca una preparación idónea en los nuevos elementos de  disciplina, respeto y lealtad al pueblo de México y sea igual a la de las Fuerzas Armadas. Que también tengan conciencia para confrontar y solventar todo tipo de problemas de seguridad pública; apoyados por el poder judicial en cuanto a capacitación y consultaría de justicia”.

“…Por otra parte, ésta iniciativa se sustenta en la resolución aprobada en 1997 por unanimidad por integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación,  que eliminó la acción de inconstitucionalidad 1/96 presentada por 167 diputados de los partidos PAN y PRD, confirmándose que: “…el Presidente de la República, puede hacer uso de sus facultades para emplear las fuerzas armadas en apoyo de la seguridad pública, cuando éstas son rebasadas, por organizaciones o mafias de delincuentes que rompan el orden interno y la tranquilidad del país o de alguna entidad federativa , así como contra el narcotráfico y terrorismoPor cierto, posición que un servidor planteara cuando fue diputado en la 56 Legislatura”.

“…Es por lo que les recomiendo a los señores de los Derechos Humanos, que hagan conciencia sobre la MISIÓN que la Constitución establece para las Fuerzas Armadas y la resolución de la Suprema Corte en apoyo al Mando Supremo para el empleo de estas Fuerzas”.

Dra. Z.- Entonces, ¿por qué un mando civil “disfrazado” porque de hecho ha quedado en manos de un militar retirado?

Gral, Esquinca.- “…Bien dice el dicho: “para que la cuña apriete debe ser del mismo palo”, y no es broma. Te doy algunas razones. Los militares por nacimiento somos ciudadanos mexicanos, y al igual que cualquier profesional, contamos con un valor agregado en el desempeño de nuestros diarios quehaceres. Checa: Nuestra permanencia en las fuerzas armadas es desde que causamos alta hasta que fallecemos. Nos podemos retirar, pero nunca dejamos de ser militares de formación y de convicción…Cuando estamos en activo podemos votar, pero no ser votados o lo hacemos con licencia. En retiro podemos votar y ser votados, pero siempre con conocimiento del alto mando, también en caso de desempeñar alguna función gubernamental”.

“…Poseemos una formación, que muchos civiles no tienen, basada en disciplina y respeto con lealtad al pueblo de México, que nos inculcan en instituciones como el H. Colegio Militar, Colegio del Aire y Heroica Escuela Naval…además de poseer el grado de Licenciatura  en la Escuela Superior de Guerra, donde aprendemos técnica, operación y administración del sistema nacional, así como táctica, logística y estrategia de guerra. Así mismo cursamos la maestría y doctorado en  defensa y seguridad nacional  impartido en el Colegio de Defensa y Seguridad Nacional de Guerra…es decir somos profesionales en nuestra labor”

“…Esto te demuestra que cuando estamos en retiro, nuestra actividad es como ciudadano, pero nuestra formación nunca la negamos. Por eso creo que la decisión fue buena. Nombrar un militar retirado –con una formación excelente como la tiene el Gral. Luis Sandoval–en el mando de la Guardia Nacional fue un acierto, porque quién mejor que un militar para desempeñar un mando que requiere uso de armas. Pero eso no quiere decir que por ese hecho vamos a incorporar a “La Guardia” unidades militares, eso debe quedar descartado, no hay militarización. Pero eso debe quedar muy claro en las Leyes Reglamentarias…Y es una pena que hoy en el Congreso de la Unión, no haya representación de quienes formamos parte de la milicia. Antes la había. Hoy no está presente nuestra opinión, ¿quién nos defiende ahí?, nadie”

Dra. Z.-Pero la percepción de la sociedad, sigue considerando un alto riesgo el que el mando sea militar. ¿Acaso  no hay en el medio político y civil, alguien con esa preparación?

 

Gral. E.-Yo defiendo el mando civil, pero con formación militar con altos valores, en lo que se terminan de formar civiles con esa disciplina. Nosotros los militares de carrera, fuimos formados en forma severa, para enfrentar grandes retos incluso para dar la vida por la nación. Un civil no. A menos que tenga una buena formación militar. Luego entonces, dada las circunstancias actuales, lo mejor es apoyar a esta nueva fuerza, para que se convierta en eso, en una fuerza que venza a la delincuencia, que sea confiable y decidida para limpiar el país y podamos gozar pronto de paz y seguridad en todas las regiones.

 

Dra. Z. ¿Qué le diría entonces a los gobernadores y presidentes municipales, que sienten que pierden poder sin sus cuerpos de seguridad civil?

 

Gral. E. –“…Que debemos confiar en el profesionalismo e institucionalidad de quien encabeza este mandoque tampoco a los militares les gusta estar en las calles haciendo lo que a ellos les corresponde: proteger a los ciudadanos, pero que reconozcan que, hoy están rebasados y que los militares le vamos a entrar a hacer su trabajo –temporalmente–pero con responsabilidad y el respeto que merecen los ciudadanos. Un soldado no se excede en fuerza nunca, a menos que reciba una orden para actuar cuando exista un motivo de alta emergencia nacional o un atentado a la seguridad de la ciudadanía.  A algunos gobernadores lo que les ha dolido es perder el financiamiento del que gozaron y en casos muy concretos quitarles el control,  porque antes lo ejercieron en contubernio con la propia delincuencia…”

 

Dra. Z.-General ¿estamos en un estado de emergencia nacional? Luego entonces ¿Por qué el Presidente de México habla de perdonar a la delincuencia y de amor y paz? ¿Acaso no está consciente de ello?

Gral, Esquinca.- “…Absolutamente que lo estamos, quien no lo quiera ver así, miente”. Pero las cosas se tendrán que hacer muy bien al conformar la Guardia Nacional, para garantizar que no se infiltre en este nuevo cuerpo la propia delincuencia… Por eso de inicio, las fuerzas armadas nacionales –hoy confiables—desempeñarán funciones en apoyo a la Guardia Nacional, para empezar a confrontar desde ahora los problemas en algunas regiones del país, hasta que se terminen de preparar las autoridades que habrán de conformarla definitivamente… El Presidente como Comandante supremo, es el primero de estar consciente de la gravedad que nos aqueja, y tendrá que actuar en consecuencia, de no hacerlo nos pone en riesgo a todos, a las instituciones y a la sociedad.

Dra. Z.-Por último General, ¿Qué opinión le merece el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana,  del gobierno federal, Alfonso Durazo Montaño?

 

Gral. Esquinca.- “…Que se vaya de Embajador…o que regrese al Senado”.

 

Y de esta manera nos despedimos del Gral. Div. D. E. M. RET. Jesús Esquinca Gurrusquieta, a quien le agradezco en todo lo que vale la atención de responder a nuestras preguntas, quedamos muy complacidos de escuchar sus puntos de vista como conocedor del tema lo que nos permite reflexionar sobre la importancia del problema y de nuestras Fuerzas Armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Marina de México) como garantes de la seguridad y de la armonía nacional. Especialmente, en estos momentos decisivos en que se necesitan tomar acuerdos para resolver un problema que puede seguir creciendo significativamente.

Gracias hasta la próxima.

 

Esta es opinión personal del columnista